Portada del estudioYa saben ustedes lo que pienso del periodismo -que no existe- y de los blogs -que lo que hay que hacer no es hablar sobre ellos, sino escribirlos-. Hoy voy a hablarles un poco de ambas cosas: periodistas y blogs, y les voy a contar que he conocido una nueva palabra: el j-blog, que al parecer es como los estudiosos de la comunicación llaman a los blogs editados por periodistas. Mira qué bien: otra cosa inútil pero misteriosa que enseñar en las facultades. La Fundación Telefónica y la editorial Ariel han editado el libro Medios de Comunicación-El Escenario Iberoamericano. Tendencias ‘07, y para el capítulo que dedican al tema Periodistas en Internet. Blogs en el espacio iberoamericano, escrito por Bella Palomo, profesora de la Universidad de Málaga, han tenido la amabilidad de contar con mi opinión -ofrecida a través de un cuestionario que me enviaron- y la de otros 140 j-bloggers, es decir, el 25 por ciento de los 646 que tienen censados. Según dicho estudio soy uno de los veteranos, ya que sólo el 20 por ciento de los j-bloggers hispanos comenzamos nuestra actividad antes de 2005, y ASM data, precisamente, de diciembre de 2004. El estudio arroja algunos datos interesantes: sólo tres de cada diez j-blogs son elaborados por mujeres o que los periodistas menos atraídos por el periodismo digital son los dedicados al sector audiovisual y a la comunicación institucional, que es precisamente a la que yo dedico mi actividad profesional. Entre los logros principales que los j-bloggers hemos conseguido con nuestras bitácoras está para el 61,9 por ciento haber logrado un contacto directo con su audiencia, en un 52,4 por ciento, haber logrado mayor libertad editorial que en el medio para el que trabaja, aunque el 96 por ciento asegura haber tenido que pedir permiso a su empresa para poder editar su blog, y en un 91 por ciento de los casos se le han puesto limitaciones.

Tagged with →