Pues aquí estamos, los partidarios del bien, los del mal y los novivos, todos como idiotas, esperando que se produzca esta noche el anunciado y deseado choque de titanes. Los dos colosos de la política española se van a batir en un rato ante las cámaras, y yo tengo la sensación esa que se tiene los sábados por la noche, cuando las últimas páginas de El País, ya saben ustedes, las que traen la programación de la tele, anuncian una peli de catástrofes. Una inundación de proporciones bíblicas en Estados Unidos, un terremoto de no te menees -permítanme la contradicción- en Estados Unidos, un mono gigante empeñado en destrozar rascacielos a su paso en Estados Unidos, una invasión de alienígenas en Estados Unidos… Solo que esta vez la catástrofe no es en Estados Unidos, sino en España. La prensa nos decía esta mañana que los asesores y equipos de campaña de ambos partidos únicos han pactado hasta 50 condiciones para el desarrollo del debate. No les extrañe saber que hayan pactado incluso quién vence en cada uno de los bloques temáticos. No he leído mucho sobre los preparativos del magno acontecimiento que estamos a punto de contemplar a través de nuestras pantallas, pero me apuesto la cabeza a que no vamos a encontrarnos ante un diálogo más o menos apasionado, que es lo que debería ser un debate, sino ante un aséptico intercambio de monólogos, y de que no va a haber intercambio de ideas ni de propuestas, sino de soflamas y de consignas… En fin, veremos. Les anuncio que a partir de las 21:45, aproximadamente, estaré siguiendo el debate en Netoratón 2.0, un nido de sociatas, pero que últimamente anda activando para estos magnos acontencimientos una suerte de chat muy resultón en el que se puede opinar según ocurren las cosas e incluso responder encuestas en vivo y cosas así. Se pasa un rato divertido antes de irse a la cama. Así que, queridos moscovitas, por allí nos vemos durante el debate, si les parece bien.

NOTA: Les dejo una encuesta sobre el tema. Respondan ya.

Tagged with →