Ha llegado la hora de la verdad. El Moscuscopio de marzo. Una tremenda responsabilidad nos llama: decirle al electorado lo que tiene que votar. En torno a esta humilde bitácora se congrega lo más granado de la política, de la intelectualidad y de la farándula españolas, y ahora debemos devolver a nuestra patria lo que nuestra patria nos ha dado. Los electores nos miran con esa mirada ilusionada y anhelante de saber con que el pupilo mira a su maestro, con que el retoño mira a su progenitor, el súbdito al rey, la esposa al esposo, en busca de luz y guía. La ciudadanía nos pide que la conduzcamos con paso seguro, viril, valiente, patriótico, hacia su destino. Nos pide incluso más: nos pide que escribamos su destino. Así que debemos hacerlo, porque somos su norte, su luz, su guía, y aquí no vale bonobús –¿qué es eso?– ni abono transporte alguno. Así que ahí les dejo el moscuscopio definitivo. Voten, sabiendo que lo que voten ustedes será lo que unos días más tarde votarán nuestros conciudadanos. Se puede votar hasta el próximo lunes 3 de marzo, a las 22:00 horas.

Venga... meta ruido por ahí