Lean esta entrada de Sinencambio avanzamos, así como el debate que suscita, y la entrada siguiente, en la que doña Tania disuelve, muy bien por cierto, algunas cortinas de humo con las que los activísimos ciberultras -como don Hilario Ideas- andan intentando ocultar la verdad.

La sedación de enfermos terminales es un tratamiento paliativo del dolor que está instaurado, protocolizado y admitido en la práctica clínica diaria en todos los hospitales, y que consiste en tratar lo único tratable en los casos que médicamente no tienen más salida que el tratamiento del dolor que producen.

No es eutanasia ni activa ni pasiva, porque la sedación no persigue la muerte del paciente, sino el tratamiento del dolor, aunque en ocasiones tenga resultado de muerte, como las operaciones a corazón abierto que buscan salvar la vida pero que a veces, acaban con ella, por tanto, es un tratamiento médico y por supuesto no es un método para eliminar a pacientes que ocupan camas o producen infecciones.

Y los comentarios los hacen allí