Suelo acudir a realizar mi tarea de abnegado representante de IU en las elecciones de diferente tipo con ilusión. Mañana (hoy para ustedes) estaré -con mucha pereza, todo hay que decirlo, estas elecciones me dan mucha pereza- a disposición de ustedes en el Colegio Público Blanca de Castilla, en el madrileño barrio de Chamberí. Van a ser unas elecciones tristes, gane quien gane y quedemos como quedemos. Ha sido un fin de semana triste. Pero hay que reponerse, no podemos hacer otra cosa que reponernos. Son pocos y cobardes, así que hay que salir a votar por lo nuestro y contra ellos. Quiero anunciarles que esta tarde, si como es lógico, no se fían ustedes de los medios tradicionales, podrán seguir el recuento, en directo, aquí, en Moscú, a partir de las 19:45. Y opinar y debatir entre ustedes, así que a las ocho, pásense por aquí. Yo no estaré, pero quedan ustedes de guardia.

Y ahora me voy a la cama, que hay que madrugar, aunque antes quiero decirles a ustedes que si ayer hablábamos de unos hijos de puta, hoy tenemos que hablar de otros hijos de puta.

Tagged with →