Los perritos de HellínMe permito despertar a la nación de su patriótica siesta a estas horas tan intempestivas para darle una buena noticia, una noticia que necesariamente ha de destacar en este maremagnum de análisis e interpretaciones que todos estamos haciendo del sacrosanto veredicto de las urnas. ¿Recuerdas, oh patria rota, a la podenca y a sus cachorritos para los que te pedía auxilio hace unos días? Pues ya no van a ser sacrificados. Al parecer han sido adoptados todos ellos. En Moscú lo celebramos mucho, para qué vamos a engañarles a ustedes (y a ustedas).

Tagged with →