La derecha no es sólo una fuerza política. Es un entramado de ideas y organizaciones de marcado perfil conservador que actúan al alimón en la sociedad y en las instituciones.Este entramado de intereses políticos y económicos tiene en la Conferencia Episcopal a uno de sus máximos exponentes. Con el mismo empeño que cuida de su estimable patrimonio, difunde su credo doctrinal, esencialmente basado en subvención del Estado, democracia orgánica y familia unida, aunque sea a palos. Nada de divorcio, nada de aborto, nada de muerte digna.

Creyó el PSOE y también el Gobierno, que con los ultras de la jerarquía eclesiástica, sería suficiente para la salvación una buena dosis de comprensión cristiana y miles de millones de euros. Craso error. La respuesta de la fe fue implacable y su reclamo electoral inequívoco: hay que votar a quienes piensan como nosotros, se llamen Rajoy o Acebes. Que no sea por falta de pluralismo.

Por eso, a la derecha política, social y espiritual hay que responderla con decoro y firmeza. Izquierda Unida así lo entiende. Los derechos de las personas y los derechos colectivos no pueden barnizarse hasta hacerlos irreconocibles. Hay que ejercerlos con responsabilidad pero sin miedo; con respeto a todas las ideas, pero sin aceptar imposiciones.

En la próxima legislatura, nos proponemos seguir avanzando para seguir decidiendo. Es nuestro propósito, y depende de tu voto.

Que no te cambien el juego.

Vota útil.

Vota IU.

Venga... meta ruido por ahí



Tagged with →