El mito de los movimientos sociales

Posted · 11 Comments

Soy afiliado a CCOO y antes lo fui de UGT. Nunca me habría planteado ninguna otra opción desde mi concepción de que el sindicalismo no sólo debe defender los intereses de los trabajadores y trabajadoras de su sector, sino que deben tener en cuenta a los trabajadores y trabajadoras en general. Esta realidad es especialmente importante y significativa en el sector público. Utilizando el ejemplo de mi sector profesional, los sindicatos de enseñanza deben tener en cuenta los derechos de profesores y profesoras, pero también los de los trabajadores y trabajadoras que llevan a sus hijos e hijas a los centros educativos. Lo mismo podíamos esgrimir sobre los sindicatos de la sanidad, del transporte, de las administraciones públicas, etc. Pues bien, como resultado de la corporativización, así como de la mayor permisividad existente entre los gestores públicos, muchos de los cuales procedemos de los propios movimientos sindicales; los sindicatos, y a veces, sobre todo los de clase, vuelcan la presión reivindicativa y movilizadora sobre el sector público y abandonan a los sectores más desfavorecidos de la clase trabajadora. El efecto está siendo una cada vez mayor separación, tanto en salarios como en condiciones laborales, entre el funcionariado y demás personal directa o indirectamente ligado al sector público, y los hombres y mujeres que trabajan en la empresa privada, sobre todo en las pequeñas y medianas; dando lugar a la creación de una “aristocracia obrera” envidiada por aquellos y aquellas que están sometidos y sometidas a duras condiciones laborales y bajos salarios.

Sigan leyendo a José Ramón en La Aldea Gala. Esta es la tercera de una interesante serie de entradas sobre IU. Aquí les dejo la 1 y la 2.

Yo, por mi parte, sigo con mis vacaciones, así que si tienen algo que decir, lo dicen allí.

11 Responses to "El mito de los movimientos sociales"
  1. Jorge F. dice:

    Me parece un artículo lleno de vulgaridades y tópicos.

  2. Don Ricardo dice:

    Ya me lo figuraba, don Jorge. Es lo que le suele ocurrir a quien vive tan alejado de la realidad.

  3. CoBeT dice:

    Coincido con Jorge F. en que creo que realiza un análisis muy superficial en el que se juntan tópicos con la confusión entre causa y efecto.

    En primer lugar no es que los sindicatos vuelquen la presión movilizadora y reivindicativa sobre el sector público, sino que los trabajadores del sector público se sienten mucho más libres (dependiendo del sector todos o solo la parte estabilizada) y por ello se sienten más capaces de reivindicar y luchar por sus condiciones laborales sin miedo a ser despedidos.
    Cosa que cada vez es más fuerte en un sector privado en el que la precarización es brutal, y además con la tendencia sin pausa al abaratamiento de los despidos improcedentes de los contratos “fijos” (que también se dio en el pacto por la estabilidad que nuestros diputados apoyaron en la última legislatura :().
    Si sumas ETTs + Contrato de Obra y Servicio a mansalva + abaratamiento de los despidos en el contrato indefinido+ hipotecas y precios vivienda altos el resultado es que la precariedad se ha llevado por delante muchos derechos y libertades como la de la movilización sindical, y por lo tanto, no es que los sindicatos se centren en el sector público, sino que las condiciones económicas hacen que los trabajadores del sector público se atreven a protestar para pedir reivindicaciones salariales, o laborales, mientras que en el sector privado, salvo honrosas excepciones, cueste que haya movimientos que no sean la mera defensa del puesto de trabajo. La causa y efecto por lo tanto están confundidas en su análisis, aunque la solución a esta “dominación ideológica” que ha impuesto la precariedad como algo aceptable es complicada y difícil y supongo que a eso estamos también en IU…

    Por otro lado, quería señalar un dato/prueba anecdótico y es que la labor de las cúpulas sindicales en las movilizaciones de los trabajadores de la justicia ha sido precisamente intentando frenar el impulso de los trabajadores y no al contrario…

    Por otro lado, discrepo también en la conclusión de que cada vez se separan más las condiciones de los trabajadores del sector público y del privado, y es que mientras que eso puede ser cierto para la gente ya con puesto de “funcionario”, es radicalmente falso para el resto de gente, cuyas condiciones van siendo cada vez más precarias y el acceso a ese puesto de funcionario va siendo cada vez más complicado, y aunque hay sectores públicos completos donde no pasa eso, por ej. la educación secundaria, tiempo al tiempo…

    Ricardo escribió:
    vuelcan la presión reivindicativa y movilizadora sobre el sector público y abandonan a los sectores más desfavorecidos de la clase trabajadora. El efecto está siendo una cada vez mayor separación, tanto en salarios como en condiciones laborales, entre el funcionariado y demás personal directa o indirectamente ligado al sector público, y los hombres y mujeres que trabajan en la empresa privada, sobre todo en las pequeñas y medianas; dando lugar a la creación de una «aristocracia obrera» envidiada por aquellos y aquellas que están sometidos y sometidas a duras condiciones laborales y bajos salarios.

  4. CoBeT dice:

    Quería añadir a mi última frase, que los impulsos precarizadores del trabajo público se basan precisamente en usar manipuladoramente este tipo de conclusiones, para precarizar con el apoyo popular a la gente que precisamente no disfruta de esas condiciones, teniendo como resultado final una pérdida para el conjunto de los trabajadores, puesto que siempre hay cierta relación entre las condiciones del empleo público y privado y la dificultad del acceso al primero.

  5. CoBeT dice:

    veo que a quien respondo no es a Ricardo sino a José Ramón que ha sido citado por Ricardo

  6. Vta dice:

    Efectívamente Don Ricardo: Un mito, si se confunde loa laboral con lo social.

    Me refiero a que cuando se habla de “Movimientos Sociales, Interlocutores Sociales”, invariablemente, pareciera que se usa siempre como sinónimo de Sindicatos, y se olvida que ellos sólo son la mitad de los “interlocutores laborales” y que la otra parte sería la Asociación Empresarial correspondiente; y aún así, siempre bajo el paraguas de la 3ª parte, la Administración correspondiente, a través de las leyes laborales (las reglas del juego) que haya impuesto.

    Vamos, que los Interlocutores Sociales son mucho más que los tradicionales sindicatos y que también habría que tenerlos en cuenta (y mencionarlos) en las negociaciones “Sociales” que les afecten y según su participación concreta: Asociaciones de vecinos, Cofradías de Pescadores, Asociaciones de Padres de Alumnos, Agrupaciones Deportivas, Comunidades de Regantes, Asociaciones Religiosas, cualquier Plataforma “ad hoc”, etc.

  7. mierda palos sindicatos dice:

    Los sindicatos estan vendidos al gobierno , que es quien paga.
    Los liberados estan vendidos al empresario , que es quien paga.

    Mierda para las cupulas sindicalistas subvencionadas y mierda para la presunta izquierda (psoe) .
    Y mierda tambien para Izquierda Unida de paso.

  8. “Soy afiliado a CCOO” Ya no he leído más, ni falta que me hace.

    Bromeo, aunque me ha costado leer algo así. Sin comentarios, que algunos están cenando.

  9. Jorge F. dice:

    ¡Ja, ja, ja, ja!

  10. zurich dice:

    Ya veo que están en plena catarsis. Y yo que pensaba que las elecciones las habíamos perdido nosotros, madre mía. Que no tengo tiempo, que ya les molestaré a ustedes otro día.

    Salud que no falte.

  11. Rober_MdP dice:

    Anda D. Zurich. Usted no era el que decía que tenía muy buenas vibraciones de cara a las elecciones del 9-M?? Como no volvió a sacar el tema…a lo mejor nos quiere ilustrar o algo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.