Beatriz Rodríguez SalmonesCuando uno de pone a hacer propaganda compulsivamente más contra propios que contra extraños, debe tener especial cuidado, ya que puede producir daños colaterales imprevistos e indeseados. También puede causar bajas por fuego amigo. Como hoy es domingo, haremos una concesión a la terminología deportiva, y diremos que se pueden marcar goles en propia meta. Es lo que le está pasando a Libertad Digital con la caza de brujas que ha emprendido contra los dirigentes y cargos públicos afines a Mariano Rajoy, gracias a la cual muchos estamos aprendiendo que en el PP también hay gente normal, razonable y respetable.

Me entero por Libertad Digital -que lo publica con ánimo de denuncia, con la intención de señalar, para que la jauría se ocupe convenientemente de ella en sus blogs- de que doña Beatriz ha dicho cosas que no esperaba yo oír en boca de alguien del Partido Popular, y menos de alguien con responsabilidades políticas: critica la ponencia política del congreso, precisamente, en aquellas partes en que se nota más nítida la pluma de la dirigente franquista María San Gil, y dice claramente, creo que es la primera vez que lo dice alguien desde la derecha, que ese discurso, que es el que ha mantenido, mantiene y parece -según la ponencia- que es el que va a mantener el PP, criminaliza unas ideas concretas, cuales son las del PNV. Lean los educados comentarios que los liberales le dedican en Libertad Digital a doña Beatriz.

Asegura doña Beatriz en unas declaraciones a Europa Press que cita el órgano liberalpinochetista que “no puedo suscribir una descalificación tan brutal del PNV, no lo puedo hacer, no tengo la menor razón para hacerlo y creo que no hay que hacerlo“, y añade: “no digo ni siquiera que nos tengamos que entender o no con ellos, pero desde luego sí que les tenemos que respetar y que no podemos usar con ellos los términos que usamos“.

Estas cosas son las que no toleran los liberalpinochetistas. Miren lo que dijo el pobre coordinador de la Red Liberal hace unos pocos días sobre doña Beatriz. Supongo que en los próximos días vamos a escuchar los bramidos episcopales de Federico -¿saben que tiene un blog?- sobre esta señora, y algo más leeremos.

Estén atentos a sus pantallas, que van a intentar lincharla.

Venga... meta ruido por ahí