Si estuvieron ustedes -como es su obligación- atentos a este su blog durante la madrugada de ayer, comprobarían que hubo una serie de imperdonables ceses en el servicio. Por muy imperdonables que fueran, ustedes lo perdonarán, ya que se debió a que he actualizado el sistema a la versión WordPress 2.5.1 y he incorporado algunas utilidades a esta ventana por la que cada día se asoman ustedes, curiosos y amables o no tan amables lectores, al mundo de las ideas, del que me honro en ser soy embajador en la tierra.

Por otra parte, habrán notado que en los comentarios, hay ahora un recuadrito que algunos afortunados hemos conseguido rellenar con nuestra fotografía. Si quieren ustedes aparecer en su correspondiente recuadrito, basta con que se den de alta en www.gravatar.com con el correo electrónico que usen habitalmente para escribir en Moscú, suban una foto -a ser posible un primer plano, y de proporciones cuadradas-, o eligan cualquier imagen que quieran que les identifique. Automáticamente aparecerá dicho icono en todos sus comentarios.

Pues queda dicho para que lo sepan ustedes, en el entendido de que no saberlo es culposo, doloso y soso.

Tagged with →