Personajes públicos y jueces cotillas

Posted · 11 Comments

No voy a decir el pueblo, porque lo mismo se me echan encima los demagogos y me matan a dentelladas, pero el público consumidor de la llamada prensa del corazón -es decir, el pueblo- es miserable, repugnante, sucio y ruin. Los jueces del corazón, que forman parte de ese pueblo miserable, repugnante, sucio y ruin, han dictaminado que Telma Ortiz y su novio, su marido, o lo que sea ese buen señor que transita con ella por este valle de bilis y lágrimas, son personajes públicos. Y por lo tanto, deben estar permanentemente expuestos, incluso de buena gana, a las cámaras, a las gabadoras y a las plumas de esas harpías, de esas alcahuetas que hoy conocemos como periodistas del corazón, y de cuya compañía profesional tanto nos avergonzamos muchos.

Olvidémonos de que se trata de Telma Ortiz, porque el personaje despierta pasiones absurdas por el sólo hecho de haber emparentado con la familia real. Lo que han dictado los jueces cotillas hoy es que cuando las alcahuetas del tomate pongan sus ojos en alguien, ese alguien se convierte en personaje público, y chitón. Y ello, en nombre de la libertad de expresión, que es una libertad que hoy por hoy, parece que lo ampara todo, y lo ampara sin límites. Ni los periodistas tienen derecho a expresarlo todo, ni los ciudadanos a conocerlo todo. La libertad de expresión no es una libertad de los periodistas, sino el requisito para que el derecho a la información, que es un derecho de los ciudadanos, y no de los periodistas, sea pleno. Los ciudadanos tienen derecho a saber lo que tienen derecho a saber, y para que lo puedan saber, los periodistas deben realizar su trabajo con libertad.

Pero esa libertad no ampara a quienes cuentan aquello que el público no tiene derecho a conocer. Y el público, no me cabe duda alguna, no tiene derecho a conocer ciertas cosas, como por ejemplo, datos contenidos en un sumario declarado secreto o la vida privada de aquellas personas que -sean personajes públicos o no- no quieran contarla. Los jueces cotilllas, consumidores compulsivos de tomates maduros, es un suponer, han dado el pistoletazo de salida para que la prensa del corazón ponga sitio mañana a las casas de José Bono, de Gaspar Llamazares o de María San Gil, y les destrocen la vida. Mierda de país y mierda de prensa, que está toda aplaudiendo la decisión injusta de la mierda de jueces del corazón. Qué vergüenza, ¿no?

11 Responses to "Personajes públicos y jueces cotillas"
  1. El juez ha fallado en contra de la «demanda preventiva». Si Ortiz hubiera triunfado, yo mañana presento en el juzgado la petición preventiva de que no me roben.

    A partir de ahora, si un periodista viola su derecho efectivo a la intimidad, honor o propia imagen, tiene abierta la puerta del juzgado, para restablecer su derecho.

    Lo que no vale es la demanda preventiva.

  2. Estoy con usted Don Ricardo, y eso que me ha parecido bastante suave. El panorama es desolador y debo decir que el asunto de la hermanísima no ha hecho variar un ápice mi opinión. No sé si miserables es el adjetivo más apropiado para los consumidores de prensa rosa. Es como un pez que se muerde la cola o un debate sobre el huevo o la gallina. ¿La prensa rosa o el que la consume? ¿A quién disparar? Yo propongo que a todos.

    Tanta miseria nos lleva a una reflexión que no me he inentado yo, aunque la comparto sin titubeos: la prensa es el nuevo opio del pueblo. Los grandes intereses económicos, dueños de los medios de comunicación masivos, o sea, dueños de casi todo el espacio comunicacional visible, han ideado una suerte de anestesia masiva que se administra poco a poco. Toda su estrategia consiste en lograr que la audiencia, el pueblo, no piense por si mismo y asuma como pensamientos rígidos e inmutables aquellos que a dichos intereses les interesa, valga la redundancia.

    Y dése cuenta de que en el párrafo anterior he dicho prensa y no «prensa rosa» porque el problema que usted ha especificado es generalizable a la inmensa mayoría de medios (a todos los masivos, por supuesto) y no sólo a los «del corazón». A éstos tan sólo les diferencia la aparente superficialidad de sus contenidos pero, a poco que nos fijemos, no es más serio El País que cualquier semanario de los Jueves.

    Y eso me lleva a una conclusión que era inevitable: puntualizar su post que, si bien comparto, no señala más que a la parte más inofensiva de los medios. El verdadero mal, el verdadero «satán» no es otro que el grupo de medios generalistas que supuestamente ofrecen información seria y veraz. Ahí está el peligro, porque basan su poder en la convicción de la mayoría de que atesoran credibilidad.

    Blanco fácil la prensa rosa, pero no nos quedemos ahí.

  3. Rober_MdP dice:

    Estoy con D. Gracchus Babeuf, si bien ahora se ha perdido este juicio (afortunadamente las sentencias de los juzgados de primera instancia no sientan jurisprudencia per se) ahora tiene la puerta abierta a que cada vez que se viole su intimidad pueda reclamar a la justicia su defensa de la misma.

    También coincido con Ignacio Escolar en que la pretensión es legítima, pero la demanda no está bien formulada, y es así por que no se puede castigar aquello que todavía no ha ocurrido, como se pretendía con esta «demanda preventiva».

    http://www.escolar.net/MT/archives/2008/05/se-puede-informar-sobre-telma-ortiz.html

  4. platitos dice:

    D. Ricardo cuando dice que el pueblo no tiene derecho a conocer de todo, creo que sí lo tiene, la cuestioón es que eso a lo que alude no es conocer, eso es devorar, cabrear, canallear; conocer es cuidar el mundo y construir ciudadanos, ay si Platón levantara la cabeza…

  5. sapset dice:

    Me alegra su post don royo,de tanto
    en tanto le da un ataque de cabalidad,
    El abogado que la asesora es un gañan,
    primero denuncias un delito,luego pides medidas cautelares y finalmente pides al juez que las perpetúe
    ante el riesgo de reincidencia de los infractores,(productoras de television y estudios fotograficos )
    es importante que no vallas ,ahora si quiero que me graben ahora no quiero que me graben,
    se tiene que ir renunciando al la vida publica,
    por que entonces estas diciendo al juez
    que quieres ser personaje publico cuando a ti te apetece.
    por que a un juez se lo tienes que dar todo blanco y en botella,
    no puede ser que si te hacen una foto en la zarzuela no sea un delito contra tus derechos y si te la hacen en el supermercado si lo sea,
    por que estariamos otra vez en aquello, de arrestar bancos cuando el coronel se tropieza con ellos.
    yo que no tengo ni puta idea de leyes,tengo el sentido común como para entender eso,
    parece que el abogado se lo haya recomendado Carmele marchante.

  6. po78 dice:

    Como dice javier Casal en su bitácora y opino lo mismo, tiene toda la razón pero quizás peco de defecto, ya que colocar en elmismo estercolero a todos los medios no es razonable.
    Y yo me pregunto:
    ¿Por qué es interesante la vida de esta persona y no la de sus señorias y sus parejas por ejemplo?
    ¿Hasta donde llega la información?
    ¿Y si dices que no quieres habalr y lo dices maleducadamente, que hacen? Perseguir y agobiar.
    Qui´zas más de un@ debería reflexionar, por que todos los que salen en la prensa pertenecen al mismo saco.

  7. fhku dice:

    no se preocupe por la prensa rosa que ya hay quien lo hace por usted, don sueldo:
    http://es.youtube.com/watch?v=tDVT0pi0Yrg&eurl

    (es un montaje de un programa de humor)

    lo verdaderamente preocupante es esa otra prensa de la que habla don lucien que de vez en cuando , (a diario) , nos cuela algun gol del que ¿inconscientemente? nos hacemos eco.

  8. FELICIDAD dice:

    -Tremendo es que estemos a merced de la opinión y talante de jueces y fiscales.
    -Repugnante mafia rosa, buitres depredadores.
    -Repugnantes los consumidores de vidas ajenas.

  9. Per [la pau]* dice:

    1.- No se dice «gabadoras»
    2.- Como ya le han apuntado, no todos los medios aplauden la decisión
    3.- Todo lo preventivo huele feo, cierto
    4.- Pero es mucho peor cuando la libertad de expresión se antepone a otros derechos, como pueden ser el derecho a la información (veraz) o el derecho a la intimidad
    5.- Habrá que ver si realmente se encuentra otra forma de garantizar el derecho a la intimidad de estor ciudadanos
    6.- Y si se concluye que el poder judicial no tiene herramientas suficientes para resolver estos conflictos, quizá el legislativo debiera aportárselas
    7.- ¡Que se acabe de una vez con (el discurso de) todos los que se ponen en la boca la palabra libertad con el fin de coartar la ajena!

  10. Simio dice:

    En la libertad de expresion si que vale el todo o nada. No debe haber excepciones. La pena es que quien se ampara en la libertad de expresion estan comentiendo un abuso de derecho.

    A partir de hoy no enciendo la TV.

    Bueno a partitr del lunes, que no me quiero perder el diario de patricia, la noria…

  11. Reven dice:

    De acuerdo contigo Ricardo, en lo publico bien, pero esta señora no debería de ser expuesta como si fuera un muñeco solo porque su hermana este casada con el príncipe ilegitimo ( como todos los príncipes )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.