Una derecha democrática para una política aburrida

Posted · 12 Comments

José María Aznar y Mariano Rajoy

A José María Aznar, parece que le ha gustado mucho el papel de expresidente de los Estados Unidos, que se ha auto otorgado desde que, gracias a Dios y al electorado, tuvo que mudarse de La Moncloa en 2004 a un lujoso, pero discreto chalé de la periferia rica madrileña. Por eso, desde entonces, si quiere que el pueblo soberano le entienda, habla en inglés, y si no quiere que le entendamos, pues habla en castellano. El catalán lo fue olvidando a medida que los momentos de intimidad se fueron haciendo cada vez más infrecuentes.

Pues esta mañana, el expresidente no debía de querer que le entendiésemos todos, sino sólo unos pocos, así que ha hablado en castellano. Y lo ha hecho para intervenir en la crisis del PP, cosa que prometió que haría sólo si la situación se volvía “realmente crítica“. Pero le ha salido el tiro por la culata, porque su mensaje lo hemos entendido todos: los destinatarios y el resto. Aznar va con María San Gil, Esperanza Aguirre, Mayor Oreja y el sector liberalpinochetista del PP. Y con la señora de Aznar, por supuesto.

En política, a veces, no hay que razonar mucho las cosas: basta un gesto, una palabra, un silencio, una presencia o una ausencia para marcar una posición, como a mis queridos perros les bastan cuatro gotas de orina mal contadas, para decirle al resto: “mucho ojito, que esta plaza es mía“. En esta ocasión, han sido unas palabras las que han actuado como muestra: la apelación a “los principios” -presente en todos los discursos de quienes más claramente han apoyado la línea llamada dura del PP, antes y después de que San Gil diera su portazo- y el llamamiento a contar “con todos“.

Los principios y todos. Estos días estamos presenciando una lección magistral de cómo la derecha española -quizás podamos decir ya que cierta derecha y no toda la derecha- despliega su discurso totalitario. Como antaño San Gil, Aguirre, Aznar, Mayor Oreja (y Rajoy) hablaban de España, de la Constitución y de la libertad como si fueran cosas que les pertenecieran sólo a ellos, hoy San Gil, Aguirre, Aznar y Mayor Oreja (Rajoy, ya no) hablan de los principios como si fueran sólo los suyos, y sólo conciben una dirección del PP en la que ellos sean los que marquen la línea. Actúan con muy malos modos, tratan de imponer sus posiciones, pero no lo hacen a las claras. O sí. Rajoy presentó su candidatura y animó a quien quisiera hacerlo a presentar candidaturas alternativas. O no. Ellos se han limitado a calcular, a sembrar dudas y a maquinar.

¿Es sincera la posición de Rajoy? ¿Es creíble que quien ha puesto cara y voz, junto a Eduardo Zaplana y Ángel Acebes, a la actuación más antipática y radical de la derecha española desde que recuperamos democracia, sea quien pretenda liderar ahora la vuelta al centro? Pues ese es un problema personal que tendrá que resolver don Mariano Rajoy, pero lo cierto es que yo poco a poco, golpe a golpe, voy creyéndome más la sinceridad de su posición política actual, sin que ello quiera decir que coincida con él, aunque esta advertencia será sin duda innecesaria en unos casos e inútil en otros. El pronunciamiento realizado esta mañana por Aznar ha contribuido de manera bastante notable a aumentar mi confianza en don Mariano. Me hace incluso cierta ilusión la perspectiva de que un día no muy lejano haya en España una derecha democrática y la política se torne aburrida porque no haya llamamientos matinales en la radio de los obispos a la desobediencia civil, por ejemplo o acusaciones semanales de asesinato múltiple contra el presidente del gobierno.

El otro día, en una comida familiar en la que tratábamos este tema, una parienta me dijo: “claro, ya estás tú como siempre, insinuando que es imposible ser de derechas y demócrata“. Engullí un bocado de bienmesabe, remojé el gaznate, y no contesté, pero recordé una anotación en el magnífico y sorprendente blog Mundo Frito en el que su autor, don Fritus, nos recordaba que en otros países europeos la derecha tiene sus raíces -Churchill, De Gaulle- en la lucha contra el fascismo. La derecha española no procede de las filas de quienes resistieron al fascismo, sino que es la reconversión de los propios franquistas en demócratas de manera forzada y poco sincera, realizada además en el continuador natural de un partido, Alianza Popular, que nació para intentar contener al máximo el impulso reformador de los sectores más aperturistas del régimen franquista.

Una derecha que reniega de quienes resistieron al franquismo y lucharon por la democracia, una derecha que no acepta el estado laico, una derecha que se considera propietaria exclusiva de un patrimonio político que es de todos, como la propia nación, la constitución o la libertad, es decir, lo que el PP ha demostrado ser en la última legislatura, no es una derecha democrática y necesita deshacerse del lastre que lleva, que es el lastre ultra. Porque atados a ese lastre, hay sin duda liberales, demócrata cristianos e incluso conservadores que son sinceramente demócratas.

12 Responses to "Una derecha democrática para una política aburrida"
  1. En el hipotético caso, y muy improbable, de una escisión del PP, apuesto a que el sector ultra de Acebes, Zaplana, Mayor, San Gil, Aguirre, le saca más de diez puntos al partido centrista de Rajoy Gallardón, Piqué…

  2. Vta dice:

    Don Ricardo, ¿qué tal el ruso…?

    – “…se ha auto otorgado”: Si el verbo es reflexivo, no me sea “moderno”, por favor, no ponga ese “auto”…
    – “…gracias a Dios y al electorado…”: ¡Um…!, el electorado lo eligió como diputado; ya que como tal se presentaba; no más…

    El resto lo veo flojete, salvo como (su) opinión; algo subjetivo (honradamente, como debe ser), pero que algunos (yo, garrapata) le calificamos como flojo, yo (insisto, inocentemente) le dejaría en el borde inferior del aprobado. Usted puede dar más de sí, ilústrenos usted que sabe y puede, que estamos medio en ayunas…

    ¿Nos merecemos sus lectores -yo, simple lector- éste su poco esfuerzo, sus lugares comunes, sus trivialidades, y que esperamos de usted momentos mejores…?

    PD: ¿Acaso se va a afiliar al PP de Rajoy y está haciendo méritos…?

  3. COMPAY QUE GUAY dice:

    Alomojó estas peleas de gallinero de nuestra derecha sirven para que entre tanto cacareo,desplume y degüello,surja -por fin- la semillita de una derecha homologable a las derechas europeas (excluyo,obviamente a la mafioderecha de Berlusconi).
    Por lo demás,éste PP nació podrido y contaminado al no prescindir del lastre franquista a su tiempo,y así le va.Mientras tanto,decir derecha española y democracia es un sinsentido

  4. surco dice:

    Pues que quiere que le diga. Al igual que nunca he considerado el régimen franquista, fascista ( más hubiesen querido ellos); tampoco considero al actual PP franquista…..ambos son cortijeros ( de ahí que pueda llevar a confusión el punto común). El Franquismo recuperó y consagró ese nacional catolicismo de pelo ensortijado topatrás y bigotillo cutre. Una parte del PP sigue anclada en esa raiz anterior al franquismo y va a ser dificil que salga de ahí en años, porque no es un tema político; es cultural. La otra parte, la de Gallardón,Rajoy y…cuidadín con Fraga, no se si terminará desligándose, pero si lo va a tener dificil para asumir el control del partido. Tema interesante, Don Ricardo. Pero ¿Que tal si nos habla un poco de crisis, mileurismo,paro y demás monsergas? ¿Soy el único imbecil en toda la blogosfera al que le preocupa el tema?……que puta es la independencia política, oye.

  5. Don Ricardo dice:

    Don Surco, yo es que a Fraga le considero en todo este asunto sólo como una anécdota. Está ya el hombre fuera de su tiempo.

    En cuanto a si el franquismo fue fascismo o no, es un interesante debate académico. Políticamente, sin duda lo fue, porque fue el último intento de la burguesía conservadora por controlar a un movimiento obrero que se les había desbocado. El franquismo no es una dictadura militar más, sino que es una dictadura militar fuertemente ideologizada. Es evidente que el fascismo español tiene sus peculiaridades, una de ellas es el fuerte tinte religioso de sus ritos, otro de ellos es que mientras en el resto de Europa la burguesía -mediante la guerra- fue capaz de controlar al fascismo, una vez que éste había cumplido su cometido, en España, esto no fue así, y se creó una “nomenclatura” fascista, una clase política que luchó en todo momento por conservar el poder y que poco a poco se fue “pragmatizando” y el régimen fascista se transformó en una dictadura más “convencional”.

    En cuanto a la crisis y eso, qué quiere que le dga, los temas económicos no han sido nunca mis temas. Y así creo que va a serguir siendo.

  6. surco dice:

    De acuerdo en su primera afirmación ( con matices); intento de la burguesía etc..; menos en la segunda. La ideología franquista termina en las neuras de Franco y en el pragmatismo necesario para seguir en el poder día a día. Le reconozco algunos tintes falangistas que perduraron en el tiempo, pero que perdieron influencia real al poco de terminada la segunda guerra mundial.

    Las diferencias básicas pueden ser: ( además del tinte religioso que usted indica) Fascismo. guste o no movimiento de arraigo más o menos popular ( al menos más que el franquismo) que nace como crítica al capitalismo y termina poniéndose al servicio del capital nacional. Y con una ideología marcada. En ambos casos el Franquismo no lo cumple, aunque lo pretende en el segundo y trata de aproximarse dando la chapa en el primero.

    Similitudes: Nacionalismo a ultranza y poder estatalista; culto al lider en plan salvaje ( más autentico en el caso del amigo Benito…así acabó el tío; en el caso de patxi, hubo un intento de aproximación que hacia algo de gracia por la “talla” del personaje)…etc..

    En definitiva: Franquismo es franquismo ( un movimiento más elitista; vease como prescinde de gran parte de la supuesta base derechista que nunca fue la suya( CEDA), Fascismo es fascismo ( más popular en su base y de ahí su peligro) y Nazismo es Nazismo.

    De todas formas este es un debate de décadas en las facultades de Historia y sigue habiendo opiniones para todos los gustos.
    En lo del paro…no se prive, hombre, que se puede enfocar desde perspectivas sociales; me consta que tiene arte para eso y para más.

  7. fritus dice:

    Hombre Don Ricardo…en primer lugar muchas gracias por la mención que hace en el post.

    Le sigo y le leo diariamente y sólo comentarle que si no intervengo más en su blog es por la razón de que entro mucho al trapo cuando veo barbaridades y algunos de los habituales de aquí me hacen subir el azúcar el colesterol y me hacen hervir la sangre..algunos son tan rematadamente cavernosos que uno no sabe si son reales o fingidos…

    Espero que no se interprete mi sincera admiración , como una afiliación a la sociedad de bombos mutuos, que a mí ya me gustaba su bitácora cuando no me había mencionado.

    Un abrazo y ánimo…hay blogs comprometidos, hay blogs con fino sentido del humor, pero todo a la vez ( como aquí) cuesta encontrarlo.

  8. Paquito dice:

    Pero que obsesión tienen todos conmigo. Si no fuera por mi dende estaría este pais. Que pena señor, que pena. Rojos, ateos, masones, putas, maricones, drogadictos, transsexuales y socialistas. Adonde vamos a llegar. VIVASSSSSSPAÑA

  9. eloi dice:

    Dicen que aunque la mona se vista de seda, mona se queda.

    Que los jefes pperos se desuellen no indica que Rajoy esté por una derecha más democrática. Veo una lucha despiadada por el poder entre gente despiadada. Y Rajoy no es menos “duro” que los otros: Nadie le obligó a enfrentar a unos españoles contra otros, a utilizar el terrorismo, a insultar reiteradamente en los últimos años…
    Y si le obligaron y tragó…

    Hitler era gran amigo de la gente de las SA , las utilizó hasta que le convino, y luego las masacró sin piedad en una noche; la mafia se pelea entre sí de vez en cuando, asesinando a colegas y, si hace falta, incluso a sus allegados … Hitler no fué menos fascista ni asesino después de tirotear a las SA, ni unas familias mafiosas son más honorables que otras. El poder tiene estas cosas.

  10. Don Ricardo dice:

    Don Fritus, usted a hacerme la pelota, como todo el mundo. Y punto.

  11. mitxel dice:

    Don Ricardo, el principal problema que tiene el PP para ocupar el espacio de una derecha moderna homologable a otras derechas europeas, es que ese espacio lo ocupa en España el PSOE.

  12. Rober_MdP dice:

    D. Eloi. Efectivamente, estoy con usted en todo. No puedo confiar en una persona que directa o indirectamente ha estado sembrando durante cuatro años tanto odio entre los españoles como lo ha hecho Mariano Rajoy. En algunas ocasiones él directamente (desvirtuación del sumario del 11-M por la mochila, luego falsa, “encontrada” por El Mundo) otras por boca de los dos cancerberos de la oposición.

    Si lo hizo porque le obligaban, malo; si lo hizo sin obligación, peor. Lo cierto es que dió demasiada cancha a muchos sectores y ahora se está demostrando que todo se le fue de las manos. Es una pena (para ellos) pero les quedan muchos añitos oliendo los bancos rojos del Congreso. Por algo será…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.