65 horas, ni de coña

Es tremendo cómo han ido avanzando en las cabezas de las personas y de los personos los prejuicios neoliberales. Cómo es posible que no estén quemados ya los ministerios de trabajo de toda la Unión Europea, después de que sus titulares, incluido el español, que ha levantado el veto y se ha abstenido, anuncien que la jornada laboral máxima ha aumentado en la legislación laboral europea de 48 a 65 horas, y que, para justificarlo nos digan que es que es mejor así, porque lo que proponen realmente es que cada trabajador podrá negociar individualmente con su contratador la jornada, con un máximo de 65 horas semanales, es decir, 18 más que actualmente. ¿Pero qué capacidad negociadora individual tiene un trabajador cuyo patrón ha decidido que su jornada, al amparo de la nueva norma sobre la que el Gobierno de Zapataro no tiene nada que decir, y por eso se abstiene, sube a digamos, 64 horas y media? Pues ninguna, leches, ninguna.

Por eso, Netoratón 2.0, ha tenido una magnífica idea: resistir desde la blogosfera y desde internet en general a esta norma injusta que acaba de un plumazo con siglo y medio de luchas obreras, que nos devuelve al siglo XIX, y que va a empeorar de manera inevitable las condiciones de trabajo en la Unión Europea. La propuesta de aumento de la jornada laboral máxima tiene que llegar ahora al Parlamento Europeo. Y nosotros, los ciudadanos, tenemos que evitar que la aprueben. Por eso, don Cesar nos propone que llevemos a cabo una serie de acciones que les explico a continuación, con alguna aportación mía:

  • Si tiene usted un blog, coloque el gráfico que puede usted ver sobre estas líneas.
  • Si tiene usted un blog, escriba algo sobre el tema. Que no se diga de usted que se abstiene, como Corbacho y Zapatero.
  • Si tiene amigos, envíeles un correo electrónico pidiéndoles que se preocupen sobre el tema y, en concreto, que pongan en práctica el punto siguiente y el que va detrás del siguiente, que ya es de mi cosecha, y no está entre los que propone don Cesar.
  • Escriba un correo electrónico –quizás como este, o quizás no: yo pienso ser más duro- a los eurodiputados de su país haciéndoles saber que no les votará si aprueban (o si se abstienen) en la votación de una medida tan agresiva contra los derechos de las personas. Aquí tiene usted el listado de los correos electrónicos de los eurodiputados españoles.
  • Escríbale un correo electrónico al ministro de Trabajo, don Celestino Corbacho, censurándole por avergonzar a España al abstenerse en la votación de semejante tropelía en el Consejo de Ministros Europeos, y escríbale otro correo a don José Juis Rodríguez Zapatero, presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, advirtiéndole que si no cambia la posición de España en este asunto a oposición radical y sin componendas, no le apoyarán electoralmente.

De la campaña ya se ha hecho eco meneame y Tuenti, y hay un grupo en Facebook.

Ala, pues ya tienen ustedes trabajo que hacer.

Venga... meta ruido por ahí