Si hace unos meses, qué digo unos meses, si hace unas semanas, unos días, casi unas horas me dicen que voy a estar yo metido en esto del twitter, pues no me lo creo. Pero a uno le pica mucho el gusanillo este de lo tecnológico, y claro, pues cuando he visto que a mi alrededor anda todo el mundo ya con el twitter, que parece que uno no es nadie si no tiene un twitter, pues me he dicho: “¿oiga, don Ricardo, es que usted no quiere ser nadie?” Y claro, como yo lo que quiero es ser alguien, pues me he dado de alta en el twitter. Y ahí estaban las masas. En unos días, un montón de twitters y twitteresas, que debían estar esperándome, se me han presentado y ya tengo yo una pequeña comunidad de seguidores a los que agasajar e ilustrar con mis micropensamientos. Soy alguien, vamos. El caso es que buscando usuarios conocidos me he encontrado nada menos que con Izquierda Unida. Sí, señores, Izquierda Unida se ha abierto un canal en el twitter, pero creo que no va bien la cosa, porque llevan diez días de actividad en esto que se llama la el fast blogging, y ustedes perdonen el barbarismo, o la barbaridad, pero es para estar a tono con el medio, y el caso es que IU tiene el mismo problema en twitter que en el mundo real: el asamblearismo y la colectivización. Hace ocho días colgaron el siguiente mensaje:

El encargado de la página Web se esta reuniendo en comisión para hacer viables los titulares y contenidos para Twitter de todas las noticias.

Pues ahí estamos, esperando a que el encargado salga de la reunión de hace ocho días para darnos los primeros titulares. Para mí, que lo que ocurre es que son incapaces de sintetizar en 140 carácteres nada, porque claro, cualquier idea, por simple que sea, necesita remontarse a la Nueva Política Económica, de Vladimir Ilich, y claro, no es plan.

Y además, no habrá consenso.

Tagged with →