Ni los transportistas son currantes, ni están en huelga

Posted · 20 Comments

Un piquete de transportistas ataca una furgoneta que intenta saltarse el bloqueoEsta entrada
está dedicada a
don (o doña) Vta


El otro día presencié un suceso que viene muy bien para hacerse una idea de la verdadera naturaleza de la huelga de los transportistas, que no es una huelga, sino un violento boicot. Era el lunes, el primer día de paro que ahora amenaza con dejar desabastecidas las farmacias. Serían las ocho de la mañana, sobre poco más o menos y, como cada día, me dirigía a Rivas, para hacerme cargo de mis obligaciones. Justo en la salida de Rivas a la carretera A-3, en sentido Madrid, varias decenas de camiones obstruían el paso a los coches que intentaban llegar a la capital del Reino y formaban un atasco monumental. En sentido salida de Madrid, en cambio, se podía circular perfectamente. Pude entrar en Rivas sin ningún problema, y casi desde el puente que cruza la carretera, observé como un camión cisterna abastecía a la gasolinera que hay en la entrada de la ciudad, perfectamente visible desde la carretera. Y lo hacía con total tranquilidad, sin ser molestado por ningún piquete.

No sé si me he explicado con claridad. Probablemente no, porque estoy últimamente de lo más obtuso. Lo que quiero decir es que el piquete de aguerridos camioneros que cortaba la carretera no pareció molestarse lo más mínimo cuando vio como al otro lado de la carretera pasaba un camión cisterna y esquirol, hacía la raqueta, y pasaba por el puente que atraviesa la carretera en dirección a la gasolinera, con intención evidente de abastecerla. Porque aquel camión cisterna, sin duda alguna, no se había materializado de la nada inescrutable, por generación espontanea, en el mencionado despacho de combustible, sino que, necesariamente, había tenido que realizar el recorrido descrito más arriba, a la vista de los señores piqueteros, los cuales prefirieron mantener el corte de la carretera que intentar convencer a su compañero de que secundase su huelga.

En nuestro mundo ligero y políticamente correcto, una huelga es el punto máximo de conflicto entre los trabajadores y los empresarios. Cuando la negociación se rompe, cuando no es posible el acuerdo, o cuando los trabajadores entienden que son víctimas de una injusticia insoportable, dejan de trabajar y llevan a cabo acciones para presionar a sus empleadores y que estos se avengan a negociar o a ceder. Suele acompañar al paro laboral la presión sobre el empresario y sobre los empleados que no quieren o no se atreven a secundar la huelga. Por eso, los piquetes, generalmente, además, de informativos suelen ser mal encarados. Los trabajadores más débiles, aquellos sobre los que el patrón tiene más capacidad de presión para que no secunden la huelga, agradecen en ocasiones la contundencia del piquete que les sirve de coartada para no acudir a su puesto de trabajo. Nadie pudo recriminarme en octubre del 88 que no entrase a trabajar gracias a que que un compañero de la rotativa me amenazó con con una benéfica y oxidada cadena.

Los trabajadores en huelga buscan causar un perjuicio lo suficientemente grande al empresario como para que éste se avenga a negociar: “nosotros no trabajamos, y tú pierdes dinero; de esta manera te obligamos a que negocies con nosotros o a que mejores nuestras condiciones de trabajo“. A veces, en este conflicto, los clientes de la empresa, los consumidores se encuentran en medio de un fuego cruzado y son víctimas colaterales -y no buscadas, esto es importante- del mismo. En estas ocasiones, la mayor parte de los consumidores, que además de consumidores son trabajadores, suelen, solemos, soportar con estoicismo el paro, porque, como dice el refrán, hoy por tí, mañana por mí. Los que paran estos días, por cierto, no suelen ser de los que soportan con estoicismo las consecuencias de las huelgas ajenas, ni suelen ayudar en las generales, con el pretexto de que “yo no puedo parar porque cada día que paro, me cuesta dinero“, como si a los demás no les costase. Pues ahora, a apechugar tocan.

Pues bien, no es esto, en absoluto lo que está ocurriendo con la huelga de los transportistas. Los transportistas han iniciado un paro ilegal y que si el gobierno quisiera, o mejor, si se atreviera, podría cortar por lo sano con la Ley en una mano y una porra en la otra. El episodio de Rivas que encabeza estas líneas ilustra muy bien lo que está ocurriendo estos días en España y en Europa: los transportistas montan piquetes que buscan paralizar el país y no se preocupan lo más mínimo por evitar que trabajen los esquiroles o por informar a quien no tiene claro si hacer o no la huelga. Los piquetes de transportistas cortan una carretera a la hora a la que la gente entra a trabajar -por cierto, aquel piquete a las 11:30 ya no estaba, se habrían ido a tomar el aperitivo, o a hacer el pedido a Telepizza- mientras un esquirol abastece una gasolinera a la vista y sin problemas. Los transportistas no están buscando que sus compañeros hagan la huelga, no están formando piquetes para convencer a los remisos para que paren, sino que están usando los camiones para hacer inviable el movimiento por carretera y paralizar el país. Están haciendo una demostración de fuerza. Y la fuerza, con la fuerza se contesta.

El otro día, don JavierM, habitualmente lúcido, especialmente en los últimos meses, escribía una entrada corta, en respuesta a otra mía, en la que reclamaba para los transportistas, independientemente de que fueran autónomos o empleados, la condición de trabajadores, de currantes, decía él. Pues bien, en mi opinión, si bien es cierto que los transportistas que han convocado esta huelga son personas que trabajan, no son trabajadores, y mucho menos currantes. Y no lo son, porque los empleados que están en huelga, probablemente no lo han decidido por sí mismos, sino que están obedeciendo una orden de sus jefes, esos pequeños empresarios, esos autónomos currantes con cuatro o cinco empleados que han decidido parar sus empresas y obligar a sus trabajadores bloquear las carreteras, como la semana pasada, y la anterior, y la otra, les obligaron a hacer jornadas interminables al volante por cuatro perras gordas mal contadas.

Los transportistas, que en realidad son empesarios -con más o menos empleados- del transporte, están cometiendo actos claros de boicot, están empleando los medios de producción, es decir, sus camiones, para hacer el vándalo por las carreteras de España, con la intención de demostrar al Gobierno que, si quieren, pueden perjudicar mucho a la ciudadanía, pueden desabastecer los mercados y las gasolineras e intentar poner a la gente contra ellos.

Ni son currantes, ni están en huelga, y aunque puedan tener razón en algunas de las cosas que plantean, la pierden al convertirnos a nosotros, los ciudadanos, en los objetos de su presión.

20 Responses to "Ni los transportistas son currantes, ni están en huelga"
  1. Estos naZionalistas no tienen ni piiiiiiiiip idea. Lo de “Kruzitürken” en la viñeta de Air Berlin no era nada racista.

    http://sinblancaporelmundo.wordpress.com/2008/06/09/carta-a-air-berlin/

  2. javierM dice:

    Aparte de darle a usted las gracias por el trato dispensado sobre la lucidez, he de puntualizarle varias cuestiones, D. Richard:

    Usted presupone que todo autónomo del transporte tiene a tres o cuatro camioneros en nómina. Esto no es así: muchos autónomos son jefes de si mismos como único empleado. Son ellos y su camión. ¿Esos autónomos no son currantes?. Dígame usted de donde saca esos datos y corregiré mi punto de vista, que quizá está mediatizado porque soy incapaz de vez a mi hermano con su doble hipoteca para pagar el camión con el que transporta coches por toda europa como un empresario, que quiere que le diga.

    Ese mismo hermano que no puede negociar los precios con quien le contrata y tiene unos márgenes ajustadísimos que se han ido a tomar por culo cuando el gasoil se come los beneficios de su magra y modesta empresa unifamiliar.

    La solución podría ser, claro, negociar con la empresa, una multinacional francesa que paga a un asturiano para quemar gasoil a tutiplén, domingos alternos. Pero la contestación de los gabachos es que los camioneros polacos o letones se lo facturan por la mitad, que para eso muchos llevan a la familia a cuestas y la vida en el paraíso de los Kaczyński todavía es más barata que por aquí.

    Ve usted que en todas parte cuecen anécdotas. Pero si lee realmente mi post y deja de darse por aludido, verá que no me defino sobre las condiciones que plantean los huelguistas, que pobrecitos, piden que el gobierno les eche una mano, para que las constructoras y las eléctricas y los bancos de éste país no sean los únicos a los que se les inyecta o subvenciona. No vaya a ser que sólo se pida libertad de mercado para el eslabón más debil de la cadena.

    Y por otro lado, en mi post, también me indigno con el maravilloso papel de los medios de comunicación, que a cual trinchera mediática, criminalizan cualquier huelga que se precie. Hoy toca la de camioneros como hace meses fue la del metro de madrid y mañana será la de la educación.

    Perdoneme, pero yo es que cada vez que veo, leo, oigo, lo malo malísimo que son los trabajadores en huelga que no puedo llegar a trabajar me pongo malo, que le vamos a hacer. Claro que lo mismo hay que sumarse al coro mediático que se ha acordado, con Gabilondo al frente, que el derecho de huelga no está regulado. Regulemos, regulemos… Que con los tiempos que corren en ese estupendo congreso que ha quedado, acabamos manifestándonos en grupos de a 15 con pancarta de 0,60×0,60 y por la acera.

    Me parece que me he expresado algo más que en mi corta entrada.

  3. Don Ricardo dice:

    Don javier, no se me enfade usted, que yo no estoy hablando de su hermano, oiga.

  4. javierM dice:

    No me enfado con usted, D. Ricardo.

  5. surco dice:

    Don Ricardo. Personalmente no estoy en contra de los métodos huelguistas. El tema fundamental creo que es definir quien está en huelga. Partiendo de la base de que sea quien sea, tiene derecho a estarlo, siempre es bueno saberlo para ver de que lado cae tu moneda. Posiblemente tengamos de todo, pero reflexionemos. Casi seguro que a los empleados se la trae al pairo el precio del gasoil, como me la trae a mi cada vez que viajo por motivos laborales ( y es mucho). Sin dejar de reconocer que es una salvajada y que los que deberíamos estar en huelga somos todos, el precio del gasoil solo afecta a propietarios, no a empleados. Don Javier. Dices, con razón que tu hermano está hasta las trancas pagando un camión y lo siento. También dices que es currante y estoy seguro de ello, porque no conozco a nadie más currante que a la mayoría de empresarios ( y conozco a muchos). pero si mañana el precio del gasolil bajara a 20 euros y la cuantía del porte se duplicara, tu hermano se haría rico. A lo que voy es que si decides emprender un negocio ( y tener un camión es uno) y te va mal por los motivos que sean, el resto no tenemos que pagarlo.
    Por otra parte, también entiendo que no es lo mismo la situación de tu hermano, que la del hermano camionero de Botín ( si es que tiene alguno). La solución sigue siendo la de siempre. DISCRIMINAR medidas. El problema es que está demostrado que con el café para todos, los que realmente salen ganando son los de siempre. tu hermano seguirá jodido y el gasoil al botín II se lo pagamos a escote. el tema aún se complica más, ya que el hermano de Botín siempre puede montar 100 sociedades con un camión cada una y acceder a ayudas. Vuelta a lo mismo. si se legisla en positivo para algunos gremios, después tenemos que controlar…y no es tan dificil, porque tarde o temprano, el hermanísimo o un familiar o pedro picapiedra tendrá que participar esa sociedades.

  6. javierM dice:

    D. Surco. No verá en mis palabras, que apoye las reivindicaciones de los camiones, al menos en su totalidad. Sólo expresé que no deberíamos alegremente catalogar a los camioneros como empresarios y por ende deducir que esto era una huelga patronal. Habrá de todo, como en botica.

    En cualquier caso, lo que no me vale son las apelaciones al si ahora pierdes te jodes, por lo que ganaste antes, teniendo en cuenta que día si, día también, algún ministro sale en defensa de algún sector tan jodido como el del transporte. ¿O las declaraciones de la ministra de vivienda diciendo “no os dejaremos tirados” a las constructoras no significa que se va a ayudar al sector?. ¿o la magnífica subida de la luz al 10 % no significa que se va a plegar a las eléctricas?. Y etc, etc, etc…

  7. surco dice:

    Es que lo uno no quita lo otro. En lo del transporte puedo tener alguna duda con casos como el del camión que su hermano y los bancos tienen a medias, en lo de la construcción no me cabe ninguna. ¡Que se jodan!. Ni un pavo, ni un real y muchísimo menos, un maravedí, que ya no valen una mierda, pero siguen teniendo un nombre encantador…..y ya no le digo nada de lo de las eléctricas…..iba a contar un chiste malo. En fin. no sigo que me cabreo.

    Lo cachondo es que tenemos un país donde llora todo Dios, menos los que tienen que llorar, que está claro que con esa actitud, no mamarán nunca. Curioso milenio este ( otra vez).

  8. epmesa dice:

    1.- Yo creo que D. Javier ha dicho algo sensato. Usted hace una acusación grave sobre los autónomos del transporte y seguro que tiene datos, así que lo mejor para cortar la discusión es que los saque y no que responda demagógicamente porque D. Javier tampoco habla de su hermano.
    2.- La primera parte del artículo es patética. Los de la EMT, por poner un ejemplo, usaron de rehen a la ciudadanía. ¿Cuál es la diferencia?
    3.- Noto que falta algo en su título. En la negación de la realidad permanente debería poner: ni son currantes, ni están en huelaga, ni era trasvase, ni hay crisis.
    4.- Y antes de que diga algo: la huelga esta es indignante.
    y 5.- Una duda: ¿y si gobernara el PP?

  9. POCHOLO dice:

    Las palabras tienen el significado que tienen y no otro, JavierM. Y la realidad es la que es, nos guste o no nos guste.
    Esto no es una huelga, es un cierre patronal. Lo es porqué los convocantes no son asociaciones de asalariados y los que secundan el paro son los propietarios de los medios de producción (Los camiones) Es así de simple.
    Los transportistas que vemos en la televisión en los piquetes no son un colectivo homogéneo: hay dueños de agencias, autónomos con asalariados, autónomos con un camión e incluso asalariados que van a apoyar a sus jefes para proteger su medio de vida.
    El problema no es el gasóleo o el descenso de cargas debido a la crisis económica sino la incapacidad, de esas pequeñas empresas de trasladar el aumento de sus costes de producción a sus clientes. Su incapacidad para poder aumentar sus tarifas sin perder a los mismos. De ahí, que algunas de las asociaciones de transportistas pidan entre otras cosas el establecimiento de tarifas mínimas en el sector y en resumen de medidas proteccionistas en un mercado oligopolístico controlado por las grandes empresas de transporte, los cargadores y las grandes empresas de distribución y logística. Un mercado creado al amparo de la legislación española y configurado según unos intereses determinados que en cierta manera provocan la situación actual.

    El quid de la cuestión estaría en dilucidar cual habría de ser la postura de los asalariados en este paro. Solidarizarnos con los transportistas y sus piquetes o clamar para que sean castigados y reprimidos como proponen: nuestro ministro del Interior, los grandes grupos de comunicación, las grandes asociaciones empresariales del país, los sindicatos de clase, Alberto Noguera o aquí, el insigne Don Gordo Zampabollos que me acusa de ser un maleducado y un faltón, no sin algo de razón pardiez.

    Personalmente, yo me alineo con don JH Silas porqué soy consciente de que la crisis económica la vamos a pagar los de siempre. Y no podemos desaprovechar la oportunidad de manifestarnos con los otros sectores más perjudicados por la actual coyuntura económica.

    Como dice don JH: “El Estado debe expropiar, indemnizando en caso de necesidad comprobada, ese pequeño porcentaje de grandes empresas que controla el mercado, para unificarlas en una única empresa de transporte público de mercancías que pueda tratar con justicia con los empresarios autónomos. Además, esta empresa pública debería colocarse bajo la administración de sus trabajadores mediante la elección y la revocación democrática.

    Una medida de este calado no puede venir solo de la lucha de los pequeños empresarios, ni ser la única en su especia. Es necesaria una Huelga General que exija al Gobierno un comportamiento adecuado a los intereses de quienes les han votado. Para esto es necesario que CC.OO y UGT actúen como verdaderos instrumentos de la clase obrera y se pongan al frente de la lucha para evitar que los platos rotos de la crisis económica la paguen los trabajadores.”

    Pd: la posición del insigne humorista Don Gordo es la que cabría esperar en un militante de IU. Es decir, la misma que tiene Rubalcaba.

  10. Don Ricardo dice:

    Don EP, no le entiendo. Creo que tiene usted puesto el chip de responderme a todo a la contra, y esta vez ha errado el tiro.

    En el artículo explico la diferencia que hay entre esta huelga y las de otros sectores. Esta es una huelga sin patronal. La patronal es la que está en huelga. En una huelga con patronal, las acciones de los huelguistas se dirigen a la patronal, que puede ser el estado, aunque no es este el caso, y es evidente que en medio, y en función de la actividad de la empresa que soporta el conflicto, pueden ser afectados derechos de terceras personas que usan o usamos los servicios que están en huelga. Sin embargo, esta huelga no va contra la patronal, no perjudica indirectamente a los usuarios, sino que está planteada directamente contra los propios usuarios.

    Usted pretende agarrarse a un ejemplo -el de los cinco empleados- para quitar la razón a toda la entrada. Bien. Para defender a los huelguistas, se ha dicho estos días que los que han parado son los débiles, los autónomos y las pequeñas empresas con hasta cinco empleados. De ahí surge mi comentario y no de ninguna otra parte. Da igual, aunque todos fueran autónomos, no tendrían razón. Y quitando esa frase del post, seguiría diciendo el post lo mismo que dice.

    El punto 3 no merece respuesta. Es, como he dicho antes, fruto de su inercia en estar siempre a la contra de lo que escribo.

    Y si gobernara el PP mi actitud sería la misma, exactamente.

  11. surco dice:

    Don Pocholo:

    Hombre, lo cierto es que lo de la “nacionalización” de las grandes empresas de transporte tendría su aquel, de no ser por los primos tontos del gobierno de turno (que como ya habrá adivinado, son los que acto seguido pasarían a dirigir la entidad resultante).

    fijese que voy a estar más de acuerdo con lo del proteccionismo, no para el transporte, sino en general y además ha dado usted con la clave, porque posiblemente ese será el flotador al que se tendrá que agarrar España para no ahogarse en lo que viene ( no se si por transporte aéreo, marítimo o terrestre). de aquí a poco oiremos cosas interesantes en los que hasta hoy cantaban las excelencias del liberalismo. El problema es que el exceso de proteccionismo, genera márgenes brutales ( o sea, que vuelta a pagar entre todos) y sobre todo caciquismo ( vease la autarquía del tío ese que salía en las monedas de pela con aguilucho)… la solución es jodida, pero pasa por abandonar un poquito las actividades con bajas barreras de entrada y mercados maduros, invertir a medio largo y diferenciarnos en el mercado. Vamos que pasa por no ser españoles.

  12. fhku dice:

    10# …Y si gobernara el PP mi actitud sería la misma, exactamente.

    oiga , que se ajunte usted al psoe vale , pero lo suyo con el pp empieza a ser preocupante.

  13. adiskide dice:

    PP y PSOE defienden en la base el mismo modelo económico así que la huelga y sus consecuencias son y serían las mismas.

    Ahora bien, esto es Europa, esto es UE , esto es Libre Mercado , si quieren reclamarle cuentas al Rey que se las reclame pero vive en Bruselas o en la Sede de la OPEC o iniciemos guerras imperialistas para reducir el consumo de China e India y sigamos viviendo en nuestros mundos de piruleta.

    En la critica de “no os dejaremos colgados” estoy de acuerdo, en este contexto económico no se les debería ayudar ni a esos , ni a este sector , ahi muchas otras formas de inyectar dinero público en el mercado sin que sea de forma directa al beneficio privado.

    No obstante, todos esos sectores burbujas se estan desinflando en la actualidad, al transporte se le ha juntado el precio del petroleo y la burbuja urbanistica…al fin y al cabo es otro ajuste de ese “sistema” para el mercado otro numerito más.

  14. vixente dice:

    javierM, efectivamente el gobierno puede echarles más manos, que ya les echa muchas. Ya tienen el gasoil subvencionado, circulan por carreteras nacionales que han hecho suyas, se les hace la vista gorda con las multas, las jornadas, las revisiones, tienen exenciones fiscales, pagan a hacienda por módulos lo que les da la gana, etc…
    Lo que pasa es que como dices puede echar una mano y por lo que se ve al 88% del sector la mano que se les ha echado les parece suficiente mientras que a un 12% no. Yo entiendo perfectamente la desesperación que puede suponer perder un trabajo que te ha estado dando pingües beneficios y lo entiendo porque en el 2001 fui despedido de una empresa de tecnología donde tenía un buen sueldo y tuve que empezar de cero después de un montón de meses de paro y nunca queme un ordenador a ningún compañero ni impedí que ninguno entrará a trabajar.
    Un saludo.

  15. javierM dice:

    D. Vixente. ¿Y? Le repito, como he hecho ya varias veces, que no discuto las reivindicaciones de los transportistas, porque entre otras cosas, muchas de ellas no las comparto. Así como no comparto ni la violencia de los piquetes ni la violencia televisiva que criminaliza cualquier huelga por justa que sea.

  16. ramon dice:

    Los piquetes informativos son necesarios, porque muchos compañeros no estan de huega para que sus jefes no los despidan, porque todos sabemos como son la mayoria de empresarios de este pais, que hasta contratan a otros trabajadores para que te sustituyan en el trabajo cuando estas de huelga.
    Un saludo compañeros.

  17. Vaya pagina capitalista dice:

    El otro dia escuche a Gabilondo en cuatro: “Las huegas estan anticuadas, el gobiernod deberia hacer algo para evitarlas por ley”

    Y ahora leo esto y pienso:

    “Ya estoy en otro medio utraderechista”

    Y es que, al igual que con Gabilondo, quien paga manda y es por eso que el otro dia me encontre un enlace a la web de Pepe Blanco.

    Y podria poner otras noticias como ejemplo.

  18. FGM dice:

    donde estan los sindicatos ,donde esta el misterio de trabajo,donde estan los defensores de la patria ,donde esta la justicia ,en este pais,son muchos los implicados en la problematica ,de los autonomos , son unos pocos los que estan escurriendonos , en el trabajo ,en todos los ministerios que chupan ,sin dar nada a cambio , es muy facil decir que los que reclaman son esto o aquello ,pero nadie toca el tema donde duele,en este pais son muchos los aprendices de florentino ,los que cada trimestre,multriplican sus veneficios ,por mucho sin que nadie les pare los pies

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.