Las tropelías cometidas por Esperanza Aguirre contra los profesionales de Telemadrid, sin reparar en nada, ni siquiera en su ubicación ideológica -recuerden a Germán Yanke-, la manipulación de la información, la discriminación de los periodistas no adictos, las prácticas privatizadoras más o menos encubiertas, han acabado en una huelga general en la cadena autonómica que ha provocado que hoy, nuestras pantallas aparezcan en negro cuando sintonizamos Telemadrid. Y claro, los liberalpinochetistas, es decir, los amigos del verso suelto, andan negros y se anuncia una caza de brujas. Estaremos atentos.