A mí, cada día que pasa me da un poco más de vergüenza haber apoyado alguna vez a José Luis Rodríguez Zapatero. No contento con haber colocado a los eurodiputados socialistas españoles, con honrosas excepciones, en la frontera con la extrema derecha berlusconiana, haciéndoles votar favorablemente a una directiva que en palabras de otros eurodiputados socialistas, es una “vergüenza” porque lesiona derechos fundamentales de las personas, ya que permite tenerlas retenidas durante hasta 18 meses sin explicaciones ni garantías de ningún tipo; no contento con haber contribuido al inicio de la destrucción de la tradición democrática europea, y a la puesta en marcha de un régimen de apartheid en Europa, ya que eso es lo que hace la directiva apoyada por zapatero y sus euroboys, que distingue entre diferentes nacionalidades a la hora de garantizar los derechos fundamentales de las personas, no contento con todo esto, ahora Zapatero anuncia que se va a Venezuela a explicarles a los inditos bien las cosas, porque parece no que no lo han entendido.

Asegura Zapatero que “quizá lo que convenga es explicarle al presidente de Venezuela en qué consiste esa directiva“, ya que “a veces se oyen interpretaciones que no tienen mucho que ver con la realidad y con lo que esa directiva dice“, ha dicho Zapatero. Con ello, espera que “no haya ninguna reacción” y que “la relación de Europa con todos los países latinoamericanos siga siendo positiva”.

Así que se va a poner manos a la obra, para explicarles a los inditos que ellos no saben lo que les conviene, pero que estén tranquilos, que nosotros sí, y que por eso, hemos hecho esta directiva gracias a la cual vamos a tenerles en campos de retención dieciocho meses y luego les vamos a expulsar, sin darles derecho a la defensa, ni garantías, porque Dios no hizo a los indios para que estuvieran libres por las calles de Europa, pero que no nos lo tengan en cuenta, porque nosotros seguimos necesitando su petróleo y nuestras empresas necesitan seguir esquilmando a sus pueblos, como ha sido siempre.

Venga... meta ruido por ahí