Volví de Viena, donde estuve una semana, pasé la siguiente en Madrid entregado a la molicie, como ustedes habrán podido comprobar, y ahora me dispongo a irme a Pals, Gerona, donde estaré dos semanas.

Aquí les dejo, no sin antes prometerles que comeré todo lo que pueda y visitaré al mar sólo para asegurarme de que todo sigue en orden.

Pues lo dicho.

Tagged with →