RanaNo sé si recordarán ustedes el caso aquel tan gracioso en que los moromuzas se pusieron hechos unos basiliscos por unas caricaturas del profeta Muhammad, publicadas por una revista de caracter ultraderechista -todo hay que decirlo- de un país nórdico cuyo nombre no recuerdo ahora, y además, me da mucha pereza buscarlo, así que no lo busco y ustedes recurren a su memoria, si es que necesitan recordar tan anecdótico dato. Si lo recuerdan, también recordarán la ola de indignación que recorrió occidente de costa a costa, de continente a continente. Fue realmente conmovedor ver a toda una cultura hablando por una sola boca: “No vamos a tolerar semejante atentado contra la libertad de creación y de expresión, que son notas de identidad de nuestra sociedad democrática“, dijo occidente con su aterciopelada voz de barítono.

Bueno, pues les traigo esto a colación por que me da la gana, y además, porque se ha producido un nuevo atentado contra las libertades, y esta vez quien lo ha perpetrado no ha sido un mahometano, sino un católico, en concreto el jefe, el capo, el padrino, el puto amo, vamos: el mismísimo Ratzinger, que al parecer ha exigido a un museo italiano que retire de su colección una obra de arte por el solo hecho de que le parece blasfema. Como es lógico, los responsables del museo han dicho que verdes las han segao, y que si el Papa quiere dirigir un museo, ya tiene varios en el Vaticano.

Al parecer, el papita considera que la escultura “hiere los sentimientos religiosos de tanta gente que ven en la cruz el símbolo del amor de Dios“, en palabras del presidente del Gobierno Regional de Bolzano, que es donde se encuentra el museo que exibe la curiosa escultura. Oigan lo mismo que decían los moromuzas cuando las caricaturas, que si la ofensa a los creyentes y tal…

Por eso, muchos esperamos que todos aquellos que salieron en defensa de las libertades cuando la atacaron los integristas mahometanos, salgan ahora a hacer lo mismo, cuando quien las ataca es el Papa de Roma.

En El Mundo, según mism fuentes ocultas, ya están haciendo sitio para un demoledor manifiesto en defensa de las libertades…