Pablito y Espe, dos chicos muy majosEn los círculos políticos de la capital y de la periferia no se habla de otra cosa, según me avisa don Emilio, siempre alerta a estas cosas. Quienes están bien informados no terminan de entender las razones por las cuales don Mariano Rajoy no llama la atención o incluso plantea sanciones más graves contra ignorantes insensibles como don Pablo Casado, ese joven dirigente de las Nuevas Promesas del Pijerío Patrio, que, en un tono y con una oratoria más propios de la histeria de herr Jorg Haider que del sosiego del propio don Mariano Rajoy, despreció en el congreso madrileño del Partido Popular a cientos de miles de víctimas de la violencia franquista refiriéndose a la guerra civil como “la guerra del abuelo” y a las fosas en las que mal descansan las víctimas del golpismo militar de la derecha española como “las fosas de no sé quién“. Pablo Casado es merecedor de una sanción por parte de los órganos del Partido Popular, al amparo de lo establecido en el artículo 3 de sus Estatutos, en el que se puede leer que:

El Partido Popular quiere distinguir su actuación general por un compromiso renovado con el derecho a la vida, la integración y el respeto a las minorías y la defensa y solidaridad con las víctimas de la violencia en todas sus manifestaciones, así como la protección del medio ambiente.

Visto lo cual, no cabe más remedio que preguntarse cuándo considera don Mariano que empieza el pasado, a partir de qué momento las “víctimas de la violencia en todas sus manifestaciones” dejand e tener dercho a una tumba digna y al reconocimiento sus deudos.

Lo que queda dicho y preguntado por si acaso hubiera o hubiese respuesta.

Y la foto es de Camrade Prevostky.

Venga... meta ruido por ahí



Tagged with →