Pero más totales resultan aún esos centenares de borjamaris haciendo palmas a destiempo, contoneándose con sus polos Ralph Lauren rosa, gritando al viento toda su furia antisistema mientras Pignoise descargan su rabia punk-Faes. Demoledor. Magníficos agages pata negra, con ondas en el flequillo y barbita neocon, expuestos al rock abrasivo, auténtico y sin contemplaciones de los Pignoise, tío, con crestas y todo.

Quico Alisedo, en El Mundo.

Tagged with →