Aliosha fue un soldado ruso que murió en Bulgaria, luchando contra el fascismo y contribuyendo, con su vida, a liberar Europa de los nazis. En Podliv, la ciudad en la que murió, un frío día de noviembre, cuando caían las primeras nieves, hay una estatua en su honor, un monumento que le recuerda a él y a los millones de soldados rusos que dieron su vida para liberar Europa del nacismo. Aliosha es un héroe al que aún recuerdan en la Bulgaria libre, es un símbolo de la paz y la amistad entre los pueblos, y es un ejemplo claro de la importancia que tiene la memoria histórica. Aunque en España no lo hacemos, en Europa honran a sus héroes, ya que como dijo el año pasado el jefe de la administración provincial de Podliv, Todor Petkov, con ocasión del cincuentenario de la construcción del Monumento a Aliosha, “debemos respetar nuestra historia y venerar el recuerdo de los que perecieron en la lucha contra el fascismo“. Les traigo una maravillosa cancion rusa que cuenta la historia de Aliosha, el soldado al que aún hoy día las chicas búlgaras llevan flores, ya que él no pudo entregárselas a ellas.

Tagged with →