Obama2Un par de entradas más abajo, decía que Barack Obama está a la derecha del PP, dando la razón a Gabriel Elorriaga, que al parecer ha hecho tal afirmación, según he leído en alguna parte. Ahora, después de buscar un poco más de información sobre el presidente electo, me ratifico en tal cosa, y además retiro ciertas afirmaciones en las que manifestaba que el recientemente elegido presidente, no siendo de izquierdas, me caía simpático. No me cae simpático en absoluto. De hecho, me parece una persona miserable e impresentable.

Leo con sorpresa que es partidario de la pena de muerte (más, más). Esta circunstancia le descalifica absolutamente y sin matices a mis ojos, al margen de cualquier otra circunstancia; le convierte en una bestia inhumana, en un ser impresentable y nauseabundo, que algún día será responsable, con sus propias manos, de la muerte a sangre fría de alguien, que probablemente será negro, por cierto, y por supuesto, le coloca bastante a la derecha del PP, que es oficialmente -y creo que sinceramente- contrario a la pena de muerte.

Una persona civilizada, digo más, una persona decente, no es partidaria de la pena de muerte. Me da lo mismo que Estados Unidos sea un país diferente, que tenga sus peculiaridades, porque hay muchísimos norteamericanos que se oponen tal castigo, y son tan norteamericanos como el impresentable éste, y además, son personas decentes. La oposición a la pena de muerte es una de las pocas cosas, quizás sea la única, que tengo clara, absolutamente clara, sin duda de ningún tipo, sin matices, sin excepciones, en materia política. Divido al mundo en dos tipos de personas: las partidarias de la pena de muerte, a las que considero ratas indignas de respeto alguno, y aquellas otras que no lo son, a las que respeto.

Barack Obama, como George Bush, como Bill Clinton, es una rata.

Tagged with →