MugicatontoAsí, sin comillas ni nada. Enrique Múgica es tonto. ´pero tonto, tonto. Un mermado, un bobo. Dirán ustedes: “¿Y a éste que le ha dado hoy?” Pues que me ha insultado el Defensor del Pueblo, que vaya manera de defenderme que tiene el tío: me ha llamado tonto en público, así que yo se lo llamo a él, y también en público. Y además de tonto, le voy a llamar sádico. Sosiéguense, que se lo explico ahora mismo. Verán: el tipo no ha tenido otra ocurrencia que decir, refiriéndose a mí y a varios miles de amigos en el programa de la Schilitin, que somos tontos quienes consideramos que el toreo es una tortura. También ha dicho que “hablar con tontos es muy difícil” y que “hay que tener una sensibilidad especial para defender el toreo“. Y ahí tiene razón el tonto, porque hay que tenerla: es una sensibilidad enfermiza que se califica de sádica. Y la verdad es que nos quedamos los antitaurinos mucho más tranquilos sabiendo que este sujeto tan tonto y  tan despreciable no considera fácil hablar con nosotros, porque a mí, desde luego, me daría un poco de miedo hablar con él, sabiendo como sé que tiene esa sensibilidad sádica, y en cualquier momento la emprende a patadas o a cuchilladas conmigo, como hacen sus amigos con los pobres toros.

¡Mas tonto y no nace el sádico este!

Tagged with →