Si el Opus, Pilimili y Rouco arriman el ascua a su molino, pues yo también. Aquí les dejo, por si no lo han leído, un párrafo de esos que la Reina no ha dicho exactamente de esta manera sino de otra que nunca conoceremos.

Si yo me pierdo en un bosque y pasan los días y no tengo qué comer, cazo. Pero cazo para sobrevivir. Y si me ataca una fiera, disparo para matarla antes de que ella me mate a mí. Pero ¿cazar como diversión? ¿hacer sufrir a un toro en la plaza para que el público disfrute y unos cuantos hagan negocio? Que hagan lo que quieran, pero yo no lo comparto.

Hoy en El País, donde también no enteramos de que tuvo un pariente masón -habrá que oir el lunes a don Cesar Vidal- de que se maeró cuando comprobó que el palacio de papá en Atenas lo ocupaba un presidente de la república y de que no es machista ni feminista.

Venga, cómprense el libro ya, que o agotan la tirada, o no van a parar de dar la murga con la campaña esta que nos va a dejar a todos exhaustos.

Venga... meta ruido por ahí



Tagged with →