Rey1

Que ahora resulta que Su Majestad, además de ser el primero de nuestros embajadores en el mundo, es también el primero de nuestros agentes comerciales. O de los suyos. Bueno, es lo mismo. Son los míos en cualquier caso.

Por cierto, quiero que lean la carta de presentación de este nuevo agente comercial VIP que nos hemos buscado en Madrid.

Venga... meta ruido por ahí