Que yo no sé si se acordarán ustedes de que cuando Gas Natural anunció su intención de hacerse con el control del ENDESA, la derecha española -que no lo olviden ustedes, es indecente, sectaria, malintencionada, antipatriótica, maleducada, bullanguera, casposa, siniestra y chunga, no necesariamente por éste orden, y entre otras cosas- montó una de esas cruzadas tan divertidas a las que se dedicaron en la legislatura anterior. Con sus simpáticos aliados Pedro J. y Federico, organizaron una campaña sostenida contra la OPA, con la peregrina tesis de que ENDESA iba a caer en manos antiespañolas si caía en manos de Gas Natural, cuyo principal accionista es La Caixa. Así que promovieron y apoyaron con fruición que una empresa alemana EON, presentara una contraopa.

Bueno, pues ahora una empresa pública rusa Gazprom ha anunciado la posible adquisición del 20 por ciento de Repsol YPF, una multinacional resultante de la participación en calidad de mangante de la española Repsol en el saqueo del sector público argentino llevado a cabo en la época del furor ultraneoliberal de Carlos Menem. Y esto, pues le ha preocupado a don Mariano Rajoy, que asegura que “es mucha nuestra dependencia energética para que esto [la venta de parte de Repsol-YPF a Gazprom] se produzca“.

A mí, todo esto realmente me la pela, con perdón, porque nuestra dependencia energética va a seguir siendo la misma sean quienes sean los propietarios de las empresas energéticas, salvo que el propietario sea el estado y haya voluntad real de llevar a cabo políticas energéticas sostenibles, pero ciertamente me conmueve esta súbita preocupación de don Mariano por la independencia energética española, preocupación que no mostró, en absoluto, cuando apoyó apasionadamente la compra de ENDESA por parte de la alemana EON.

Por cierto, que me asombra que en la prensa española no se cuente nada del interés de las empresas españolas por la explotación de los recursos naturales de Rusia, incluido los yacimientos de gas y la producción de gas natural licuado, según declaró el viceprimer ministro ruso, Alexander Zhukov, después de reunirse esta misma semana con dirigentes de la CEOE. Al parecer una de las empresas interesadas en participar en dichas tareas es Repsol-YPF, mientras que Iberdrola trabaja en Rusia desde 2004. Lean aquí la información de RIA Novosti.

Pues eso.

Venga... meta ruido por ahí



Tagged with →