José Manuel Sánchez Gordillo, alcalde de Marinaleda, ha hablado. Bueno, no exactamente. Lo que ha hecho ha sido más bien vocear improperios desde la tribuna, entre ellos, que quiere tirar al lider de Comisiones Obreras, José María Fidalgo, por la ventana, lo cual, sin duda, ha sido dicho por el alcalde andaluz con ánimo de limar asperezas con los sindicatos de clase, que siempre van y vienen en nuestras asambleas. Pero miren, como veo que me adentro por caminos por los que no quiero entrar, que esta mañana hemos dicho los blogueros que íbamos a ser constructivos, pues les remito al blog de Acero Bolchevique, que reseña brevemente la intervención de este peculiar y ruidoso personaje.