No queda sitio en mi corazón

Posted · 29 Comments

Hace muchos meses que no escucho a don Federico, que resulta repetitivo y cansino, y además pierde fuelle. Mola más Cesar Vidal, aunque todavía no se ha ganado el “don”. La SER está en pleno proceso de decadencia tras el retiro de Gabilondo y la muerte de Carlos Llamas. Ahora escucho por las mañanas Radio Nacional de España. No hay publicidad y es mucho más patriótico que cualquier otra opción. Esta mañana ha dicho Juan Ramón Lucas que los dos soldados fallecidos ayer en “atentado terrorista” -aunque yo más bien diría acción de guerra- en Afganistán tienen un lugar en el corazón de todas las personas de bien. No entrecomillo, porque no recuerdo la expresión exacta, pero la idea exacta es esa. Y yo, que soy una persona de bien, salvo que alguno de ustedes diga lo contrario, pues les reservo el correspondiente lugar en mi corazón.

El problema es que en mi corazón empieza a haber ya cierta superpoblación. Limitándonos al conflicto de Afganistán, tengo alojados en mi músculo cordial nada menos que a 570 civiles muertos en los primeros 8 meses del años por los bombardeos de las tropas internacionales contra acciones terroristas del calibre de bodas y otras celebraciones civiles. El próximo año, tendré que desalojarles, para hacer sitio a los que vengan de parte de Barack Obama. Es de lamentar, sin duda alguna, la muerte de estos dos jóvenes en la guerra de Afganistán, pero no debemos olvidar que por mucho que nos quieran presentar esta guerra como una guerra contra el terrorismo, no es más que una guerra de agresión en la que, como en todas las guerras modernas, se ataca a la población civil. No sólo mueren soldados españoles. También mueren miles de civiles que sólo quieren vivir en paz en su país, y no pueden, porque lo tienen plagado de occidentales armados hasta los dientes eligiendo compulsivamente aldeas que bombardear.

Quiero terminar esta entrada haciendo un llamamiento a los padres, a las madres, a las novias y a los novios, a las esposas y a los esposos de nuestros soldados hombres y mujeres: si no desean que sus personas queridas acaben como han acabado los dos jóvenes que han muerto este fin de semana en Afganistán, y si además quieren que sus parientes duerman tranquilos y no tengan la conciencia corroída de por vida, por favor, no les permitan embarcarse en operaciones como la de Afganistán.

Porque no es una guerra contra el terrorismo, sino que es una guerra de agresión.

Y en las guerras de agresión se mata y se muere.

NOTA: Don Pedro Manuel Herrera se pregunta, con bastante buen criterio dónde están los artistas del no a la guerra -y el dedo en la ceja- ahora.

29 Responses to "No queda sitio en mi corazón"
  1. karpov dice:

    muy bien dicho. vale ya de la broma de las misiones de paz, los santos soldados cruzados y toda la historia. si no quieren morir, que no vayan. ahora, san obama mandará más tropas a afganistán, porque ese si que es el verdadero foco del problema. no descartemos algún nuevo show por la democracia en irán o en algún remoto e incivilizado punto del planeta.

  2. Don ricardo, tenía un inicio de esbozo para enviar a La Habana mañana mismo. lo comparto, porque prefiero dejarlo:

    Este fin de semana han muerto dos soldados españoles en un acto de guerra en Afganistán, elevando la suma de fallecidos en dicho conflicto hasta 87. La maquinaria propagandística española, con todos los medios masivos de comunicación a su servicio, se ha encargado y todavía se encarga de acribillarnos para que no dudemos de la bondad una misión que…

    Pero tengo otro esbozo sobre un tema radicalmente distinto.

    A mí, al contrario que a usted, me queda mucho sitio en el corazón, pero lo reservo para los inocentes.

  3. Oiga, Don Ricardo, en el informe de HRW he leído que en los 7 primeros meses del año han muerto 540 civiles, lejos de los 1500 que usted comenta. ¿Se me ha escapado algo o ha sido un lapsus suyo, recordan los 1600 y pico muertos civiles de 2007?

    Esto no cambia el fondo del asunto, pero estaría bien saberlo.

  4. eloi dice:

    Muy bien, D. Ricardo.

  5. ultimolunes dice:

    No me tengo por un salvaje sin corazón. Así que con todo mi respeto, y no es retórica, para los muertos españoles y sus familias españolas, quisiera introducir un matiz semántico. Les llama, al menos dos veces, jovenes. Y no lo son. Son adultos que han elegido una profesión y un destino. (militar)

    Y si quieren hacer labor humanitaria, pueden y mucha y mucho más cerca y mucho más efectiva y mucho más urgente. Empezando por los montes que rodean Melilla.

    También, si quieren que se lleguen a Congo, y se pongan en medio de los hutus y los tutsis, y si quieren actuar como militares, es decir, disparar, bombardear etc. lo pueden hacer contra los blancos que les venden las metralletas a los negros y contra los blancos que hacen negocios mineros en el Congo.

    Y que no digan que lo de ir a Congo es una injerencia intolerable, y lo de estar en Afaganistán responde a una demanda popular mutitudinaria de los afganos. Sospecho que el 99% de la población afgana, no sabría ubicar Europa en un mapa.

  6. Don Ricardo dice:

    @Lucien de Peiro: Corrijo el texto. la noticia enlazada en la entrada sobre el bombardeo de la aldea en la que se celebraba la boda hacer referencia a 1.500 muertos civiles en la primera mitad del año, y cita a ACNUR como fuente, aunque no he podido encontrar el dato, así que he preferido borrarlo. Supongo que se refiere a bajas totales, no sólo causadas por las tropas invasoras, sino también por los combatientes afganos. Las bajas civiles atribuibles directamente a los bombardeos invasores son 570.

  7. Don Güapo dice:

    Hombre, si por lo menos sus palabras pudieran ser entendidas con cinismo, no sé como haciendo el juego a los malotes, todavía se podría decir que, aunque en sentido contrario, no ha perdido la dirección de la realidad. Pero no. Sus palabras parecen, y son que no lo dudo, sinceras.

    En realidad. los malotes de todas las épocas siempre han preferido a los crédulos que a los cínicos. Los nazis con los aislacionistas americanos y los comunistas con los del 68, son un ejemplo moderno. Pero hay muchos.

    Cómprese un GPS.

  8. felix dice:

    ¡Enhorabuena compañero! Has estado a punto de clasificarte para la final de mejor blog periodístico, has quedado en 5ª posición.

    Hugo ha confirmado los pronosticos y ha entrado 1º en la clasificación de política.

    Saludos.

  9. Fétido dice:

    “También mueren miles de civiles que sólo quieren vivir en paz en su país…”
    Hombre, no es que sea partidario de la intervención militar, pero llamar pacífica a la vida de un país donde se lapida y asesina por no llevar un bhurka, donde se cometen crímenes de “honor” (¿A quién cojoño se le ocurriría la estupidez de denominarlos así?), se cierran escuelas y hospitales, se destruyen antiquísimas obras de arte y los señores de la guerra hacen y deshacen a su antojo, todo en nombre del más extremo de los fanatismos, pues como que tampoco.

  10. CÓSIMO dice:

    Bueno, los artistas del NO A LA GUERRA ya han hecho bastante… déjenles tranquilos que creo que Sabina está muy ocupado preparando otra cena en su casa para los principitos y los victor belenes deben estar todavía con la resaca del cumple de Doña Letizia. Qué manía con meterse con gente tan comprometida.

  11. Don Ricardo dice:

    @Fétido: Ya, don Ooloroso, y esas salvajadas las va a parar una coalición de naciones presidida por la única que ha lanzado bombas atómicas sobre ciudades llenas de civiles.

    ¿Y todos los lugares del mundo en que ocurren cosas similares y a los que no acude la cívica coalición salvadora?

  12. Fétido dice:

    @Don Ricardo:
    ¿Dónde ha deducido vuecencia que un servidor sostiene tal aberración?
    Sólo me he limitado a señalar lo que a mi modesto entender es una incongruencia en su entrada. No apoyo la intervención, pero no definiría como pacífico el infierno de fanatismo en el que tiene que crecer una niña afgana.
    Medios habrá para arreglarlo, pero los que cortan el bacalao no están por la labor.

  13. @Fétido: si me permite la interrupción, calificar de infierno la vida afganesa antes de la intervención de la coalición es plausible pero en el mundo hay muchos infiernos que nadie señala y en los que mucho menos se interviene.

    Hasta aquí le he dicho lo mismo que Don Ricardo, al que usted responde señalando la referencia al Afganistán en paz que mencionaba Don Ricardo en el post, criticando no sin cierta razón que se considere pacífico un país en el que los talibanes han hecho y hacen todo tipo de salvajadas, en el que la mujer está oprimida.

    Entiendo lo que dice pero cuando yo he leído el post no he visto contradicción o incongruencia alguna, vaya, que he comprendido perfectamente esa referencia a la paz, sin dejar de tener presentes las ignominias de los talibanes, entre otras. Y no negará que lo que había antes era pacífico al lado de lo que hay ahora.

    En resumen, su apreciación es correcta, pero la idea que debería quedarnos a todos clara, y supongo que usted la tiene clara, es que el argumento que defiende la intervención en otro país bajo la excusa de la democracia o la libertad es falso, es mentira y es hipócrita, porque por países con más problemas nadie mueve un dedo.

    Nada más.

  14. Por cierto Don Ricardo, cuente qué le pasa últimamente, que le veo más visceral de lo habitual para con algunas situaciones en el mundo y algunas políticas de nuestro amado gobierno hipersocialista. Se lo pregunto porque antes contemporizaba un poco más.

    Me parece muy bien su pequeño giro, su pequeño paso adelante en la denuncia de ciertos asuntos. Cualquier día me sorprende con un soneto dedicado a los Castro o unos pareados para la revolución bolivariana.

  15. mitxel dice:

    Tengo yo unos amigos mecánicos que se les pone perdida de grasa la ropa de trabajo. ¡Solidaridad, solidaridad con mis amigos!

  16. epmesa dice:

    No hay nada como ser radicales. Muy bien. Sólo una duda.
    Dice usted:
    no es más que una guerra de agresión en la que, como en todas las guerras modernas, se ataca a la población civil. No sólo mueren soldados españoles. También mueren miles de civiles que sólo quieren vivir en paz en su país
    Sin embargo, en el informe que cita -por cierto, ¿no expulsaron hace poco a alguien de Venezuela, D. Lucien?- resulta que de las víctimas de las fuerzas agresivas -imagino que las no talibanes-, no consigo llegar a mil civiles afganos muertos. Y lo sé, son muchos: demasiados. Pero cuando alguien se equivoca de centenares a miles, no creo que mienta, suelo sospechar que es por algo.
    ¿Por qué?
    De todas formas, es una satisfacción que con argumentos tan razonados se critique algo.

  17. Don Ricardo dice:

    @epmesa: Don EP, no sé si he entendido bien su comentario. Había un error en la redacción original de esta entrada referido a la cantidad de víctimas civiles atribuibles a los aliados, que he corregido posteriormente.

    Parece -no lo he podido comprobar directamente, ya que se empeñan en hacer estos informes en inglés, un idioma absurdo que la gente normal no entiende- que ACNUR dice que hay 1.500 víctimas civiles en los ocho primeros meses del año, según dice la prensa (lo pueden leer en el enlace a la noticia de la matanza de la boda que les incluyo en la entrada que comentamos). HRW atribuye a ataques de las fuerzas ocupantes 570 víctimas en los seis primeros meses del año. Las cifras anuales, pueden cuadrar perfectamente y se pueden contar por miles, más aún si no nos limitamos a este año, sino a los que han pasado desde el inicio del conflicto.

    En cualquier caso, en la frase que usted cita, utilizo una forma impersonal: “…se ataca a la población civil…“, por lo que es fácil deducir que no me refiero sólo a los aliados, sino también a los talibanes. Como usted comprenderá, no voy con los talibanes, así que parece que imagina usted demasiado. Eso sí, dirijo una crítica más intensa a los aliados porque son “los míos” y en cierta forma soy responsable de sus desmanes.

    Ayer murieron dos militares españoles. Es terrible, pero sabían a lo que iban. Hace un mes murieron varios invitados a una boda que pensaban que acudían a una pacífica celebración. Entre una cosa y otra hay una diferencia importante, y así lo entendieron hasta las autoridades satélites afganas, que elevaron a la superior autoridad norteamericana todas las protestas que tienen a su disposición.

    Lo que ocurre es que en esta guerra, como en casi todas, salvo en aquellas en que intervienen los rusos, que siempre tienen razón, hay mucha hipocresía. Porque hoy los norteamericanos están en Afganistán intentando combatir a un monstruo del que son padres, ya que lo despertaron, animaron, armaron y financiaron para combatir al invasor soviético. Así que de aquellos polvos vienen estos lodos.

    Su última frase no la entiendo.

    Por cierto, le agradecería respuestas, porque cansa un poco que lo deje todo siempre a medias.

  18. Don Ricardo dice:

    @mitxel: Pero qué bruto es usted.

  19. @epmesa: ¿por qué no me olvida? Graciaaas.

  20. Pedro Pelija dice:

    D. Mitxel es brutillo, sí, pero yo entiendo por dónde va lo de su amigo mecánico. Ya dije por ahí en otra ocasión:

    “De todas formas, a mí me asquean estas comedias lacrimógenas cuando muere un militar. Es una pena y lo lamento, pero es su profesión y saben a lo que se exponen cuando van.
    Cuando un albañil muere en su andamio (y son muchos) no hay presidente ni ministro que vaya a dar el pésame a nadie. No se hacen funerales de estado, no se abren telediarios con la noticia, ni ná de ná. Y también han muerto en ejercicio de su profesión, cumpliendo con su deber….

    ….No creo que haya que hacer ningún monumento a aquel que se limita a cumplir con su trabajo y tiene mala suerte. Que existen profesiones de riesgo todos lo sabemos.”

    Si a esto añadimos a qué se va a Afganistán y que ya se ha referido por aquí, pues ya está todo dicho.
    Y los talibanes son escoria, basura, mierda, monstruos, gusanos. Pero se debería acabar con ellos de otra forma. Y se puede, vaya si se puede. Como también se puede acabar con el hambre y no se hace; que la pasta está para rescatar bancos y “refundar el capitalismo”, no para dar de comer a niños hambrientos, que además la mayoría son negros.

    Es cuestión de preferencias e intereses.

    Dicho esto:

    Mi pésame a las familias de los fallecidos. Me entristece su muerte.

    ———————————————-
    PD

    Y ahora voy a a ser pejillero, tiquismiquis. Pero como esto va tan rápido y duran las listas de “últimos comentarios” y los posts menos que un caramelo en la puerta de un colegio, no quiero que pase por alto lo que dije en el otro post. Si quieren vayan o no, pero que conste:

    ¡¡¡No he alabado a Suárez, coño!!!

  21. Vale, no ha alabado a Suárez, pero le ha dado una palmadita en la espalda, ¿o no?

    la transición yo no la considero para avergonzarse tanto. Y no lo considero así porque no se me olvida que el asesino murió en su camita y que quien inició en serio la transición, no fue ni el PSOE, ni el PCE ni ningún «resistente» (vale, vale, porque no podían, es igual, sólo constato el hecho). La inició el propio régimen de tan podrido que estaba y de la mano de Suarez. Él (su gobierno) fue quien desde dentro empezó a mover los hilos y así después se fueron sumando los demás, entre ellos el PCE que corrió raudo a la invitación que les hizo legalizándolo. No pretendo decir que no se presionara desde fuera para forzar estos cambios, pero la presión principal fue la del propio pueblo español (así, en abstracto), la de la propia historia (España era un anacronismo) y la de algunos de «ellos mismos» que «hicieron marketing» político desde dentro de la mierda, diciendo una cosa y haciendo, una vez en el sitio, otra. Yo lo viví asi (cierto que era jovencito) y por eso no me avergüenzo tanto de como fue. Porque así, pudo ser, y pudo ser en paz.

    Oiga, como mínimo lo ha defendido. De acuerdo que eso no es alabar, pero lo ha defendido, y sepa que esa defensa la comparte con buena parte de los españoles. Conmigo no, por supuesto.

  22. Pedro Pelija dice:

    @Lucien de Peiro:

    D. Lucien no quiero hacer un off topic aquí. Pásese por el otro post si le apetece, donde he contestado al respecto. Pero yo sé lo que he dicho y cómo lo he dicho.

    Y ¿de qué he defendido a Suárez? Decir que su gobierno inició la transición es un hecho y aquí no se prejuzgan ni intenciones ni se califica a nadie. Se narra algo que ocurrió.

  23. mitxel dice:

    @Don Ricardo: no, mire, bruto son los que eligen como profesión matar al prójimo. Que yo en cerro muriano estuve obligado, no como estos.
    Y conste que la muerte de estas dos personas es una mala noticia, una muy mala noticia, porque la guerra es una mala noticia. Pero, ¿sabe usted qué es peor noticia en una guerra? pues que mueran solo de una parte y que además no sea de la parte de los invasores.
    Sentimiento de pesar por lo que ha ocurrido todo lo que usted quiera, empatía hacia quienes han perdido un ser querido, normal… pero solidaridad para quienes eligieron ir allá ninguna.

  24. mitxel dice:

    Copiado de la wilkipedia en torno al término “solidaridad”:

    Solidaridad es un término muy recurrente que habitualmente se emplea para denominar la mera acción dadivosa o bienintencionada. Sin embargo su raìz etimológica implica un comportamiento “in-solidum”, es decir que se unen inseparablemente los destinos de dos o más personas, físicas o jurídicas, como sostiene Julio de la Vega-Hazas Ramírez. “Ser” o “hacerse” solidario con alguien o con alguna causa, no significa dar una ayuda sino comprometerse y compartir la suerte de aquel con quien me hago solidario.

    Se puede afirmar que “solidaridad” es una de las palabras más usadas hoy en día ya que se emplea frecuentemente en el llamado “márketing solidario”, que va desde tarjetas de crédito, cenas de lujo, fondos de inversiones, etc., así como en el discurso político habitual, pero nunca respondiendo a su sentido original, que ha sido definido también como “compartir hasta lo necesario para vivir”.

    La solidaridad se practica sin distinción de credo, sexo, raza, nacionalidad o afiliación política. La finalidad sólo puede ser el ser humano necesitado. Comprendemos que para que haya solidaridad se requieren dos personas o comunidades.

    La parte difícil comienza cuando se nos presenta el dilema de ayudar sin recibir nada a cambio; de ayudar aunque nadie se entere, ni aún la persona a la que ayudamos. Esto es: ser solidarios por una verdadera convicción de igualdad y de justicia. Es difícil ser caritativos, solidarios, entregados, y ser, al mismo tiempo, totalmente desinteresados.

    En una colectividad o grupo social, es la capacidad de actuación unitaria de sus miembros. Término que denota un alto grado de integración y estabilidad interna, es la adhesión ilimitada y total a una causa, situación o circunstancia, que implica asumir y compartir por ella beneficios y riesgos.

    La solidaridad, muy habitual en las sociedades tradicionales, se produce como consecuencia de la adhesión a valores comunes, que lleva a compartir creencias relacionadas con los aspectos fundamentales de los planteamientos políticos, económicos y jurídicos de los grupos sociales.

  25. aglez dice:

    Con respecto al número de muertos civiles vean: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=74578. Es un poco largo, pero interesante. No por las cifras, sino porque muestra los planteamientos de algunos, como HRW, que recorta sistemáticamente el número de victimas civiles (las causadas por “nosotros”, claro).

    Además muestra que las victimas civiles son parte del calculo coste-beneficio: mejor tirar unas bombas gordas y matar todo lo que pille, que organizar una operación por tierra donde muera alguno de “nuestros” soldados.

    Compara lo que paga el ejercito USA por un muerto “colateral” en Afganistan y en otros sitios y casos, en unidades de poder adquisitivo equivalentes. Comprueben ustedes lo que ya se imaginan…

    De nuestros dos soldados sabemos sus nombres, apellidos, el pueblo donde vivian. Oiremos a sus familiares, amigos.

    De los treinta y tantos muertos durante la boda no sabremos nada. No tenian nombres, ni apellidos, ni familiares, ni amigos.

  26. Jorge F. dice:

    No había visto esta entrada hasta ahora. Estoy de acuerdo con usted. Los soldados españoles están como invasores en ese país. Haciendo trabajitos para las grandes empresas petroleras. No es así como se va ayudar a los afganos, quienes, por cierto, si vivían mal con los talibanes, ahora viven peor con los criminales aliados del Imperio del Mal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.