Duque 300x243Ahora ustedes me llaman monstruo inhumano y me comparan con la hidra reaccionaria, como hicieron algunos esta mañana, por no dedicar esta entrada a su injusticia de cabecera. No voy a hablar de las víctimas de ETA, ni de las víctimas de la guerrilla colombiana, ni de las del GAL; no me voy a ocupar de los periodistas rusos asesinados por orden del sátrapa Putin, ni de la pena de muerte en China, ni del terrorismo de género en España, ni de los desaparecidos argentinos, ni de los niños robados por el franquismo, ni de los que aún están bajo las cunetas, ni de la afición por la electrocución en Tejas, ni de los despedidos en no sé qué ERE, ni de Afganistán, ni de Irak, ni de ninguna de las guerras que tenemos desperdigadas y olvidadas a lo largo y ancho del planeta…

Hoy voy a ocuparme de una historia que he conocido Al otro lado del Rubicón. Duque es un mastín que está siendo víctima de una injusticia mucho mayor que cualquiera de las descritas más arriba, porque ninguna, absolutamente ninguna, de la víctimas de cualquier injustia entre humanos es inocente. Será más o menos inocente pero no absolutamente inocente, a diferencia de Duque, a diferencia de los toros víctimas de la fiesta nacional, o de las ballenas asesinadas por los jóvenes machitos de las Islas Feroes, que sí son absolutamente inocentes. Duque -como el resto de las víctimas animales de los vicios morales de la sociedad humana- no es responsable en ninguna medida de nada de lo que le ocurre, Duque no es ni siquiera corresponsable. Duque no puede comprender lo que le ocurre, ni puede hacer nada por evitarlo. Duque ha entrado en la sociedad humana sin quererlo y sin saberlo, y la sociedad humana se ha aprovechado de Duque, y cuando ha considerado que ya no le valía, ha decidido excluirlo, desecharlo, convertirle en víctima de una terrible injusticia.

Duque ha sido víctima de la crisis económica. Trabajaba en una empresa de seguridad, y han decidido prescindir de él, porque sus gastos -unos cuantos kilos de pienso al mes- le parecían insostenibles, así que lo han llevado al Centro de Recogida de Animales de Rivas y allí lo han dejado, sólo, en un chenil, a la espera de que alguien se interese por él, o no. Duque es, según podemos leer en la sección de Adopción Animal de la web de Rivas Vaciamadrid, “un hermoso mastín de unos dos años, amoroso y con un extraordinario carácter, a pesar de haber estado trabajando hasta la fecha para una empresa de seguridad“. Tiene todas las vacunas en regla, está desparasitado y posee el correspondiente chip. Si pueden ayudarle, háganse cargo de él, por favor. Aquí tienen los datos para obtener más información.

Y ahora, si quieren, me preguntan alguna tontería, como: ¿pero tú a quien salvarías antes de un atropello a un perro o a un niño?

Tagged with →