Los cargos públicos de IU –aunque sean militantes del PCE- no son vehículo para trasladar al debate público, y mucho menos al institucional, las decisiones del Comité Federal del PCE. En otras palabras: ningún cargo público puede trasladar a las instituciones en las que desarrolla su trabajo, iniciativas de este calibre que no han sido debatidas en el correspondiente órgano de IU. Y quizás a algunos les parezca una obviedad, pero en las actuales circunstancias, a nosotros no nos parece obvio, ni mucho menos, porque hemos aprobado una IU que debe tomar sus propias decisiones, una IU donde cada hombre y cada mujer tiene el derecho y la obligación de participar para conformar las decisiones

Lean completa en la web de IU Abierta la opinión de esta sensibilidad interna de IU acerca del comunicado emitido el otro día por el PCE en el que asegura que “considera roto” el pacto constitucional, “manifiesta su desvinculación de la Constitución de 1978 y se sitúa fuera del régimen político, económico y social actual, del que la oscura y reaccionaria Casa Real es la representante perfecta“, posturas que son perfectamente legítimas y en parte compartidas por quien firma estas líneas.

Y no deben preocuparse los compañeros del PCE, porque si lo proponen, lo más probable es que dichas iniciativas salgan -en una forma u otra, con aportaciones de quienes somos de IU y sólo de IU- adelante, ya que, como recuerda un comentarista en la web de IU Abierta, la IX Asamblea, celebrada en Rivas Vaciamadrid, aprobó una resolución sobre la refundación de Izquierda Unida, en la que en el punto 6 se decía lo siguiente:

IU es una organización republicana. Nuestro modelo de estado está unido a la consecución de la III República. IU coloca esta lucha como uno de los elementos centrales de su acción política. La organización debe fijar en su discurso y práctica política su decidida voluntad de que la III República española sea una realidad mediante el acuerdo activo, la participación democrática y la divulgación ciudadana de los valores, ética y contenidos del republicanismo. Nuestro republicanismo no está hecho de nostalgias sino de proyectos para hoy. El desarrollo de esta decisión implica una serie de actuaciones, formas de trabajo y expresiones públicas que sin caer en estridencias gratuitas manifiesten firme, serena e inequívocamente nuestra entidad y nuestra propuesta a la ciudadanía. En consecuencia uno de los trabajos de IU debe ser colaborar y aportar en la puesta en marcha del proceso constituyente de la III República.

Y ya que hemos llegado hasta aquí, lean La Constitución como texto sagrado, una original aportación al debate de don Miguel Izu.

Venga... meta ruido por ahí



Tagged with →