barcogazaLos bloqueos criminales se pueden romper de dos maneras: una, la más recomendable, enviando misiles y bombas al ejercito que lleva a cabo tal bloqueo, al objeto de destruirlo, y la segunda, sencillamente desobedeciéndolo. En Gaza, el grupo resistente Hamas se encarga de lo primero, con escaso éxito, ya que los misiles que tiene son antiguos, cuando no de fabricación casera, por lo que su capacidad de destrucción es lamentablemente escasa, razón por la que el Ejército criminal de Israel campa a sus anchas por Gaza, asesinando gente de manera premeditada, calculada y brutal a niños, hombres y mujeres de toda edad y condición.

De lo segundo -desobedecer el bloqueo- se deben encargar movimientos de solidaridad con las víctimas, y esto es precisamente lo que están haciendo estos días el senador catalán de Izquierda Unida, Joan Josep Nuet, y un grupo de senadores y parlamentarios de Bélgica, Italia y Grecia que están a bordo del buque Free Gaza, que pretende llevar alimentos, medicamentos y ayuda humanitaria en general al territorio palestino martirizado por Israel. A finales de diciembre, otro buque, el Dignity, perteneciente también a la organización pacifista Free Gaza ya tuvo problemas con la armada israelí que le embistió y tiroteó en aguas internacionales cuando intentaba llegar a Gaza para entregar ayuda humanitaria, todo ello sin atravesar en ningún momento aguas territoriales israelíes, por lo que la actuación de la armada del estado que no tiene derecho a existir fue ilegal en todo momento. Ante la actuación criminal de la marina pirata israelí, el barco -seriamente dañado- tuvo que desviarse hacia Líbano.

Joan Josep Nuet ha explicado que en esta ocasión, el buque de la organización pacifista tiene intención de llegar a Gaza, sorteando cualquier obstáculo que los piratas israelíes intenten poner en su labor. Por eso, han hecho llegar al Gobierno de Israel un listado completo de todos los parlamentarios y senadores europeos que viajan en dicho barco, junto a activistas pacifistas, observadores internacionales y periodistas, a fin de que sepan que si atacan al barco y no lo dejan llegar a Gaza, todo ello en aguas internacionales y en ningún caso israelíes, estarán creando un grave conflicto internacional. Free Gaza pretende, con estos heróicos barcos, establecer una línea permanente entre Chipre y Gaza, para hacer llegar ayuda humanitaria -especialmente medicinas y alimentos- a la martirizada población palestina de GazaEstá previsto que el Free Gaza salga este lunes, 12 de enero, a las 11 de la mañana -hora española- del puerto de Larnaca (Chipre). La tripulación la integrarán 35 personas de varios países, entre ellas hay médicos, periodistas, observadores de derechos humanos y 5 diputados (además del senador Nuet, hay parlamentarios de Grecia, Chipre, Bélgica e Italia, en este último caso, un ex-diputado). El trayecto de Larnaca hasta unas 20 millas antes de llegar a Gaza -todavía aguas internacionales- se calcula que será de 13 horas.

Según explica Nuet, en una nota de prensa de EUiA, los organizadores de Free Gaza (entre los que hay abogados palestinos especializados en Derecho Internacional) les han dado instrucciones respecto a cómo actuar para su seguridad en todas las situaciones en que se pueden llegar a encontrar. Así, los integrantes de esta misión humanitaria se han repartido en lo que denominan “grupos de afinidad” para la protección mutua.

Los activistas saben que pueden ser abordados y detenidos en el mar o en tierra en el caso de poder desembarcar en Gaza. Lo que tienen claro es que intentarán cumplir con su objetivo -llegar a Gaza y entregar el cargamento de medicinas, material quirúrgico y alimentos-, aunque tienen decidido retirarse si hay violencia por parte de la armada israelí

El senador Joan Josep Nuet y la corresponsal de El Mundo en Oriente Medio, Mónica G. Prieto, son los únicos españoles en la misión de “Free Gaza”.

Como los medios de comunicación informan poco -por no decir nada- sobre este asunto, procuraremos estar atentos.

Más información en el blog de doña Angels.

Venga... meta ruido por ahí



Tagged with →