79393 Sionismo ArgentinoHe procurado no intervenir en los enfrentamientos personales que José Luis Prieto ha mantenido con algunos amigos míos -bellísimas personas en ambos casos, como son Kabila y Acero Bolchevique– en algunas de sus últimas entradas. A pesar de ello, he acabado interviniendo, y lo he hecho precisamente para limar asperezas y evitar el “linchamiento” de Prieto, y en una ocasión, a petición suya, incluso, para defenderle de insultos que me parecían injustos. ¿Tengo que callar y tolerar ahora los que me dedica a mí, personalmente -no se pueden interpretar de otra manera los insultos a los 140 autores que formamos parte de I Love IU– en su última entrada, intitulada “Comparen“?

José Luis Prieto compara en dicha entrada a I Love IU -el agregador que impulso y coordino, junto a algunos compañeros de IU- con un agregador de páginas fascistas, y compara al Partido Comunista de España con el Frente Nacional, olvidando quizás que el partido en el que él mismo milita estaba haciendo juegos florales en el exilio cuando en España morían a centenares los militantes comunistas que luchaban por la libertad y contra la dictadura. Para colmo, emplea el apelativo “comunista” siempre como insulto.

José Luis Prieto se ha mostrado estos días muy cercano a los crímenes cometidos por el Ejército de Israel en Gaza -que a su juicio son simples errores fruto de la torpeza-, y todo su comentario sobre el alto el fuego de Israel es un lamento en twitter . Un lamento. José Luis Prieto llama nazis a los demás, incluyéndonos a mí y a varios compañeros de Las Ideas y de I Love IU, pero en cambio lamenta el fin de los ataques a Gaza.

Como me dijo él mismo el otro día, cuando me llamó para pedirme mediación en su conflicto con Acero Bolchevique, “si no sabes bailar, no salgas a la pista“. Cuando uno está dispuesto a manifestar su comprensión con actuaciones criminales como las de estas últimas semanas del Ejército de Israel, debe esperar respuestas, y respuestas contundentes. Su permanente actitud de amenaza a quien discrepa de él con la denuncia ante los tribunales es una muestra de cobardía, deshonestidad intelectual y falta de talante político que rechazo.

Tagged with →