Queda poco tiempo para que sepamos si yo tenía razón, y Obama es cómo el resto de los presidentes de los Estados Unidos, sólo que negro, o por lo contrario es un gran tipo. 100 días de prueba es lo que ha dado Amnistía Internacional a Barack Obama para saber si es un bluff o no lo es. Espero equivocarme, pero yo creo que en la izquierda europea en general, y en la española en particular, se le ha atribuido una plusvalía política a ser el primer presidente negro que no le corresponde. Que sea negro o que sea blanco, es irrelevante. Ya sabemos que no es contrario a la pena de muerte, lo cual en mi opinión le descalifica globalmente, como persona, como político y como gobernante de cualquier democracia. Ahora nos queda por saber si sus promesas de cambio son reales o son brindis al sol, si las ilusiones que ha provocado en millones y millones de personas dentro y fuera de los Estados Unidos tienen alguna esperanza de convertirse en realidad o son simples lecciones magistrales de marquetin político.

Para ello, Amnistía Internacional ha elaborado una lista de tareas que los ciudadanos del mundoque firmemos la iniciativa le proponemos al presidente Obama, una lista de tareas bien sencilla de cumplir si hay voluntad para ello. Son 17 medidas encaminadas a tres grandes objetivos, y tiene 100 días para cumpliralas.

Los objetivos del desafío al presidente Obama son tres principalmente:

  • Anunciar un plan y una fecha para cerrar Guantánamo
  • Prohibir la tortura y otros malos tratos, tal y como están definidos en el derecho internacional
  • Garantizar que se constituye una  comisión independiente de investigación sobre los abusos cometidos por Estados Unidos en la guerra contra el terror.

Yo ya he desafiado a Obama. Hágalo usted también, por favor.

Tagged with →