Los hechos:

1.- Ucrania le debe a Rusia unos 2.118 millones de dólares en concepto de atrasos de la factura del gas

2.- El precio de mercado del gas natural procedente de Rusia es de 418 dólares cada mil metros cúbicos. Este es el precio al que lo pagan los diferentes países de la Unión Europea.

4.- Rusia -que no tiene ninguna obligación de subvencionar el gas a Ucrania- demanda a Ucrania que este año, pague el gas a 250 dólares cada mil metros cúbicos.

5.- Ucrania se niega a pagar más de 210 dólares por cada mil metros cúbicos, es decir, la mitad de lo que pagan los países de la unión Europea. Además, quiere aumentar la tasa que le cobra a Rusia por el paso del gas natural ruso camino a la Unión Europea por su territorio.

6.- Como no hay acuerdo para la venta del gas ruso a Ucrania, Rusia deja de suministrárselo cuando vence el acuerdo anterior, que es el 1 de enero de 2009. A las 7:00 de la mañana, con siete generosas horas de regalo, cierra el grifo.

7.- A las 36 horas de este cierre, se comprueba que Polonia, Bulgaria, Hungría y Rumanía tiene problemas de abastecimiento de gas, debido a que Ucrania está robándolo. Para prevenir esta circunstancia, Rusia ha introducido en los gasoductos que llegan a la Unión Europea por Bielorrusia y por Turquía 52 millones de metros cúbicos de gas diarios adicionales, lo que supone un aumento del caudal en un 16%.

Estos son los datos. Es un miserable chantaje a Rusia, que corta el grifo a Ucrania de manera estrictamente simbólica, al  inyectar esos 52 millones de metros cúbicos diarios en los gasoductos que llegan a Europa central y occidental. De esta forma, Rusia garantiza que los ucranianos no se van a morir de frío, al dar por descontados esos miles de millones de metros cúbicos diarios que está robando a la Unión Europea la cicatera Ucrania.

Y en medio de este miserable chantaje, la Unión Europea, en lugar de hacer lo que corresponde, que es exigir a Ucrania que no robe el gas que sí paga, y a su precio, acusa a Rusia de no ser capaz de garantizar el suministro a Europa. ¿Como es posible que la Unión Europea sea tan indolente y esté tan vendida a los intereses de Estados Unidos, como para que no se dé cuenta de que el adversario en este conflicto es Ucrania, y no Rusia? ¿Cómo es posible que quien haya puesto una demanda ante la Corte Internacional de Arbitraje de Estocolmo para que Ucrania garantice el tránsito del gas a Europa sea Rusia y no la propia Unión Europea o los países más afectados por la falta de suministro?

¿Es posible que la Unión Europea esté dispuesta a servir al interés estadounidense de aislar a Rusia hasta el punto de perjudicar a sus propios ciudadanos poniendo en peligro el suministro de gas en pleno invierno?.

Si, parece que es posible, como estamos comprobando estos días.

Venga... meta ruido por ahí



Tagged with →