Wall-e barrió la crisis

Posted · 35 Comments

A Sueldo de La HabanaPor don Lucien de Peiro

Durante el año 2008 fui al cine en 90 ocasiones. Es posible que al menos 80 de esas películas las haya visto en versión original, porque tengo la fortuna de vivir en el área metropolitana de una gran ciudad, y eso es fundamental para poder ver cine no doblado. Me voy a permitir el lujo de repasar las películas que más me gustaron durante el pasado año. Sé que el politburó del Partido Comunista Cubano me perdonará tamaña subjetividad y continuará pagando mis emolumentos.

La primera película digna de ser mencionada que vi en 2008 era de animación y se titulaba Persépolis, basada en un conocido cómic francés que denuncia ciertos aspectos de la sociedad iraní. A continuación llegó una de las mejores películas del año, 4 meses, 3 semanas y 2 días, que nos mostraba de lo que era capaz el cine rumano con un asunto tan peliagudo como el del aborto, asunto que Juno, poco después, tocaba de forma mucho menos dramática, gracias a una excepcional actriz adolescente que interpretaba a las mil maravillas a una chica de arrolladora personalidad y gracias también a un guión fresquísimo. Fue entonces cuando Julian Schnabel nos trajo La escafandra y la mariposa, desconcertante propuesta que me fascinó. Pero la película rara del año, la película “freaky”, como dirían los angloparlantes, llegó a continuación, y reconozco que no las tenía todas conmigo al entrar en la sala. Mis temores desaparecieron ante su enternecedora y simpática categoría; hablo de Viaje a Darjeeling. La siguiente gran película llevaba la marca del Oscar y la cara de Javier Bardem: No es país para viejos, que me reconcilió con los hermanos Coen como no me pasaba desde “Fargo”. Basada en una novela del gran Cormac McCarthy, es una película magistral.

Con El silencio después de Bach tuve una interesantísima sesión de cine de autor no apta para palomiteros gracias a Pere Portabella, y con Pozos de ambición sentí que asistía a una de las películas de la década. Con el paso de los meses empiezo a creer que Paul Thomas Anderson nos ha legado una obra maestra instantánea, algo que sólo me atrevería a decir de un par o tres películas cada año. Y qué decir de Rebobine, por favor, de Michael Gondry, que cumplió con creces con todos los requisitos que le exijo al buen cine, dejando clara aquella máxima que nos habla de la magia del séptimo arte. Poco después, tuvo que ser todo un veterano como Sidney Lumet el que me concediese el placer de asistir a una sesión especialísima gracias a la mejor película de su larga carrera: Antes que el diablo sepa que has muerto. El tiempo dirá si, como todo indica, estamos ante una obra maestra del que antes era conocido como autor de “Doce hombres sin piedad”.

Una de las cinematografías a las que menos acostumbrados estamos es la brasileña y desde aquel país llegó Tropa de élite, documento de enorme impacto y demoledora factura que, al contrario de lo que sucede con buena parte del cine de acción facturado en Hollywood, carece de intenciones moralizantes de tinte parafascista (“Venganza”, con Liam Neeson, ejemplificaría ese tipo de cine tan abominable), a pesar de que la temática empujaba en ese sentido y de que muchos lanzaron semejantes acusaciones, simplemente estúpidas. Lejos de Brasil, en otro rincón de un planeta llamado Tierra, que se encontraba en situación apocalíptica, con un pequeño robot recogiendo basura, se situaba el punto de partida de la que, a mi juicio, ha sido la mejor película de 2008, una verdadera obra de arte parida por una factoría de artesanos que película tras película consiguen superarse a sí mismos pero que esta vez han alcanzado cotas de sublime perfección jamás vistas en el cine de animación. Hablo de Pixar y de su obra maestra absoluta Wall-e. Las esencias del séptimo arte, que se encuentran en la etapa muda, y un poder de fascinación inigualable, producto de un nuevo derroche de imaginación por parte de sus autores, son los culpables de que estemos ante una joya del cine para la que no soy capaz de elucubrar pero alguno.

No muy lejos del cine de animación se sitúa la siguiente gran película que vi, la que posiblemente sea la mejor película con superhéroe de la historia, gracias al genio de Cristopher Nolan, que nos ha regalado, obviamente, el mejor Batman que se recuerda, en el que un Joker antológico es capaz de levantar los colores al mismísimo Jack Nicholson, en su momento tan celebrado. Si, señoras y señores, me refiero a El caballero oscuro, la tercera obra maestra instantánea del año tras “Wall-e” y “Pozos de Ambición”. Mientras tanto, los últimos meses no han sido los mejores, aunque siempre aparecen películas capaces de congraciarte con la butaca, y una de las últimas ha sido la impactante Gomorra, tremendo ejercicio desmitificador de la mafia, radiografía despojada de todo glamour de una sociedad enferma, de un pueblo carcomido por el crimen organizado, que nunca se vio en lides tan patéticas (y reales).

Cierro este apresurado repaso a lo que considero como el mejor cine de 2008 con dos fantásticas películas. En primer lugar con la revelación indie estadounidense de la segunda mitad del año, titulada Buscando un beso a medianoche, en la que saltan a la vista elementos propios del cine más fresco e inspirado. Y en segundo lugar, para terminar, la nueva ración de maestría del último clásico: Clint Eastwood. No pensé que lo diría, pero hasta Angelina Jolie lo hace bien en El Intercambio, película que pone de manifiesto la podredumbre del imperio, las enormes y dramáticas contradicciones de una sociedad crónicamente enferma. La mano del gran maestro que alguna vez protagonizó cine parafascista como el que mencioné antes (la saga de Harry) vuelve a dar en el clavo cinematográfico con otro de sus derroches de sensibilidad, tacto y buen gusto cinematográfico. Y aprovecho el comentario sobre Angelina Jolie para apuntar que fue precisamente ella la que protagonizó la mayor bazofia del año, una película infumable que merecería ser aniquilada, titulada “Wanted”.

Desde La Habana me preguntan si he visto Che, el argentino. Mi respuesta es que sí, pero que hoy no me apetece añadir connotaciones políticas a este escrito. Tan sólo apuntar, y presumir, que el día 1 de este primer mes del año, en el cine Cameo de Edimburgo, pude asistir al pase en primicia de las dos partes del Che de forma consecutiva. Parece que en Cuba no ha convencido plenamente esta radiografía de Steven Soderbergh, pero me permito apuntar que, como mínimo, se trata de un acercamiento honesto a dos episodios clave de la trayectoria de este icono del s.XX.

35 Responses to "Wall-e barrió la crisis"
  1. Javi dice:

    Quitando “el caballero oscuro”, que no me convenció en absoluto, coincido con las seleccionadas.

    De las que mentas haría un podium personal con Persépolis, Tropa de élite y Juno.

    ¡Salud!

  2. Don Daniel dice:

    Como a mí no me paga el gobierno de La Perla de la Antillas, ni creo que aceptase, es decir, que soy estodiante y parado. Y pese a tener el cine bajando por mi calle, apenas 100 m. La última vez que asistí al Kino fue a ver Minority Report o La Venganza de los Sith, no recuerdo bien.

    Sin embargo le alabo el gusto por la versión original, yo también la practico cuando tengo ocasión. Es mejor oir las voces orignales de los actores, es el 80 % del trabajo actoril.

    En cuanto a su selección coincido en las que coincido. Hay muchas que no he visto. Las que sí están en mi sección “Recomendaciones cinemátograficas” bajo la etiqueta de “cine”.

    Centrandonos en títulos:

    Persepolis me encanto y la recomendé en cuanto llegué a casa, si bien no le veo por ninguna parte la ventaja de verla en V.O.

    No country for old men, se me hizo un poco larga. ¿Se puede creer que en la version doblada no es el propio Javier el actor de doblaje?

    Una que no recomienda y que no he visto es “Vicky Cristina Barcelona”, que trata según tengo entendido de la confusión de acentos entre el inglés y el español… Doblada: Que país!.

    La version original permite entender dialogos que la versión doblada no permite, como ejemplo el típico – Ah, eres de Londres.
    En español no se capta la diferencia de acentos.

    Procurare ver el resto de película que recomienda y que no he tenido la suerte de ver.

  3. @Javi: vaya, veo que no le gustó El caballero oscuro. Cuando Cristopher Nolan cogió las riendas de Batman era difícil imaginar el vuelco que le daría a la saga. Nunca fui muy aficionado a Batman, aunque reconozco el toque que Tim Burton dio a las primeras dos películas de la saga. Lo que vino después, con Joel Schumacher (creo) y malos como “Gobernator”, no valía mucho. Entonces, a un tío que había hecho algo tan excepcional como Memento se le encargó extraer la parte más oscura e impenetrable del héroe, y lo hizo con maestría regresando a los inicios. Aquella primera de Nolan fue buenísima, excelente, magistral, pero con esta última se ha superado. No tiene nada que ver, pero con James Bond ha sucedido algo similar: aprovechando la marcha de Pierce Brosnan y la llegada de Daniel Craig, se hizo un replanteamiento de la saga. Lo primero fue recuperar los textos originales de Fleming y en segundo lugar (y aquí las similitudes artísticas con el Batman de Nolan) se oscureció notablemente al protagonista, repleto de aristas, traumas y obsesiones. Tanto en un caso como en otro los responsables han conseguido que el interés aumente, que los personajes en cuestión sean más interesantes y que ambos se muevan en fronteras donde la ética cuelga de un hilo, de modo que tanto Daniel Craig como Christian Bale pueden ser vistos como buenos y como malos al mismo tiempo. Un detalle significativo, por otro lado, es que mientras Nolan ha aumentado o, como mínimo, mantenido el listón de su primera incursión, en el caso de Bond se ha perdido algo por el camino, de modo que Quantum of Solace no es tan estupenda como Casino Royale. Incluso es flojita. Daniel Craig sigue siendo un tipo atormentado (incluso más en esta última) pero el director… ¿cómo se llamaba?… Mark Foster (el de Monster’s Ball, excelente película) se pierde con un trabajo sin respiros que deja la historia algo coja y asfixiante, como un vino que no ha respirado.

    Bueno, no es mi intención convencerle de lo buena que es El caballero oscuro. Tan solo intento explicarle dónde encuentra uno sus puntos de máximo interés. En cuento a la factura visual, espectacular y nada excesiva (un problema de este tipo de películas que aquí no aparece), estamos ante otro de los aciertos. El Joker de Heath Ledger, el gran protagonista de la función, hace el resto.

    Pero vaya, no me cansaré de decir que estamos en terrenos muy subjetivos y reconozco que su podium es excelente.

  4. Javi dice:

    Mi gran pega a “el caballero oscuro” vendría más de lo poco creíble que me resulta la trama de los “dilemas morales” que bañan la peli. Me pareció que era todo un poco pueril (llega a su cúlmen con lo de los barcos y los prisioneros haciendo de ciudadanos modelo).

    El giro al “lado oscuro” de Dos Caras era bastante pobre, y el Joker sinceramente me es imposible decir si lo hizo bien o mal: es un personaje que como está pasado de vueltas no puedo distinguir si el acto sobreactúa o lo clava. Hay situaciones en las que yo me preguntaba “¿cómo se ha llegado a este punto?”, como si faltase algo (la escena del Joker jodiendo el hospital me perdí, no la entendí, como si hubiera ido a mear y me hubiera faltado el cómo se llegaba a eso), igual es que presté poca atención (seguramente tenía mi “chip” en modo “peli de superhéroes”)

    Para mi gusto además un poquito larga.

    PD.: Memento peliculón, y las dos nuevas pelis de Bond sencillamente geniales. Nunca fui fan de las pelis de Bond porque me tocó crecer con el anterior y siempre me pareció que estaba muuuuy pasado de rosca todo, pero estas dos últimas son entretenidísimas y buenas. Además la última mete un rollo bolivariano tipo “guerra del agua en Cochabamba” XD

  5. Jorge F. dice:

    @Don Daniel:

    “La version original permite entender dialogos que la versión doblada no permite, como ejemplo el típico – Ah, eres de Londres.
    En español no se capta la diferencia de acentos.”

    Oiga, y cuando la película es en bretón o en turco. ¿también disfruta tanto con los diálogos originales?

    Es que me extraña, existe cine en otras lenguas que no son las de Chespir y dudo que usted las domine todas.

  6. Javi dice:

    Ah, se me olvidaba: coincido con usted en lo de No es país para viejos: desde Fargo no hacían algo así. De hecho el resto de su obra por mi podría olvidarse tranquilamente…

    El personaje de Tommy Lee Jones recuerda al de Frances McDormand (la comisaria del pueblo que era ultra sagaz) en Fargo.

    Ah, y me gustó también este año Sweeney Todd. Me parece que se recordará como una de las timburtonianadas mejores que ha hecho.

    Salud.

  7. @Don Daniel: si le cuento lo que me paga el politburó del Partido Camunista Cubano, entendería que no me llega ni para pipas. Uno tiene su trabajo y, la verdad, me gasto mucho dinero en el cine al final del año. Pongamos un precio medio de 6.5 euros por sesión, que multiplicado por 90 sesiones me da un gasto para 2008 de casi 600 euros. Vaya, que casi me he gastado 100 mil de las antiguas pesetas en ir al cine. Dicho así no cabe duda de que más me valdría tirar de la mula o de algún programa p2p, pero no es lo mismo sentarse en una gran sala que en el sofá de casa. Las diferencias son A-BIS-MA-LES. No hay color, vaya. Por otro lado, como suelo decir, me gasto el sueldo en unas cosas, pero prescindo de otras. Creo que la mayor parte de mis gastos son en cultura. Entre libros, música, cine y restaurantes se va el grueso de los euros que cobro mensualmente. Tengo la suerte de no pagar hipoteca alguna, enorme ventaja, y no tengo hijos, que no digo que sea una ventaja ni un inconveniente, pero no cabe duda de que es algo que se nota a la hora de hacer números.

    Volviendo a su comentario, veo que coincidimos en cuanto a la importancia de la versión original. Nunca he sido un apologista de la VO. Siempre me ha gustado ver ciertas películas dobladas porque en el fondo uno es esclavo de unas costumbres impuestas de las que es difícil desligarse. Lo que ocurre es que reservo los doblajes para películas discretas, de pura acción o palomiteras. Vaya, no me preocupa mucho haber visto Quantum of Solace doblada pero, siguiendo su estela, considero un pecado mortal ver Vicky Cristina Barclona de esa manera. La última de Woody Allen sólo merece la pena en VO. Es una de esas películas que pierden su sentido con el doblaje. Lo mejor de la película es la aparición de Penélope Cruz y sus escenas son inimaginables si se doblan. Es que no quiero saber ni cómo quedarían… estúpidas a buen seguro. Es clave verla en versión original. Veo, por cierto, que no ha visto la película que el gran Woody Allen hizo en la ciudad que a un servidor le vio nacer. Para ser positivos, es que me gustó. Me gustó como me gustan esas cosas agradables de ver, moderadamente divertidas y sin grandes pretensiones. No es una mala película, pero para los que hemos seguido asiduamente a Woody Allen desde hace años, esta última mantiene el listón de los últimos años, en los que sólo Match Point apunta maneras de genialidad. He visto en cine todas las películas de Woody Allen desde Misterioso asesinato en Manhattan, una obra maestra que deja a esta última en su sitio, y aunque lo mejor de este genio lo he tenido que ver en el sofá de casa, no es lo mismo cualquiera de las últimas pedlículas de Woody que sus obras maestras absolutas, entre las que destaco “Hannah y sus hermanas”, “Delitos y faltas” y “Maridos y mujeres”.

    Recuerdo ahora que Antonio Banderas se dobló a sí mismo en sus primeras incursiones en Holywood y la verdad es que resultaba penoso.

    En fin, ya me contará si ve alguna de las películas que no ha podido ver todavía. Sea como sea, recalco que estamos en un terreno abonado a la subjetividad y que por mucho que pongamos razones para justificar la buena o mala impresión que nos ofreció una película, hay un componente inasible que depende mucho del juicio personal que cada uno tenga, y eso es importante y necesario.

    Saludos.

  8. @Javi: Entiendo lo que dice de El caballero Oscuro. No anda del todo desencaminado en sus comentarios (desde mi punto de vista, claro), especialmente en relación a la escena de la barca, pero creo que hay que tomarse a Batman como un cómic y en los cómics se producen ese tipo de excesos en cuanto a dilemas morales en los que sólo vale Banco o Negro. De ahí mismo extraigo mi positiva valoración del Joker, para el que acepto el exceso que lleva dicho personaje. Pero, reincidiendo en algo que he dicho en el comentario anterior: poco podemos hacer frente a nuestras subjetividades, por lo que no hace falta que le demos muchas más vueltas a esta película. Por otro lado debería volver a verla (en casa esta vez) para ver si mis impresiones han sido contaminadas por el paso del timpo y deben ser puestas al día, cosa que no sería la primera vez que me pasa.

    Sí, Memento es un peliculón, pero reincido en lo que dije de Bond: Quantum of solace no es tan buena como Casino Royale. Hasta el tema del agua boliviano (que si algún directivo de Agbar ve la peli le dará un soponcio) resulta algo esquemático. Creo que a la película le falta al menos media hora para centrar más a los personajes, para permitir respirar al guión y profundizar en las diferentes áreas temáticas (como lo del agua) y para sacarle el máximo partido a las escenas de acción, que no permiten respirar. Eso sí, es muy entretenida, pero Casino Royale no lo era menos y era mucho más redonda.

    Sobre lo que apunta de los Coen veo que coincidimos. De todas formas, debo decir que la última película que han hecho con George Clooney, titulada Quemar después de leer no era despreciable. Como mínimo era mucho mejor que la insípida “Crueldad intolerable”. Pero vaya, desde Fargo no habían hecho algo como la que protagonizó Bardem, que es irreprochable y que, por una vez dignifica el Oscar a la mejor película, cosa muy rara de ver. Y estoy totalmente de acuerdo con la comparación que hace entre el Tommy Lee Jones de ésta y la Frances McDormand de Fargo. Son papeles muy similares. Tiene razón y recuerdo ahora haberlo pensado al salir del cine. Para mi gusto Frances estaba mucho mejor, con un papel que, por cierto, le valió el Oscar a mejor actriz. En cuanto a Tommy Lee Jones, cumple, porque es un gran actor, pero su gran papel de este año fue en una película bastante discreta: En el valle de Elah. LA película no me emocionó (al contrario), pero reconozco que Tommy Lee Jones hacía una interpretación prodigiosa, una de las mejores que he visto en mucho tiempo. “En el valle de Elah”, además de resultar altamente propagandística y absolutamente tibia en relación a la guerra de Irak, me demostró algo que tengo clarísimo: que Paul Haggis es un excelente escritor (Million Dollar Baby, Crash) pero un discreto director de cine (Crash). Por eso, mientras Clint Eastwood convertía a Million dollar baby en una excepcional película, Paul Haggis no supo alcanzar el nivel de genialidad del maestro con Crash, por mucho Oscar que ganase esa película (Million dollar Baby es otro de los escasísimos ejemplos que dignifican a los Oscar).

    En cuanto a Sweeney Todd, mmm… mire, es una buena película, pero me aburren un poco estos musicales de Bradway llevados a la gran pantalla. Si pude verla con agrado fue precisamente porque Tim Burton lograba una atmósfera soberbia, conseguidísima, pero las cancioncitas me huelen a algo demodé. HE sido un gran amante del cine musical de Hollywood, pero hoy en día sólo despiertan mi atención cosas como “Todos dicen I Love You” o “Bailar en la oscuridad”, en las que la música cambia de registro o en las que sus directores han tratado de romper esquemas. Lo que está claro, y en eso coincido con usted, es que Tim Burton es buenísimo y consigue que hasta los chorros de sangre que aparecen en la película resulten de lo más poético.

  9. Dr. Marcus Welvy dice:

    La verdad es que por los mismos motivos que usted ha dicho que mejor tirar de la mula, son los que me impiden ir al cine… así que no voy mucho… es que está muy caro, oiga… pero al final tampoco tiro de la mula… así que no he visto ninguna de esas que ha citado. Una lástima, tendré que verlas en el sofa de mi casa.

    Lo que me gustaría comentarle es que las peliculas de Harry Callaghan no son tan fascistoides como parecen…

    Harry nunca empieza un tiroteo, muchas veces comenta lo mal que le sabe haber matado a alguien (aunque nunca se lo dirá a la cara a la víctima), y sus películas casi siempre (diría siempre pero no las he visto todas) hablan de grupos que se saltan la ley para sus fines, y Harry está en medio porque él cree en que la ley debe de ser respetada. Si los malos (porque son mala gente) las emprenden a tiros con Harry, el responde y es mejor tirador.

    Pero él tampoco es bueno del todo… también se salta las normas y sabe que si estuviera al otro lado de la placa seria perseguido por criminal.

    Al fin y al cabo, vive en un mundo muy violento, y él quiere sobrevivir…

  10. @Jorge F.: hombre, debo decirle que, por ejemplo, una película como 4 meses, 3 semanas y 2 días no la entenderás a menos que seas rumano, pero que no obstante es imprescindible verla en VO. No es obligado entender lo que dicen, porque el lenguaje depende enormemente de los tonos, de muchas cuestiones que se pierden en un doblaje.

    De todas formas, personalmente tengo la tendencia a considerar imprescindibles en VO aquellas películas en las que la cuestión actoral es decisiva, hablen el idioma que hablen. Defiendo el cine en VO pero no quiero crucificar a los dobladores, que muchas veces son artistas. El problema es que su trabajo, que puede ser excelente, acostumbra a tapar el trabajo de los demás.

    Oiga, Don Jorge F., ¿qué opina usted del doblaje? ¿Busca las películas en VO o no le da demasiada importancia?

  11. @Dr. Marcus Welvy: Oiga, tiene parte de razón. Creo que el comentario sobre Harry puede resultar algo excesivo, aunque sostengo que forma parte de un tipo de cine que de un modo u otro justifica las actitudes reaccionarias de la policía. Éste es un tema delicado, porque Don Siegel no era un mindundis y sabía moverse en la finísima frontera que separa el fascismo de la expeditividad. Harry es un personaje de dudosa moralidad y creo que eso queda bastante patente en sus películas. Decirle a un criminal que tiene una pistola a mano (mientras se le apunta) aquello de “alégrame el día”, para que permita una ejecución justificada, no creo que sea una actitud edificante para un agente de policía. Harry tiene el gatillo muy suelto y eso es algo que se puede ver con facilidad. La frontera, como digo, es difícil de definir, porque por otro lado este tipo de películas acostumbran a ponernos frente a criminales absolutamente abominables, malos hasta un punto caricaturesco, y es entonces cuando entendemos (y a veces aceptamos y apoyamos) que se les ajusticie o ejecute sin piedad. De acuerdo, puede que hicieran un gesto sospechoso, que intentasen disparar o lo que fuese, pero al final, si analizas las películas policiacas estadounidenses, salvo escasísimas excepciones, son películas en las que se justifica la violencia de las armas mediante situaciones altamente caricaturescas.

    Sea cómo sea, es un tema que me interesa mucho. Hay infinidad de películas que pueden ser acusadas de fascistas o como mínimo reaccionarias. El cine americano es capaz de lo mejor y de lo peor, pero en términos ideológicos es una maquinaria perfectamente engrasada en la que el sistema nunca es malo. Los malos son siempre las ovejas negras, los descarriados, pero el sistema no se equivoca, porque EEUU es una gran nación que no puede estar podrida. En fin, este tema necesitaría un hilo a parte que no descarto para un futuro.

  12. Don Ricardo dice:

    Pues yo soy palomitero.

  13. Indio dice:

    @Don Ricardo: ¿de microndas? Lo digo por lo de Cine de Barrio…

  14. Jorge F. dice:

    @Lucien de Peiro:

    Veo muy poco cine y el poco que veo por gusto acostumbra a ser de hace más de 50 años.

    El poquísimo cine actual que veo, lo veo por obligación, por acompañar a mis alumnos, y es tan malo que me daría igual verlo doblado al rumano o al guaraní.

    La última peli que vi en un cine fue la última de Indiana Jones, perdón por la redundancia, y me pareció “más de lo mismo”, un bodrio vistoso.

    En casa, las tres últimas que he visto son de Cantinflas. Por acompañar a mi suegra, que le encantan. Desde luego, Cantinflas doblado perdería el 99,99 % de su gracia.

  15. Jorge F. dice:

    “El experimento”. Esa la he visto en casa y me ha gustado. ¿Pasan películas como esa en los cines?

  16. Don Daniel dice:

    Es cierto, en parte, lo de “Ah eres de Londres?” e refiere sólo al inglés. Pero es un argumento a favor de la V.O. Hay, por suerte más de 700 lenguas en el mundo, cierto es que “dominar” sólo el Inglés y malamente. Pero chapurreo una decena. Que sólo es el 1%. Y me averguenzo de ello.

  17. Don Daniel dice:

    En cuanto a doblarse a si mismo, suele dar un resultado penoso. No es lo mismo ser actor que actor de doblaje,

    Lo de vivir en la villa de Madrid es una ventaja para ver cine, porque puede ver peliculas extrenadas con dos copias. Aquí en la periferia, sólo hay películas USAmericanas, por lo que recurrir al p2p es cuasi un derecho.

    Yo mi escaso, y casi siempre menguante, saldo, lo dedico al 33% a libros, otro 33% viajes y lo que queda y a veces más a Estrella de Levante.

    PD. Tendrá los cines más accesibles pero vaya, vaya aquí no hay playa. No me cambio.

  18. @Jorge F.: ¿El experimento? ¿Esa es la última buena que recuerda? Vaya, veo que no va mucho al cine. Recuerdo aquella película perfectamente. “Das Experiment”, se titulaba en el aleman original, y la comparaban con el gran hermano, que entonces ya hacía furor en nuestra pequeña pantalla, aunque pocos mencionaban a Orwell al referirse a ella. Era una película correcta, cinematográficamente hablando, sin grandes aspavientos. Temáticamente hablando era (y es, que se puede ver) otra cosa: demoledora, durísima. Oiga, Don Jorge F., ¿sabe la cantidad de buen cine que se está perdiendo? ¿Cómo puede ser que la última película que haya visto sea Indiana Jones, cuando precisamente se trata de una de las peores del año? En su momento tuvieron su gracia las películas de Indiana Jones pero esta última no hay por dónde cogerla, salvo por la interpretación de Harrison ford, que afortunadamente no hace una caricatura de sí mismo y sabe reírse de su madurez. En las primeras películas de Indiana Jones sucedían cosas inverosímiles y la acción podía resultar poc menos que increíble por momentos e incluso se añadían elementos de ciencia ficción, como aquel del arca de la alianza. Pero todo iba aderezado de un humor que lo hacía todo llevadero y un ritmo trepidante que se dosificaba espléndidamente. De hecho creo que “En busca del arca perdida” es una obra mestra, una película que revitalizó el cine de aventuras y que abrió la puerta a una buena cantidad de producciones que bebieron de sus fuentes. Con “En busca del carca perdida” el cine de acción y aventuras entró en la modernidad, superando ciertos anquilosamientos del pasado, un pasado estupendo (gracias a películas como “Lawrence de Arabia”, pero que necesitaba soltar lastre y limpiarse la naftalina con un nuevo tipo de héroe algo menos héroe y más antihéroe. El Doctor Jones cumplía a la perfección ese cometido y el binomio Lucas-Spielberg se lo curraban a la perfección.

    La última y reciente película de Indiana Jones, la cuarta de la saga, ha perdido todo eso por el camino. La acción es inverosímil hasta un punto que causa vergüenza ajena, los chistes son malos (la escena de las arenas movedizas, cuando ayudan a Indiana a salir de ellas, es penosa y no hace ninguna gracia), la trama parece sacada de un mal cómic y los detalles de ciencia ficción ya no son aceptables, porque el final es “recargolat” hasta cotas descaradamente inaceptables. Vaya, que el final es una apoteosis de la exageración y el despropósito. En las otras tres películas (sobre todo en la primera y en la tercera de la saga) todo sucedía milimétricamente, con una lógica y un procedimiento narrativo aplastante, como si se tratase de un metrónomo o de un reloj de precisión. En esta cuarta entrega, la peor de la serie con mucha diferencia, es como si estuvieras sistiendo a un continuo traspiés. Sólo hubo un momento que me gustó mucho y fue la primerísima escena inicial, con una serie de vehículos circulando por una carretera en medio del desierto adelantando o, mejor dicho, siendo adelantados (si no recuerdo mal) por un coche de época con unos jóvenes de fiesta y cachondeo en su interior. Esa escena, que como digo abre la película, está excelentemente rodada, y demuestra la categoría técnica de Spielberg. Poco más bueno se puede decir de la película, que ni siquiera me enganchó a la butaca. Y esto lo dice alguien que, como le sucede a la mayoría, se lo ha pasado pipa con esta saga, definitivamente muerta.

    Don Jorge F., me parece estupendo que recuerde “Das Experiment”, pero le aseguro que hay películas mejores que se está perdiendo. Otra cosa es que busque una temática muy concreta, pero siempre hay cosas interesantes que ver. Mire, le voy a poner deberes: busque o intente ver Antes que el diablo sepa que has muerto, a mi juicio una de las mejores películas del año. Y se la recomiendo porque es una película muy accesible, vaya, que no requiere grandes esfuerzos metafísicos por parte del espectador, aunque si que da mucho que pensar. Es una película que puede gustar al aficionado más exigente y al palomitero más inquieto (porque hay clases y clases entre los palomiteros). Seguro que la puede conseguir y luego me cuenta lo que le ha parecido. Si esa película no le gusta le dejaré en paz y le dejaré con las películas de hace 50 años, una época maravillosa del cine… como TODAS.

    Saludos!

  19. Don Daniel, creo que aborda un punto interesante: el p2p es un derecho si no hay buen cine o sólo hay cine Usamericano. Fíjese que entre mi selección de películas hay muchas de Hollywood, y eso es porque realmente son capaces de lo mejor, y hacen muchísimo cine, pero al mismo tiempo son capaces de lo peor, y también hacen mucho cine malo, muchísimo. Generalmente es posible ver buen cine americano en muchos lugares de España, pero ahí se acaba el buen cine, salvo contadísimas excepciones. Yo no podría resistirlo sin buenas películas asiáticas, europeas de todo tipo y condición o de otras latitudes. Ahí es donde me considero afortunado por tener en Barcelona cines como los Verdi y los Renoir. Y tenemos playa, jejeje.

  20. Jorge F. dice:

    @Don Daniel:

    El día en que el cine no estuviera casi monopolizada por los angloparlantes, ver cine exclusivamente en los idiomas originales sería como si ahora leyeramos obras literarias en su idioma original.
    No nos enteraríamos de nada.

    ¿Puede leer usted a Tolstoi, a Panait Istrati, a Laxness,a Bjoernson, a Ba Jin… en su lengua original? No, ¿verdad?

    Toda esta polémica se basa en en predominio contra natura del inglés en la música y el cine para masas. En una situación cultural lingüísticamente normalizada te condenaría a desconocer plenamente el cine en muchísimas lenguas.

  21. Jorge F. dice:

    @Lucien de Peiro:

    Es un problema de falta de tiempo, me paso todo el tiempo libre trabajando.

  22. velvetpac dice:

    Saludos Don Lucien,

    Espero que haya disfrutado de sus vacaciones. Coincido en la mayoría de sus análisis, sobretodo me han gustado Pozos de ambicion, Rebobine por favor, Viaje a Darjeeling (¿conoce la obra de Wes Anderson?), y Antes que el diablo sepa que has muerto. No es país para viejos no acabó de satisfacer las esperanzas que tenía depositadas en los Coen, a pesar de las buenas actuaciones de Bardem Y Tommy Lee Jones. Ante obras como Fargo o Muerte entre las flores, el resto de sus películas flojean. Lo mismo ocurre con Quemar después de leer, es una película divertida, con buenas actuaciones pero queda lejos de la excelencia de las anteriores.
    Supongo que Persépolis, la película, reconstruirá viñeta a viñeta el comic, que si he leído y lo recomiendo.

  23. Saludos Don velvetpac,

    me encanta que a alguien le gustase “Viaje a Darjeeling”, porque son pocos los que la han visto y es una excelente película. Conozco a Wes anderson (hablo en términos de documentación), pero no estoy familiarizado con su cine. Sé que hizo una película con el gran Bill Murray, titulada “Life Aquatic”, si no recuerdo mal, pero no la vi. Se me escapó. También sé que hizo algo sobre una familia algo excéntrica (Tenembaums, ¿no?) que tampoco he visto, y no sé nada más de él. Creo que me alejaba de sus películas el presunto freakismo que las caracterizaba, de ahí que no las tuviese todas conmigo al entrar en la sala. Obviamente, quedé encantado con el resultado. ¿Qué me puede decir de esas otras dos películas de este director o de algunas otras que haya podido hacer? Estoy interesado en saber su opinión.

    Parece que discrepamos algo respecto a “No country fro old man”, aunque estoy de acuerdo con usted en la categoría de “Muerte entre las flores” y “Fargo” (y no olvidemos “Barton Fink”). Por añadir algo (por recrearme más bien), diría que la que protagonizan Bardem, Tommy Lee Jones y, no lo olvidemos, Josh Brolin, es otra cosa distinta, otro estilo, otra historia, aunque contiene elementos típicos de su cine, empezando por un humor negrísimo. Igual la vuelvo a ver (hace ya bastantes meses ahora) y modifico mi apreciación, que todo es posible, pero me fascinó su atmósfera, el ritmo narrativo y la caracterización de los personajes, sobre todo de Bardem y Brolin. Como dije antes en otro comentario, Tommy Lee Jones lo hace estupendamente, pero su gran papel está en una película, no obstante, más discreta: “En el valle de Elah”. totalmente de acuerdo con lo que dice de “Quemar después de leer”.

    Y sí, Persépolis refleja a la perfección el estilo y el espíritu del cómic.

    Saludos.

  24. @Jorge F.: no trabaje tanto, Don Jorge F., que no puede ser bueno (y lo digo yo, que no paro), jejeje.

  25. velvetpac dice:

    @Lucien de Peiro:

    De todas sus películas: Bottle Rocket, Academia Rushmore, The Royal Tenenbaums, Life Aquatic y Viaje A Darjeeling, tan solo he visto las tres últimas, siendo Life Aquatic y Viaje a Darjeeling mis preferidas. Life Aquatic es más irreal, poblada de extraños seres marinos y una estética deudora de los documentales de Costeau.No es Wen Anderson un cineasta convencional (al igual que Michel Gondry) por lo que se requiere cierta disposición para disfrutar de su cine. Dicen sus admiradores que su mejor película es Academia Rushmore, película que hace tiempo que persigo (a diferencia de ud. no vivo cerca de la city, por lo que acudir al Verdi u otras salas me resulta complicado, al igual que los video-clubs surtidos).
    Destacaría igualmente sus bandas sonoras, que seguro que serían de su agrado. Como muestra le dejo la banda sonora de The Royal Tenenbaums.
    1. 111 Arthur Avenue – Mark Mothersbaugh
    2. These Days – Nico Browne
    3. String Quartet In F Major – Ysaye Quartet Ravel
    4. Me And Julio Down By The Schoolyard – Paul Simon
    5. Sonata For Cello And Piano In F Minor – The Mutato Muzika Orchestra
    6. Wigwam – Bob Dylan
    7. Look At That Old Grizzly Bear – Mark Mothersbaugh
    8. Look At Me – John Lennon
    9. Lullaby – Emitt Rhodes
    10. Mothersbaugh Canon – Mark Mothersbaugh
    11. Police & Thieves – The Clash
    12. Scrapping And Yelling – Mark Mothersbaugh
    13. Judy Is A Punk – Ramones
    14. Pagoda’s Theme – Mark Mothersbaugh
    15. Needle In The Hay – Elliott Smith
    16. Fly – Nick Drake
    17. I Always Wanted To Be A Tenenbaum – Mark Mothersbaugh
    18. Christmas Time Is Here – Vince Guaraldi Trio
    19. Stephanie Says – The Velvet Underground
    20. Rachel Evans Tenenbaum (1965-2000) – Mark Mothersbaugh
    21. Sparkplug Minuet – Mark Mothersbaugh
    22. The Fairest Of The Seasons – Nico
    23. Hey Jude – The Mutato Muzika Orchestra

    Saludos.

  26. Coincidiendo en muchas cosas con ustedes, sobre todo en Tropa de ÉLite, CLint Eastwood y Pixar, me gustaría plantear algo… ¿Y el cine español? Les ha gustado alguna? La verdad es que los estrenos de calidad se registran con cuentagotas. La industria cinematográfica española se queja mucho pero a la hora de la verdad no se puede comparar Los girasoles ciegos a El intercambio, al igual que no se puede comparar Perdidos a Física y Química.

    Por cierto que lo del cine en V.O.S me parece una gran verdad, no hay comparación entre ver a Juno doblada y verla en versión original. La niña borda el papel, vaya.

  27. @velvetpac: excelente banda sonora, aunque conozco más artistas que canciones. La buscaré. En cuanto a las películas del señor Anderson, esté seguro de que desde el pasado año (/cuando vi “Viaje a…”) tengo claro que les voy a prestar más atención. Saludos.

  28. @El Gran Turuk: veo que por el cine español pregunta… como habrá podido comprobar sólo he mencionado una película española en la lista, una película catalana: “El silencio después de Bach”, puro cine de arte y ensayo. Vamos a ver, hagamos recopilación de las (pocas) películas españolas que vi en 2008, con un comentario incluido:

    Los crímenes de Oxford (de Álex de la Iglesia). Bastante floja, por mucha excusa filosófica que presente, por muchas referencias al Tractatus de Wittgenstein de las que presuma, una película floja floja. Es más, yo diría malilla. ¿Dónde está el director de “Mirindas Asesinas” o “Acción Mutante” o, incluso, “El día de la bestia”, que son sus mejores películas?

    La soledad (de Manuel Rosales). Esta película es realmente del año anterior, pero el Goya hizo que la reestrenaran y fui a verla, pues se me había escapado en 2007. La mejor película española en mucho tiempo y la mejor que vi este año. Goya merecidísimo. Rosales estrenó este año una sobre un pistolero de ETA (Creo), que se titulaba “Tiro en la cabeza”, si no ando errado. No pude verla, porque duró cuatro días en cartelera. La tengo pendiente.

    Lo mejor de mí. No recuerdo quién la dirigía… ¿una directora tal vez? No importa ahora. Lo cierto es que este drama hospitalario (por encuadrarla de algún modo) es una película excelente. Nada que mereciese estar entre mis favoritas, pero una película muy correcta. Los actores lo hacen estupendamente, pero el tacto con el que toca la trama merece mis respetos.

    Elegy (de Isabel Coixet). Esta película, protagonizada por Penélope Cruz, supongo que es española, aunque fue rodada en EEUU. Para mí se quedó en el límite de lo plasta, pero la Coixet consigue qaue sea soportable. La verdad es que la historia es muy arriesgada y está llevada con el suficiente tacto para que no sea, repito, un pastel inaguantable. A pesar de eso, no deja de ser una producción bastante discreta. La Coixet, a mi juicio, está cayendo en descenso (no picado, pero en descenso) desde “Cosas que nunca te dije”, su primera y a mi juicio mejor película junto a… ¿cómo se titulaba?… aquella en la que Sarah Polley enfermaba de Cancer y vivía sus últimos días sin contárselo a sus marido y a sus hijas… no recuerdo el título, pero ésa estaba muy bien.

    Un poco de chocolate Una sencilla y agradable película protagonizada por Daniel Bruhl (no recuerdo quién la dirigía) que destaca por sus interpretaciones y por su sana falta de pretensiones. Y por Hector Alterio, un actor excelente.

    Bienvenido a Farewell-Gutmann. Tampoco sé quién la dirigía. Es una película de claro origen teatral en la que destacan los actores y poco más. ¿Recordáis la película de Lars Von Trier? Sí, aquella que se desarrollaba en una empresa. Pues Farewell-Gutmann nos explica nada más y nada menos que un curioso proceso de selección de personal para el que se desata una lucha interna despiadada. Como obra de teatro podría pasar. Como película me aburrió un poco.

    Una palabra tuya (de Ángeles González-Sinde, la directora de la academia española de cine). Tengo una película de esta mujer con Adriana Ozores (una de las mejores actrices españolas desde mi modesto punto de vista) que se titulaba… “La suerte dormida”, una especie de “Erin Brokovich” a la española que, no obstante, era una excelente película. Les garantizo que estaba muy bien. “Una palabra tuya” no es lo mismo. Ya no es tan buena. Eso sí, es una película de innegable honestidad y unas actuaciones fenomenales (las dos actrices principales son fantásticas), pero con demasiados altibajos. Aún y así me pareció digna.

    Los girasoles ciegos (de Jose Luis Cuerda). Mira que fui a verla pensando “Seguro que Cuerda no me falla”, supongo que con “La lengua de las mariposas” en el recuerdo, y con la certeza de que con Javier Cámara habían hecho una apuesta segura de Casting, incluso con Maribel Verdú. A la hora de la verdad, una película muy floja que, por si fuera poco, es víctima fácil de ese tópico que señala al anquilosado cine español. Me pareció antigua, como si la hubieran filmado hace 30 años (y esto lo digo siendo consciente de que está ambientada en los inicios de la dictadura franquista). En fin, y además creo que ha sido muy nominada en los Goya, ¿verdad? Cualquiera de las que he puesto antes es mejor (salvo la de los Crímenes de Oxford, esa no).

    La conjura del Escorial. No sé quién la dirigió ni me importa. De hecho, no estoy seguro de que sea española, pero la comento porque además de ser aburridísima, sorprendía por explicarnos una historia de la Corte Española de…. ni recuerdo… hablada en inglés (debido a la presencia de alguna estrella extranjera. Casi me duermo.

    Vicky Cristina Barcelona (de Woody Allen, claro). Tenía que llegar el genio de NY para hacer una de las mejores películas españolas del año, y eso que es bastante discreta para él. PEro ya se sabe: lo mediocre en Woody Allen sería estupendo en la mayoría de directores. No es ninguna maravilla pero es agradable de ver, y la salva la aparición de Penélope Cruz, actriz que no me gusta especialmente pero que hace muchísimo por esta película, pues hasta su aparición la cosa es algo tediosa (y tarda en salir).

    Sólo quiero caminar (de Agustín Díaz Yanes). Menos mal que dejó atrás ese desastre de película titulada “Alatriste” ¡Qué mala era! Esta vez lo ha hecho muy bien: grandes actrices, temática más cercana a sus intereses, inspiración en referentes seguros como Martin Scorsese (sin llegar al nivel del maestro, claro) y, muy importante, ambientación en Mexico DF, donde díaz Yanes se siente como en casa. A pesar de algunos detalles que no me convencieron (quizás esa voluntad excesiva de estilo) hay que reconocer que le salió una película muy intensa y más que correcta.

    Y ya está. Y me temo que me he perdido la que posiblemente sea la mejor de todas: Camino, de Javier Fresser. He de verla como sea, pero tengo muy buenas referencias de fuentes muy fiables. Como me pasó con “La Soledad” la veré al año siguiente, éste. Lo mejor, al año siguiente. Es mi sino con el cine español.

    Al final, parece que vi más españolas de lo que pensaba de entrada, ¿eh?. Saludos.

  29. Añado, incidiendo en lo del cine español, que las cosas no pintan muy bien. Hay una serie de buenas películas que no pasan de ahí, de ser buenas a secas, pero que no llegan a ser espaciales. Salvo las fugaces apariciones de algunos geniecillos (Amenábar) o autores consagrados (Almodóvar), la mediocridad es manifiesta. De vez en cuando tienes a un Rosales que te entrega “La soledad” y alucinas, pero cuesta mucho ver películas excelentes en la cartelera puramente española. Algunas figuras no tan antiguas pasan horas muy bajas (la ultima de Medem era insoportable) y así no hay manera de que las cosas arranquen. Desconozco las causas exactas, aunque tengo mis teorías al respecto. Fíjense en los EEUU, capaces de lo peor, sin duda, pero también capaces de lo mejor. Las peores películas del año fueron de EEUU, pero las mejores también. Tengo la impresión de que en aquel país hay muchísimos jóvenes que viven con una cámara en la mano, algo así como esa realidad que habla de los niños de las favelas brasileñas, que viven con un balón pegado al pie. Yo pienso que algo así ha de pasar, porque no me explico como es posible que salgan tantos y tantos buenos directores jóvenes con un dominio del medio alucinante. HAsta películas tan malas como Wanted están filmadas con pulso. Cierto que a veces se pasan y confunden pulso con polirritmia (Michael Bay es un caso paradigmático).

    Fíjense, voy a hablar de otras películas americanas del año y estoy seguro de que son mejores que la mayoría de las mejores españolas. Tomemos el caso, por ejemplo, de Los perros dormidos mienten. Esta película, con un título tan extraño, es una de las rarezas más estimulantes del 2008. Una película de tendencia freaky que, a diferencia de “Viaje a Djarjeeling”, roza lo esperpéntico, nadando en la irreverencia, una película rara por momentos, que no obstante era un soplo de aire fresco que a más de un crítico irritó, seguro. No está entre lo mejor del año pero ahí está, donde apenas hay españolas, porque es una película que motiva, que emociona o excita o simplemente te activa la circulación de la sangre, justo lo que jamás harán “los girasoles ciegos”.

    Otra película americana más que digna fue La noche es nuestra, ambientada en la noche, con policías, con criminales, con peligrosos narcotraficantes. Una película que no alcanza el magisterio inigualable de Michael Mann pero que estaba muy bien facturada y narrada. A la crítica de aquí le gustó mucho, demasiado diría yo, y se les fue la pinza porque tampoco era para tanto. Cuando has visto cualquiera de Michael Mann este tipo de películas están bien, pero no llegan a la suela de los zapatos al genio de la noche americana.

    ¿Qué más? Ah, sí, una que me encantó: La familia Savages, una sencilla historia con una pareja protagonista excepcional (Phillip Seymour Hoffmann y Laura Linney) que forman una familia de lo más disfuncional. Pero para películas tan destacadas como inesperadas me quedo con Escondidos en Brujas, que dudé si poner o no poner en la lista de las mejores del año. Al final no la incluí, pero estamos ante una excelente pieza de cine negro con unas gotas de humor curiosísimas. Una película excelente.

    ¿Por qué cuesta tanto en España hacer películas así?

  30. No se, pero creo que en España las productoras no arriesgan dinero en ideas nuevas o en creadores nuevos. Los jóvenes talentos son simples sustitutos de los anteriores. Hacen películas parecidas con historias parecidas.
    Aparte que en USA existen universidades y escuelas destinadas a una carrera de cine, mientras que aquí la universidad está completamente cerrada al medio. Lo se porque soy Licenciado en Comunicación Audiovisual y la carrera adolece de una tremenda falta de formación técnico-práctica en favor de un montón de teoría poco útil.

    También es falta de creatividad, si no es imposible explicarse el paupérrimo nivel de las series españolas.

  31. @El Gran Turuk: yo hablaría más de falta de medios (como escuelas realmente potentes) antes que de falta de creatividad. No creo que no seamos creativos. A veces hasta lo somos demasiado. Pensemos en la pintura: vivimos en un lugar con enormes artistas, y en estas tierras han nacido buena parte de los mayores genios de la pintura de las últimas décadas, del último siglo. claro, pintar es algo más accesible que coger una cámara y disponer de cierta infraestructura que permita filmar algo. Por otro lado, en EEUU hay una industria que tiene muchísimos años, y eso se nota como ya dije, para lo bueno y para lo malo.

  32. Perico dice:

    Mis propuestas LIBERALES:
    – prohibir los impuestos, por el lado español, unilateralmente, al comercio efectuado con cualquier habitante del planeta, en todas sus facetas: de bienes, equipos, financieros y humanos. El comercio o trueque, que no son sino lo mismo, permite la división del trabajo, la especialización, y en resúmen, EL AUMENTO DE LA PRODUCTIVIDAD POR UNIDAD DE PERSONA Y TIEMPO, motivo por el cual la clase media europea del S.XXI vive unos 70 años y con bienestar material, y no unos 25 o 3o como vivían no ya la ‘clase media’ del siglo X, sino las clases altas o Nomenklaturas. En no impedir que el individuo, intrumento de la libertad mediante, AUMENTE LA PRODUCTIVIDAD DE SU ESFUERZO, descansa el avance material de toda la humanidad.
    – suprimir, unilateralmente, cualquier barrera a la inmigración desde el exterior hacia España, concediendo la nacionalidad en cuanto se superase un exámen básico sobre conocimientos mínimos del idioma español.
    – devolver la responsabilidad/libertad al ser humano, desmontando el Estado Tutor, dejando como únicos y suficientes “servicios públicos” la Justicia, Policía y Defensa, devolviendo el destino de sus vidas a sus legítimos depositarios: los individuos.
    – con motivo de lo anterior, se reduciría la presión fiscal del 40% actual al 3% o 4%. Que la presión fiscal sea del 40% quiere decir que de cada 100 días que trabajas, sólo te quedas con el producto de 60, pues los otros 4o estás trabajando para el Estado, para la Neonobleza, para la Nomenklatura, para la Clase Privilegiada, en definitiva. No olvides que el político, investido de buenas intenciones (tú no), y de brillante sabiduría (tú no) ha de cuidarte como si fueras un niño, decirte cómo has de vivir, ofrecerte “kultura”, “edukar” a tus hijos, ser tu médico obligatorio, “informarte” con radio y tv estatales…
    – permitir que en cada domicilio haya armas para defender la vida y propiedad de sus moradores. Al fin y al cabo, los malos siempre se hacen con ellas. No debe prohibirse a los honrados ni a las maltratadas que no puedan defenderse en su hogar. Y como defensa frente al Estado. Lo primero que hacen los protodictadores es desarmar a la población. Si los alemanes hubiesen dispuesto de esta libertad nunca hubieran padecido el nacional socialismo. De hecho el gran esfuerzo de los estados esclavistas del sur del EEUU consistió en negar a los negros la propiedad de armas. Por lo mismo lucha hoy el Ku Klux Klan. Si los indígenas americanos hubieran dispuesto de armas de fuego nunca se hubiera producido la conquista europea. Lo mismo con África. La amenaza de posible mutua destrucción, de que nadie está por encima de otro, es la mejor garantía para la paz y la seguridad colectiva e individual.Vis pacem para bellum.
    – dividir en parcelas iguales a repartir entre todos los ciudadanos cada kilómetro cuadrado de tierra de “propiedad pública”. Lo que es de todos no es de nadie. Sólo se garantiza su beneficio para la comunidad en tanto alguien puede extraer de ella un beneficio particular.
    – en el mismo sentido, privatizar hasta el último rincón del mar. Un dueño vigilaría que a nadie se le ocurriese vertir ni una gota de aceite o petróleo en su parcela, el propietario sería el primer interesado en proteger los pezqueñines mirando por su futuro y viabilidad económica siendo así los mejores ecologistas y obteniendo los mejores resultados medioambientales, al modo de las mariscadoras gallegas o los parcelistas de monterías de la Sierra Morena, que cuidan de sus parcelas y sus animales dejando que las que son del Estado ardan en verano. El dueño le sacaría beneficios materiales, en fín, se pondría en valor una enorme extensión de superficie planetaria que hoy día por no ser de nadie no hace sino echarse poco a poco a perder.
    – prohibir la intervención del Estado en la economía: no hace sino tirar con pólvora ajena, apostar por proyectos menos rentables para la comunidad que los iniciados por los particulares, favorece el robo por parte de todo político, establece una sociedad chantajeada, amordazada, y clientelista mediante el uso de las subvenciones…
    – fijar un Banco Central con la misma independencia que la de los jueces.
    – prohibir al Estado el endeudamiento. Su endeudamiento encarece los préstamos a los más débiles, que somos los particulares.
    – prohibir la devaluación de la moneda.
    – impuestos, inflación, endeudamiento y devaluación son las tres formas más refinadas que han encontrado los ladrones para desvalijar silenciosamente a los trabajadores de este planeta.
    – eliminar inmediatamente los subsidios a la energía eólica y fotovoltaica. Aparte de que sólo se están enriqueciendo los amigos de los ministros, consejeros y presidentes nacional, autonómicos y provinciales, el hecho de que obliguen a consumir energía eólica o fotovoltaica quiere decir que es más cara que las otras, y por tanto consume más recursos medioambientales que las otras. Nos ha salido el tiro por la culata. Las energías alternativas acabarán sustituyendo a las otras, pero no cuando lo decidan dos o tres iluminados. Las leyes del comercio, que no son sino leyes de la naturaleza, de la realidad, no pueden cambiarse a fuerza de reales decretos, del mismo modo que no puede cambiarse la ley de la gravedad por orden ministerial. Ninguna revolución tecnológica ha nacido del Estado, sino de particulares en sus casas o sótanos buscando el beneficio propio (véase la máquina de vapor, la imprenta, la informática…). La intervención de 4 iluminados forzando a consumir electricidad eólica y fotovoltaica no está sino hipotecándonos, a largo plazo, a los más débiles, a los pobres, despilfarrando recursos medioambientales, e impidiendo el verdadero y sólido avance de esas tecnologías y libre consolidación en nuestro entorno.
    – prohibir al Estado el endeudamiento. Su endeudamiento encarece los préstamos a los más débiles, que somos los particulares.
    – y algunas más, todas en la misma línea liberal, esto es, respetuosa con la realidad natural del ser humano.
    – en definitiva, desencadenar las fuerzas productivas que viven dentro de cada persona, y que ahora están atenazadas por este omnipresente leviatán que es el Estado.

    Salud, comercio y propiedad, mucha propiedad, a nadar en la abundancia!. GLOBALIZACIÓN PARA TODOS, ESPECIALMENTE PARA LOS MÁS POBRES!!! Si los chinos la aplican y salen de la miseria, los demás también pueden vivir en la riqueza. Al fin y al cabo, comercio y propiedad son las dos instituciones que han permitido a Occidente vivir bien. Dejen a los pobres benefiarse de las mismas, no son inferiores racialmente, no están condenados a malvivir de las limosnas.

  33. creditos dice:

    Los 25 culpables de la crisis

    Los culpables de la mayor crisis financiera de la historia desde la Segunda Guerra Mundial tienen nombres y apellidos. Según el periódico británico The Guardian, lo que viene sucediendo durante el último año y medio no se debe a un fenómeno natural sino a un desastre humano que ha llevado a las principales economías y empresas del mundo al borde del abismo y en el que 25 personajes han jugado un papel decisivo.
    ¿Quién nos ha llevado a la ruina?, se pregunta el diario.
    Alan Greenspan, presidente de la Reserva Federal entre 1987 y 2006 se alza con el primer puesto.
    Mervyn King, gobernador del Banco de Inglaterra.
    Bill Clinton forzó a las hipotecarias a relajar sus requisitos a la hora de conceder hipotecas a los más desfavorecidos.
    George W. Bush, no consiguió que mejoraran las cosas al no poner coto a la inmensa cantidad de los denominados ‘hipotecados Ninja’ –no income, no jobs, no assets-. Otro
    Gordon Brown, quien puso los intereses de la City por delante de cualquier otro aspecto económico.
    Ell primer ministro islandés, Geir Haarde, después del colapso financiero de los tres grandes bancos del país por culpa de sus millonarias deudas. Islandia se vio forzada a recibir prestados 2.100 millones de dólares del FMI además de fondos procedentes de diferentes países europeos.
    Culpables en la Gran Manzana
    Según el diario, en este apartado suena el nombre de Abi Cohen, directora de estrategia de Goldman Sachs
    Kathleen Corbet, antigua consejera delegada de Standard & Poor’s,
    Hank Greenberg, presidente del grupo asegurador AIG
    La lista, hasta 25 responsables, incluye otros nombres del mundo financiero de la Gran Manzana. Como el presidente de HBOS –Andy Hornby-, el de Royal Bank of Scotland –Sir Fred Goodwing- o Bradford&Bingley –Steve Crwashaw-. Sin olvidar a los máximos responsables Citigroup –Chuck Prince-, Merrill Lynch –Stan O’Neil- o Bear Stearns –Jimmy Cayne.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.