No, si yo fuese gobernante de un país, pues iría a lo más cómodo:  elecciones y libertad, sí, mucha, mucha, pero con un sólo partido. Es que así está todo mucho más ordenado y más bonito, sin nadie tocando las narices. Y para vertebrar bien a la sociedad, pondría en marcha una estructura piramidal en la que los jefes de barrio y los jefes de manzana, convenientemente instruidos, me pasasen informes de lo que les preocupa a los vecinos, para que así pues no hubiera problemas y resolverlo todo más rápido. Que a un vecino le preocupa tal cosa, pues se entera el jefe de manzana, se lo dice el jefe de barrio, este se lo dice a otro jefe, y así, de jefe en jefe y tiro por que me toca, se localiza al descontento y se le da su merecido, y ya no hay preocupación, ni hay nada.  Sería una democracia mucho mejor, más orgánica y tal. Y daríamos lecciones al mundo. Como Franco.

¡Uy! ¿Me habré liado?

Venga... meta ruido por ahí



Tagged with →