Pinche en la imagen para verla más grande

Realizadas las comprobaciones oportunas, parece que no es que en el Gobierno de Extremadura no quiera que se lea a Fariña, sino algo mucho más grave: lo que no quiere es que se lea nada de lo que hay bajo el dominio sindominio.net.

Censura política en toda regla, en una administración que -con razón- está considerada como pionera en el uso abierto de la red.

NOTA: Don Juan Peña escribe sobre algo parecido. Don Andrés debe ser más malo que el sebo, que le van conocienco ya en toda nuestra querida piel de toro.

Tagged with →