España como dictadura

Posted · 59 Comments

A Sueldo de La HabanaPor don Lucien de Peiro

El estado español no es una democracia. Es un hecho que viene de largo, de muy largo, y quién sabe si algún ciudadano del estado en cuestión ha vivido en democracia o, al menos, en un sistema político mínimamente exigido por el pueblo (1), si es que puede hablarse en tales términos de la II República. No es nada fácil explicar la condición inequívocamente antidemocrática del Estado Español tal y como lo conocemos, y no porque sea una explicación especialmente difícil, sino porque la inmensa mayoría de españoles no quieren entenderla.

Dicha condición nace de dos premisas: por un lado, de la incompatibilidad entre capitalismo y democracia, que nos iguala al resto de países de nuestro entorno y, por otro lado, del mal llamado proceso de Transición posterior a la dictadura fascista, que prefiero calificar de reacomodamiento del antiguo régimen a las nuevas vicisitudes históricas. Desde este último prisma, uno de los hechos que mejor ejemplifican la condición antidemocrática del Estado Español es la existencia de la llamada Monarquía Parlamentaria. Así como no es tan fácil de entender, ni tan evidente a simple vista, que capitalismo y democracia son incompatibles, nadie en su sano juicio puede pensar que monarquía (hereditaria) y democracia (monárquico-parlamentaria) gozan de compatibilidad conceptual y/o práctica alguna (2). En cuanto a la perversión capitalista, no nos diferenciamos de otros países que han demostrado su desprecio por el gobierno del pueblo, como ya esbocé aquí mismo en su momento.

En España también padecimos un golpe de estado. Los golpes contra el ordenamiento vigente pueden darse contra sistemas antidemocráticos y, entre éstos, incluso se han dado algunos golpes beneficiosos para la inmensa mayoría de los habitantes del estado golpeado (3). Pero permitan que me centre en el caso de España. Aquí, en esta España severamente antidemocrática, en esta dictadura (aparentemente) confortable (4), se ha permitido y permite la constante apología del fascismo (algo perseguido en Alemania, por ejemplo) en jornadas como la de cada 20 de Noviembre o cada 12 de Octubre. Se ha defendido y defiende en diversas tribunas el golpe de estado fascista de 1981, se ha tolerado y tolera la aquiescencia política y moral de importantísimos dirigentes de cierto partido con responsables de actos de terrorismo de estado (6), se ha celebrado y celebra la defensa y exaltación de “nuestras” multinacionales, que han rapiñado con frenética glotonería en el Cono Sur, amplificando la miseria y la exclusión, o se ha asistido y asiste al bochornoso espectáculo permanente de unos dirigentes políticos que colaboraron y todavía colaboran efusivamente en la organización, gestación y desarrollo del genocidio iraquí (7), fundado en mentiras posteriormente reconocidas por casi todos ellos, dirigentes que se chulean, se mofan y se ríen del mundo sin que la justicia se plantee procesarlos.

Hemos visto muchas cosas en esta España, vaya, que nos hemos puesto las botas de ignominia, hipocresía y poca vergüenza. Hemos visto de todo en este lamentable país, en el que cada año se asesinan a más de 50 mujeres porque algunos tienen los cojones muy grandes, un país en el que ves a la gente indignada porque Víctor Valdés ha regalado un gol al Espanyol o ante la última boludez del dirigente deportivo de turno, la misma gente que, si pudiesen, harían lo mismo, ante el último pelotazo de cualquiera de los innumerables chorizos ibéricos de guante blanco de los que podemos presumir, un país que moviliza a ‘toquisqui’ porque la pobre Marta se sumó a la trágica lista de la violencia de género y apenas se mosquea durante la permanente masacre de inocentes en medio mundo, un país que da pena, se mire por donde se mire, un país que se mira al ombligo permanentemente mientras acusa de lo mismo a los que viven en su periferia, esos “nacionalistas”, un país hipócrita, un país en el que ciertamente hemos visto muchas cosas. Éste es el país que niega el derecho a la representación política a miles de personas porque sus representantes no han condenado los asesinatos de una banda terrorista. Éste es el país en el que, a veces, no decir nada es decir “sí”, en el que negarse a condenar es apoyar a los condenados, en el que pensar distinto se puede pagar con la negación de la libertad.

Desde La Habana me preguntan si pienso en las elecciones vascas al escribir todo esto. Mi respuesta es que también. Allí se ha sumado la ilegalización de un partido político a las carencias habituales de los sistemas capitalistas y la no menos habitual podredumbre del estado español. En nombre del “estado de derecho” se ha perseguido y se persigue a una forma de pensar cuya ilegalización supone un doble problema: en primer lugar el del agravio comparativo, que es inevitable al observar con detenimiento la realidad política que he esbozado más arriba, y en segundo lugar (pero no menos importante) la propia persecución de la diferencia, el acorralamiento del pensamiento crítico, del pensamiento ajeno, del Pensamiento (8). ¿Acaso no es evidente que, como diría Kant, continuamos en minoría de edad?

¿Acaso no es evidente que esto no es una democracia?

Notas:

(1) Conviene apuntar que lo que el pueblo español quería entre 1975-78 no se corresponde con lo que consiguió. Otra cosa es que no se dé cuenta.

(2) Además, el papel jugado por el Monarca durante el golpe de estado de 1981 contradice a los que arguyen características meramente decorativas a la institución que aquél representa. Vaya, que la monarquía pinta, y mucho, en el sistema político español.

(3) Recordemos el golpe de estado de 1959 en Cuba contra la dictadura de Fulgencio Batista.

(4) Se me ha ocurrido a mí. Creo que es una buena manera de diferenciar la dictadura fascista de Francisco Franco Bahamontes (5) con la presente dictadura o partidocracia totalitarista de inspiración tardo, pre y pro franquista.

(5) Uno de los elementos heredados de la dictadura franquista y que, de momento, parece producirse cíclicamente, es la mediocridad, que se ha ido alternando en el gobierno central gracias a los presidentes Calvo-Sotelo y Aznar, que reproducen esa curiosa herencia tan humana inaugurada por el “caudillo”.

(6) Personajes como Felipe González y otros capitostes socialistas no se callaron o se negaron a condenar en su momento a los responsables del GAL (el mismo motivo que mantiene en prisión a dirigentes aberzales) sino que los defendieron públicamente, aun con una condena firme que certificaba su responsabilidad en múltiples crímenes. Claro, entonces no existía la Ley de Partidos.

(7) Claro ejemplo de asociación con banda armada.

(8) En este asunto, siempre recomiendo la lectura de este escrito. Sólo es un ejemplo, pero creo que el sumario 18/98 de la Audiencia Nacional ejemplifica claramente la persecución política del pensamiento aberzale.

59 Responses to "España como dictadura"
  1. romenauer dice:

    Me he vengado.

    Le he concedido un premio en mi blog. Lo siento :o)

    Última entrada en el blog de romenauer: Limonada de nada

  2. ostap dice:

    Gracias, Don Lucien, por volvernos a mostrar la BERDAZ: Las únicas democracias del mundo mundial son Cuba, Corea del Norte y Vietnam. BIBA!!!

  3. yque dice:

    ¿Y QUÉ? ¿A quien le importa todo esto?

  4. Don Ricardo dice:

    @yque: A usted, que se lo ha leido.

  5. whitesnake_once_ruled_the_world dice:

    Cancamusa política en estado puro y a palo seco, porque hoygan, ni una propuesta, ni una alternativa, absolutamente nada de nada. Cero. Ante ustedes una – otra – parrafada que redunda en ese vicio tan español de quejarse por todo y en todo lugar, tenga o no fundamento.

    Totalmente de acuerdo con #3.

  6. Independiente dice:

    @Don Ricardo:

    ¡No sea malo D. RRVM.!

    Que igual hubiese sido una buena avutarda para esta “pieza”.

    Si las echa nada mas llegar, no se va a acercar ninguna a picotear por aquí.

    Saludotes.

    freebatasuna.

  7. Jorge F. dice:

    Digan lo que quieran, pero Don Lucien tiene razón. Esto no es una democracia, esto es una estafa.

    Por suerte no es verdad que, cómo dice uno, a nadie le importa que no vivamos en democracia. Pero… ¿qué hacer?

  8. Independiente dice:

    @Jorge F.:

    Hay tanto por hacer que la pregunta parece obscena.

    Saludotes.

    freebatasuna.

  9. fhku dice:

    @ostap: No estoy de acuerdo con usted Don Ostap.
    Cuba es no es más democrática que el Reino de España .Es menos antidemocrática , que no es lo mismo.

    En cuanto al reino que nos acoge pues no hay mas que ver el pucherazo vasco perpetrado hace dos días.
    Los partidos españolistas no contentos con la desvirtuación representativa a su favor que produce la ley de Hondt y el estado de excepción continuo en en País Vasco , se han lanzado a ilegalizar candidaturas apoyándose en los jueces que ellos mismos han nombrado.

    Amparándose en la ley , como debe ser en “democracia”.

  10. whitesnake_once_ruled_the_world dice:

    @Jorge F.: Supongamos que es una estafa. Y supongamos que somos japoneses,y que analizamos el problema y debatimos sobre él para intentar enunciar una posible solución, en vez de dar la murga en intenné sobre lo malo que es el gobierno o el sistema, según toque. Partiendo de la base de que vivimos en el planeta Tierra, y esto es lo que hay, claro.

    Que mejoraría esto que tenemos? La primera piedra, pequeñita:

    – Reforma de la Ley electoral que lleve a un sistema proporcional
    – Abolición inmediata de la Ley de Partidos
    – Referéndum República-Monarquía a corto-medio plazo
    – Salarios máximos fijados por el Estado, e impuestos progresivos
    – Recentralización de las competencias en Educación y Sanidad

    Somos de izquierdas, sabemos encender un ordenador, no somos unos catetos, puede hacerse.

    Que iluso.

  11. vta dice:

    A mí -entre otras cosas- no me gusta el estado de las autonomías.

    Yo preferiría un estado pequeño y fuerte: Pequeño para que no enredara en nuestra vida y fuerte para que hiciese cumplir rigurosamente las pocas leyes que generase.

    Ahora tenemos 17+1 estados (+ Europa) ridículamente intervencionistas y estúpidamente burlescos.

  12. Independiente dice:

    @fhku:

    ¿”más” , “menos” democratica?

    Yo creía que democratico era sí o no.

    Blanco o negro.

    Bueno o malo.

    Vamos….. como la equidistancia de Aznarin.

    Ustedes verán

    Saludotes.

    freebatasuna.

    P.D. Los independentistas somos malos, ¿O no?

  13. Don Manolo dice:

    D. Lucien tiene que dejar de beber. La monarquia cubana que ha permitido el pase de poder del Rey Fidel a su hermano Raul por el morro dando lecciones de libertad. Esto si que es bueno. Se acuerdan cuando existian 2 Alemanias y la del este se llamaba democratica? Que queda de ella? Pues apliquen el cuento.

    En alguna ocasion le han preguntado cual era su ideal de estado y siempre se ha negado a citar algo en concreto. Será porque no existe su ideal?. Yo le reto a que me diga algo con nombres y apellidos y entonces podremos jugar todos con las mismas cartas para poder criticar a los demas sin permitir que le critiquen a uno. En que universidad es doctor honoris causa? Tiene aprobado toda la EGB?.

  14. fhku dice:

    @Independiente: Cambie usted “más” y “menos” por “más cerca” y “menos cerca”. A eso es a lo que me refiero.

    Blanco , negro y ROJO. No se olvide usted.

  15. juan dice:

    Don Inde, los independentistas no sois malos, sois demonios,con: cuernos, no ,perdón, que los cuernos los tienen los ciervos que mata Bermejo, rabo y dos cojones para luchar por lo vuestro que ya quisiera el toro de Osborne..

    ¡Hasta la victoria siempre¡

  16. Imperialista dice:

    Madre mía, este pollo está peor de lo que parecía. Don Ricardo, por Dios, haga algo, por caridad cristiana. Que no haga más el ridículo, que está quedando peor que Cagancho en Almagro.

    Última entrada en el blog de Imperialista: Lo peor es que es Garzón

  17. fhku dice:

    @whitesnake_once_ruled_the_world: Mire todo eso está muy bien pero no lleva a ninguna parte.

    -El sistema electoral de una persona un voto de acuerdo.
    -La abolición de los partidos políticos (todos).
    -Referéndum no . Que se vayan a bribonear a ….. que se vayan.
    ¿Convocamos un referéndum para ver si nos parece bien la esclavitud? Pues esto es lo mismo. QUE SE VAYAN.
    -Salarios máximos…..”el techo comunista” creo que lo llamaban en la URSS . Aquí enlazo con lo que le decía al principio de que esto no nos llevaría a ninguna parte, porque no es un problema de salarios , es un problema moral. Lo que yo me llevo de más se lo estoy quitando a otro. Así de simple.
    ¿Tiene sueldo Emilio Botín?, ¿es un asesino Don Emilio?. Yo creo que sí y que además lo sabe.

    Hay que replantearse la propiedad privada , el modo de vida consumista , las relaciones (diplomáticas) con otras sociedades , los ejercitos , la educación, el comercio …..
    Mire yo creo que esto no tiene arreglo. Es mejorable pero arreglo no tiene.
    Una Revolución como dios manda es lo que hace falta.

  18. bartleby dice:

    Si bien estoy de acuerdo en “general” con las ideas que usted expone, el artículo me parece un tanto sesgado en la profundidad de las premisas y precipitado a conclusiones “facilongas” y populacheras.

    Tenga a usted a bien por otra parte , corregir el error de rebautizar ( o mejor dicho reapellidar) al pequeño asesino hideputa como Francisco franco bahamontes, en lugar de bahamonde . A veces pasa que se escurre un ciclista entre tanto hijo de la gran puta, así tambien ocurre en la misma calle.

    Lo de euskadi es de pena, por otra parte.

    Saludos desde mi cocotero de plexiglás.

  19. whitesnake_once_ruled_the_world dice:

    @fhku: Las revoluciones, en general, no han valido para nada, salvo para que los cuatro mangantes espabilaos de turno se hicieran con el cotarro haciendo pagar al pueblo un desorbitado precio en sangre. Me dirá usted la francesa, pero en dos dias proclamaban y aclamaban a Napoleón. Y me dirá usted la rusa, o la cubana, y a mi me dará la risa. Y así, ad infínitum.

    Desde mi inocencia, como yo lo veo, hay dos caminos. Uno, el camino de la sangre y el fuego en el que una masa empobrecida y hasta los cojones se levanta en armas contra ‘el sistema’, y luego los cuatro listos…etc, etc, o, dos, aditir que eso no funciona, y hay que cambiar de estrategia. Si tiene que haber revolución, que no sean cuatro, que seamos más, y que no sea sangrienta, que valga para algo, para variar. Y en este momento, si lo que quieres es revolución, tiene que ser cultural, que es lo que urge. Además, de las de verdad, que ésta si es posible. Nada de ‘replanteamientos’. Para empezar, fuera mierdas de los medios de comunicación en general y de televisión en particular, boicot al comercio explotador y a la propaganda consumista, insumisión bancaria, vuelta al asociacionismo que la patronal ha intentado robarnos, una enseñanza digna y gratuita para vuestros hijos – yo no tengo -. Y a partir de ahi, construimos.

    Asaltar el Parlamento y liarse a ostias es más o menos rápido. Enseñar a la gente, educarla para que desarrolle un espíritu crítico, cívico y solidario es lento. Pero las crisis son buenos catalizadores para ese tipo de procesos, porque la jodienda aumenta la receptividad sobre determinados asuntos. Y a la larga digo yo que será mejor masa instruida futura que actual rebaño de borregos.

  20. Jorge F. dice:

    @Independiente:

    Pues sí la pregunta le parece obscena, digamos que debiera responderme esta:

    ¿Cómo hacer algo que dé fruto contra esa dictadura?

  21. Jorge F. dice:

    @whitesnake_once_ruled_the_world:

    No me parece tan fácil poner esa primera piedrecita.

  22. @ostap: Eso lo dice usted.

    @yque: ¿Que a quién le mporta todo lo que he escrito? Dejando la proximidad de lo que he escrito con la realidad (que a mi juicio es muy grande), considero que es un asunto bastante interesante. No obstante, no piense que me tomo muy en serio lo que ha dicho. Usted sabrá.

    @whitesnake_once_ruled_the_world: Me enlaza un artículo sobre un concepto llamado cancamusa, y me dice que lo que he escrito es cancamusa política. He leído el artículo en cuestion y no me parece del todo mal en algunos aspectos que dice. Para mi gusto no está muy bien escrito (sólo es mi gusto) pero le pone pasión, y eso me gusta. ¿Sabe? Usted me atribuye esa cancamusa política porque no hago más que criticar y criticar y no aporto propuestas.

    Se lo diré rápidamente: comparto la necesidad de propuestas, pero a quién le voy a proponer una salida a esta dictadura si la mayoría no cree que sea una dictadura. Hay que empezar por entender la realidad antes de cambiarla, ¿no cree? No se precipite, aunque no puedo evitar volver a Kant para decirle usted y a los obsesos del cancamusa que a lo mejor deberían despertar de su sueño dogmático.

    @Jorge F.: Exacto, ¿qué hacer? Con esto enlazamos con los necesitados de dogmas infalibles. No los hay, esa es mi primera respuesta. En el fondo, con este artículo no hago más que decir: ¿por qué no aplicamos lo que tanto defendemos? ¿Por qué no ejercemos la democracia? El problema es que todo el mundo se llena la boca con la maldita palabra, con la democracia de marras, pero los hechos dejan bien claro que de democracia no hay ni un pelo. Es cierto que votamos cada 4 años, pero ya somos mayorcitos como para mirar por encima de esa cortina de humo.

    @fhku: estoy bastante de acuerdo con usted, aunque (como se debe imaginar) yo matizaría su referencia a Cuba. Si puedo imaginar la utopía, esto es, un sistema democrático niquelado, Cuba no aparece en mi sueño. Pero así como comparto con usted que Cuba es menos antidemocrática que España, también considero que es más democrática. Pero no es de Cuba de la que quiero hablar aquí, porque seguramente su sistema no es exportable, así que lo dejo en este punto.

    @vta: correcto, pero esos estados intervencionistas intervienen desde posiconamientos totalitaristas y neoliberales (que no significa liberales en absoluto, sino que tan sólo trabajan para permitir que las élites de siempre continúen chupando).

    @Don Manolo: sus palabras se inician desde el más que evidente desconocimiento sobre la sucesión de Fidel Castro. Le recomendaría que se pasease por el portal del Parlamento Cubano y se pusiese a leer. Es lo que le falta en este asunto.

    Luego dice esto:

    En alguna ocasion le han preguntado cual era su ideal de estado y siempre se ha negado a citar algo en concreto. Será porque no existe su ideal?. Yo le reto a que me diga algo con nombres y apellidos y entonces podremos jugar todos con las mismas cartas para poder criticar a los demas sin permitir que le critiquen a uno

    Para no repetir todo lo que le dije a un comentarista anterior sobre esa necesitad que algunos tienen de dogmas, ¿qué me dice de los argumentos que expongo en el post? ¿Le parece normal lo que sucede en España? ¿Le parece normal lo que pasó en Francia con el Tratado de Lisboa? ¿De verdad piensa que eso es democrático? Pues responda a esas preguntas. A lo mejor resulta que usted responde a esas cuestiones sobre las que me torpedea, porque me parece evidente que no sería un mal inicio que España, Francia, europa y nuestros países “amigos”, empezaran por corregir esas cuestiones que critico. Vaya, tan solo le pido a mi gobierno que me deje sin argumentos, que me lo ponga difícil

    @bartleby: me dice que:

    Si bien estoy de acuerdo en «general» con las ideas que usted expone, el artículo me parece un tanto sesgado en la profundidad de las premisas y precipitado a conclusiones «facilongas» y populacheras

    Acepto su crítica. Podría intentar matizar pero me centraré en decir que no pretendía un trabajo acdémico con el post. Es cierto que he lanzado algunas ideas esquemáticamente, que puede haber cierto sesgo, como dice usted, porque me considero idelogizado (aunque en el buen sentido, porque acepto los buenos argumentos que desmonten mi “ideología”, ecasísimos en estas páginas), pero creo que le sobraba lo de “facilongas” y, sobre todo, lo de “polupacheras”. Es sencillo: exponga lo que explico en el post por la calle y compruebe si son ideas populacheras.

    Yo diría que no. Pero vaya, buena crítica la suya.

  23. Independiente dice:

    @Jorge F.:

    Arrancando, hombre, arrancando.

    Que quedandose paradotes, no haremos nada.

    Para empezar le pongo deberes:

    Lease una sola vez y a poder ser con lentes sin filtro el siguiente escrito.

    http://www.rebelion.org/noticia.php?id=81652&titular=sudoku-virtual-deseos-y-realidades-

    Saludotes.

    freebatasuna.

  24. Alatriste dice:

    Cito:

    “No es nada fácil explicar la condición inequívocamente antidemocrática del Estado Español tal y como lo conocemos, y no porque sea una explicación especialmente difícil, sino porque la inmensa mayoría de españoles no quieren entenderla.”

    No es que no queramos entenderle, que le entendemos perfectamente. Lo que ocurre es que no estamos de acuerdo, así de sencillo. Y por desgracia debo añadir que es perfectamente típica de usted esa insultante forma de descontar la opinión de los demás si difiere de la suya como prueba de obcecación voluntaria cuando no de simple estupidez.

    Porque claro, bastaría con que pensáramos para que viéramos las cosas como usted…

    Como siempre, parte usted de una corta (en todos los sentidos de la palabra) serie de _DOGMAS_, afirmaciones de verdad evidente, que no precisan demostración. Y de ahí, por supuesto, se sigue de forma necesaria y evidente la verdad de sus afirmaciones. Es esa una forma de argumentar basicamente religiosa, que tiene muy poco que ver con la política, la ciencia o la razón.

    Afróntelo , es usted un verdadero Guerrero de la Fé, un Cruzado.

  25. yque dice:

    @Don Ricardo:
    Me lo he leido y lo hubiese olvidado si no fuera por mi ego, y por las ganas de polemizar, no por el hecho de que vaya a hacer nada al respecto. Como la mayoria que pasa por aqui, excepto Don Jorge F. y Don Ultimolunes.

    @Independiente:
    Se equivoca no soy del tipo avutarda, como puede apreciar.

    @whitesnake_once_ruled_the_world:
    Nunca espere propuestas o referencias a propuestas por parte de Don Lucien. Lo suyo es el verbo florido.

    @Jorge F.:
    Disimule, esta en el lugar equivocado para hacer esa pregunta “que hacer?”

    @Lucien de Peiro:
    El analisis cojonudo, tiene mas razon que Marx (cuando tenia razon), y le vuelvo a preguntar: sabe a quien le importa que la situacion actual sea la que es? (yo no la llamaria dictadura, pero eso va por barrios y tampoco me salen sarpullidos al leer la expresion)

    A casi nadie, porque vivimos en un pais y un mundo de parias, donde los gobiernos asumen la obligacion de “crear” (o fomentar la creacion) puestos de trabajo no para que la gente tenga una vida digna, sino para que un numerito baje, y ellos ganen las proximas elecciones. Y esto sigue y sigue, porque los parias siguen votando y participando de este submundo, donde las alimañas mas abyectas se desarrollan y se reproducen. Vean las cabezas de cartel de cualquier partido politico con respresentacion parlamentaria.

    Y a los pocos que nos importa, es como decia mas arriba para alabarnos el ego, enseñar nuestro verbo florido y capacidad de argumentar (en un foro, con gente a la que no se conoce), y pasar a otra cosa, como la comida del otro dia… porque en el fondo somos humanos y tenemos nuestras necesidades, y los placeres mundanos, etcetc… [Como he dicho salvando excepciones]

    Menos Chomsky, y mas Dostoievski.

  26. Inocente dice:

    @Alatriste:

    No, no es un Guerrero de l Fe o un Cruzado, Don Lucien es un propagandista (en el sentido que quieran darle al termino), como ya explique en su dia.

  27. Inocente dice:

    @Lucien de Peiro:
    ” Hay que empezar por entender la realidad antes de cambiarla, ¿no cree? ”

    A veces la gente empieza a entender la realidad cuando hay un cambio. Si es normal vivir en esclavitud, y ninguno hace nadie para cambiarlo, el entendimiento seguira apuntando a la normalidad de la situacion. Si uno se levanta y mata al esclavista y dice que esta mal y que podemos ser libres, todos se levantaran. Pero para que te vas a levantar (las molestias, los insultos, las vejaciones), con lo bien que se vive aqui.

  28. Tiramillas dice:

    No voy a denunciar el sufrimiento originado por ETA, y aunque totalmente cierto, ya se encarga todo Dios de denunciarlo.
    Yo me voy a referir el sufriento causado por la aplicación de la Ley de Partidos en Euskadi:
    . Centenares de personas detenidas y encarceladas, PERIODICOS CERRADOS, sedeas clausuradas, etc por pertenecer a grupos y organizaciones del entorno de la izquierda abertzale, en muchos casos personas que publicamente se habian posicionado en contra de la lucha armada.
    . Si !, por pertenecer al entorno del entorno, del entorno de los alrededores de la demonizada izquierda abertzale y no por cometer aplaudir o magnificar cualquier acto violento
    .Familias rotas, perdidas puestos de trabajo, impotencia ante la agresión represiva.
    .Juicios sumarisimos que duran meses y meses, sin garantias, con acusaciones absurdas, que hacen que cientos de acusados se tengan que desplazar diariamente a Madrid para oir la prepotencia del juez de turno de la Audiencia Nacional.
    .Para muestra un boton: Varios de los candidatos de D3M, han sido detenidos y encarcelados, detenidos militantes por el mero hecho de llevar pegatinas o pegar carteles de D3M.
    .Las paeletas de D3M, cada uno se las buscado como ha podidio, ya que no existian en colegios electorales.
    .No se podia hacer propaganda a favor de D3M, porque te detenian.
    .Sin espacios televisivos ni en periodicos.
    Y AUN ASÍ 100.000 VOTOS.
    .Mucho odio, muchisimo esta generando este sufrimiento.
    . Y aunque una cosa no quita a la otra, alguna reponsabilidad tendrá ETA en todo esto.

    GoRA EZKER ABERTZALEA
    GORA ARALAR

  29. Independiente dice:

    @yque:

    No aprecio nada.

    Bueno, si, que entre sus necesidades está la de pasarse por aquí.

    Saludotes.

    freebatasuna.

  30. fhku dice:

    @whitesnake_once_ruled_the_world: Creo que estamos de acuerdo en bastantes cosas pero hablamos en diferentes registros.

    Las revoluciones no han conseguido nunca sus objetivos máximos pero si que han servido de mucho.
    Imagínese el mundo sin la experiencia soviética por ejemplo. Efectivamente fue una revolución que acabó pervertida pero fué capaz de contener al capitalismo mas extremo durante 80 años.
    Podría decirse que el capitalismo de “rostro amable” y las “socialdemocracias” , son un producto indirecto del comunismo soviético.

    Entiendo que una revolución es un cambio drástico y radical en la forma de gobierno , NO NECESARIAMENTE SANGRIENTO.

    Le pondré un ejemplo con sus propias palabras:
    “Para empezar, fuera mierdas de los medios de comunicación en general y de televisión en particular, boicot al comercio explotador y a la propaganda consumista, insumisión bancaria, vuelta al asociacionismo……”
    Eso que usted dice es una revolución.

  31. @Alatriste: como los matemáticos, guerreros de la fe numérica.

    Debería exponer su desacuerdo y arugmentarlo en lugar de huir hacia adelante. Para mí es evidente e irrefutable lo que cuento en el artículo. Pruebe mi error y actuaré en consecuencia.

    A mí no me sirve su comentario para nada. Es pura bazofia si se limita a decir “no estoy de acuerdo”. Es como responder a una pregunta directa sobre por qué ha hecho o dicho algo con un “porque sí”

    Y si no le gusta mi estilo o mis formas, no entiendo que narices hace entrando a opinar de nuevo en mis hilos, cuando no es precisamente un recien llegado a esta bitácora.

    Argumente y deme caña desde la razón, que para eso estamos, u olvídeme y pase de mí.

    No es tan difícil actuar como una persona y no como un resorte irracional.

  32. @yque: a usted le importa entonces. De eso se trata.

  33. @Inocente: Entiendo que su concepto de propaganda está algo contaminado por un elemento que parece no tener en cuenta: su tremenda susceptibilidad. Sólo así se explica que, por ejemplo, considere propaganda que alguien afirme el atropello del sumario 18/98 tras habérselo leído y no encontrado nigún crimen (salvo los que ambiguamente dispone la Ley de Partidos, o sea, negarse a condenar la violencia -¡vaya crimen!-) en todo el sumario. Por cierto, tras leerme semejante ladrillo y constatar lo dicho y que muchas personas fueron condenadas a 9 ó 10 años de prisión, me siento propagandístico hasta unos extremos dignos de su propio juicio.

    También es muy propagandístico afirmar que el estado francés le robó un referéndum al pueblo que anteriormente había dicho NO.

    Oiga usted, las cosas son como son y a veces parece que un servidor sea de los pocos que habla de las cosas que pasan (pueden haber confusiones o errores por mi parte, y para eso están o deberían estar ustedes). El caso es que usted prefiere señalarme desde lo personal sin haber entrado en los argumentos. Es muy típico de usted y otros. No me molesta que me califiquen o desacalifiquen; lo que me “molesta” (entre comillas, porque no espero mucho de usted y esos otros) es que lo hagan sin haberse dignado a exhibir sus presuntas argumentaciones.

    Vamos a analizar eso que a usted le lleva a clalificar de propaganda lo que digo, y lo vamos a hacer porque usted no es el único que esquiva los argumentos para huir hacia adelante:

    – El primer párrafo podría contener una intención propagandistica si no viniese nada más detrás o siguiese con la misma tónica sin sostener lo que digo con algún dato que lo explique o lo argumente. Pero el caso es que el artículo ennumera una serie de cuestiones que dan la razón al primer párrafo. Veamos:

    – La condición antidemocrática del estado español por la vía monárquica es clara. No hace falta extenderse mucho más en ello. Monarquía (hereditaria) y democracia son conceptos inmiscibles, incompatibles. No hay vuelta de hoja. Es algo tan evidente que causa sonrojo que alguien pueda discutirlo. Obviamente son muchos los que lo discuten, pero carecen de argumentos válidos. No creo que sean estúpidos o tontos, o incapaces, sino que simplemente no han reflexionado sobre el sentido exacto de las palabras. Si Felipe sucede a Juan Carlos no estamos ante algo democrático. Alguien podría decir que se votó una constitución que permite esa contradicción. Es un argumento insensato y ofensivo, porque ofende a la inteligencia. ¿O no es obvio que la Constitución Española es una imposición de unas élites políticas que incluyeron la monarquía ante la presión del antiguo régimen, que tenía a Juan Carlos como sucesor? ¿Recuerda el ruido de sables? ¿Cuántos fascistas participaron en la Transición? El primero fue Adolfo Suárez, o el mismo Rey Juan Carlos. Allí no habían unas condiciones democráticas, no las había en absoluto. Puedo aceptar que habia consenso entre las élites. El pueblo votó a favor de la constitución. ¡No podían votar otra cosa! Y no podían votar contra la constitución porque era la única vía de escape factible, posible al periodo fascista. No había elección. Es como si le hubieran preguntado a cada español: ¿Prefieres libertad vigilada o la dictadura de siempre? ¿Prefieres lo malo o lo peor. Es evidente que la gente votó por lo malo, pues decir no a la Constitución suponía un riesgo monumental. Las élites dispusieron y el pueblo votó, muy lejos por cierto de los procesos seguidos recientemente por países como Venezuela y, más recientemente todavía, por bolivia o Ecuador. Aquí no se planteó la pción de ir paso a paso. Los partidos políticos estaban vigilados, el PCE apenas fue legalizado a última hora, las fuerzas vivas del fascismo lo tenían todo controlado y el pueblo sabía que no estaba el horno para bollos. Cada 4 años a poner una papeleta en las urnas y gracias.

    Ésa es la legitimidad de la Monarquía procedente de la Constitución de 1978. Vaya, legitimidad 0. ¿Era necesario explicar todo esto así en el artículo? Puede, pero me parece que es algo demasiad obvio, y el que no lo vea así o discrepe, que lo diga, y que justifique la utilización de la expresión “democracia”, pero que sepa que hay una etimilogía que pesa como una losa tras esa palabra, y ante los hechos históricos de la Trnasicion, el gobierno del pueblo es algo que brilló por su ausencia, y sigue brillando de igual modo, claro.

    Y podría seguir con toda esta “propaganda”. Según usted, la historia es propaganda, las matemáticas son propaganda. Puede que el cartel de la parada del BUS en el que aparece un número correspondiente a una línea sea propaganda para usted. Hay mucha propaganda por el mundo al parecer: WC, Metro, STOP, Evax fina y segura, La osa mayor y, claro, lo que usted dice y afirma, no se piense que le olvido en esa improvisada lista que más de uno verá demogógica, acusación que aceptaré si no se circunscribe a mis palabras y le abrazan a usted, señor demogógico. ¿No es usted un demagogo? Ni yo.

    Piense en ello.

  34. @Inocente: este comentario #26 parece una guasa. ¿Qué quiere que le diga ante una frase como A veces la gente empieza a entender la realidad cuando hay un cambio?

    Puede que tenga razón… así le va a la humanidad. Si la gente hiciese los cambios en lugar de esperar a que unos pocos los hagan por ellos (hechos consumados como realidad política) otro gallo nos cantaría, ¿no cree?

    Usted puede ser más serio en sus argumentaciones.

  35. whitesnake_once_ruled_the_world dice:

    @Lucien de Peiro: Es imposible, y agotador por inútil, intentar rebatir razonadamente algo cuando las premisas no pertenecen al ámbito de lo racional, sino que son meros dogmas de fe. De eso, jesuitas y creacionistas saben un huevo. ‘Democracia y capitalismo son incompatibles’. ‘Dios creó el mundo en siete días’. ‘La Transición fue un timo’, ‘Mahoma es su profeta’. Pues muy bien. Yo no compro.

    fhku: Pues a las barricadas intelectuales y a por ella, porque en esa revolución cultural sí tenemos las de ganar.

  36. @Tiramillas: menos de la que usted supone o deja entreveer.

    Condenar a ETA es algo demasiado obvio, pero es algo que debería ser opcional, para la conciencia de cada uno. El asesinato es algo inaceptable y punto. Toda esa lista de cosas que usted ha puesto no demuestran más que padecemos un estado represor.

    Fíjese en Gaza. Israel responde al lanzamiento de cohetes de Hamás con una masacre que hasta el más imbécil entiende como desproporcionada.

    Alguna responsabilidad tendrá Hamás

    Pues estrictamente hablando podríamos decir que sí, pero me temo que sería un poco fuerte afirmar eso. LA responsabilidad es una idea o concepto que deberíamos analizar. LA respuesta israelí a los ataques de Hamás anula la responsabilidad de éstos, pues la desproporción deja a los ataques de Hamás en meros fuegos de artificio. Estoy relacionando responsabilidad y proporcionalidad, de acuerdo.

    La respuesta a ETA aceptable y razonable, la que considero correcta es la que dicen los políticos, la que le he oído a ZP muchas veces: “la respuesta será el estado de derecho, la ley, la justicia”. ¡ESTOY DE ACUERDO!

    El problema es que nada de eso se ha aplicado. Nada de eso, de hecho, existe.

  37. @whitesnake_once_ruled_the_world: Me parece correcto que ponga en la picota esa frase (democracia y capitalismo son incompatibles). Ahí está el espíritu correcto: enfrentamiento directo con los argumentos, con las ideas, con lo que se dice, en lugar de salirse por los cerros de Úbeda con cuestiones que eliminan la posibilidad de debate, como hizo en el primer comentario, con las ironías que no llevan a ningún lado (no crea que no aprecio una buena ironía, pero en su justo momento). Ya dije en el post que la relación democracia-capitalismo, entendida como incompatible, no es una cuestión evidente, algo que se pueda ver a primera vista. ¿Por qué no empezó por aquí en lugar de tropezar en las evasivas habituales de tantos comentaristas? Podríamos debatir largo y tendido sobre este asunto, incluyendo una lectura obligada a Karl Marx. Quizás le parezca mejor esta reformulación de la frase: democracia y capitalismo no han demostrado ser compatibles.

    La cuestión debe ser reflexionada desde la observación de campo. El día a día nos proporciona los argumentos, los ejemplos, que son constantes, que no dejan de aparecer una y otra vez. Además, en la coyuntura actual, se hace más evidente que nunca esa incompatibilidad entre democracia y capitalismo.

    Le propongo tres frentes sobre los que asentarnos:

    1. El poder del capital y la imposibilidad de que éste se someta a las personas en lugar de someterlas.
    2. El sometimiento del poder político al poder del capital.
    3. El sometimiento del pueblo al poder político, esto es, al poder económico (gracias a los medios de comunicación).

    El primer punto me parece especialmente evidente, pero entiendo que pueda precisar aclaraciones. ¿Quiere entrar en alguno deestos puntos? ¿O había pensado en alguna otra cuestión que puedo haberme saltado? Bueno, quizás tenga argumentos que se enfrenten a los que yo (lo reconozco) apenas he enunciado o esquematizado.

    Estoy a su disposición… constructiva.

  38. siudadano tarsán dice:

    Para quien discrepe o vea “dogmas de fe” en el silogismo “capitalismo y democracia son incompatibles”, ahí va otro:

    “Con el “socialismo-real” no pudo demostrarse que el socialismo conlleve la erradicación de la guerra, pero es que el capitalismo, tiene a la guerra como corolario”.

    Y es que, ¿ le ha dejado al socialismo administrar algo más, algo diferente al estado de guerra? En estado de guerra o de sitio, por no poder, no se puede ni pensar.

    Qué entendemos por objetivable, racional e irracional o subjetivo? El silogismo entrecomillado, lo leí en un libro de un ensayista, filósofo y (ojo!) matemático, desglosado en axiomas, reducido al absurdo… También podríamos ponernos en plan “nada es objetivable” (principio de indeterminación, principio antrópico -valga la perogrullada, tratándose de “ciencias” sociales!-… qué nos queda? es mejor la “verdad irracional” o la verdad matemàtica”? es mejor sustituir la “verdad” ideológica (o religiosa) por un sucedáneo de la verdad como es la “precisión matemática”…?
    Mis preguntas no llevan respuesta implícita,… las lanzo, como guante para quien quiera y/o sepa responder.

    (Perdón por la disgresión, hoy me he tomao el carajillo cargado -en vez de hacer 2 viajes- y me he pasao tres pueblos -o me he quedao corto?- llamándole fascista a un tendero que ahuyentaba a un indigente; le he dicho que se vaya a Madrid, donde ponen multas de 800 euros por buscar comida en la basura; en esta puta dictadura asquerosa, donde también han mandao un año a la cárcel a otro mendigo por robar MEDIA BAGUETTE…!!… y, yo mismo, “burgués de mierda” (aunque económicamente en la puta miseria), haciendo disgresiones, en vez de reorganizar el Maquis y liarla, hostias!)

  39. @siudadano tarsán: cuando ha dicho su, por otro lado interesante disgresión, la siguiente afirmación:

    Y es que, ¿ le ha dejado al socialismo administrar algo más, algo diferente al estado de guerra? En estado de guerra o de sitio, por no poder, no se puede ni pensar.

    …he recordado el trabajo de Carlos Fernández Liria, Luis Alegre Zahonero y Pedro Fernández Liria, en el que desarrollaban esa misma afirmación con múltiples ejemplos. No es la primera vez que hablo de el libro de estos señores, titulado “Educación para la ciudadanía” (Ed. Akal), nada que ver con el manual correspondiente, aunque esos mismos autores, de nuevo con las ilustraciones de Miguel Brieva, han elaborado un libro para Educación Ético-Cívica, esta vez sí.

    Si alguien está interesado en aquel magnífico libro, puede buscarlo en la editorial Akal o puede leerlo en Rebelión, donde lo publicaron íntegramente. Para un servidor se trata de un libro de referencia, uno de los que más me han impactado. Ahí va el enlace de Rebelión. En serio: leerlo puede llevarles a, como mínimo, entender mi posicionamiento respecto a la condición antidemocrática del Estado Español:

    http://www.rebelion.org/noticia.php?id=73335

    Es un libro escrito de forma amena, fácil de digerir y, a mi juicio, demoledor, con muchas (y ácidas) ilustraciones (no se pierdan esa “Historia de la humanidad” de las primeras páginas, justo antes del prólogo) y un mensaje que se expone con claridad y sin andarse por las ramas.

    Obviamente, se lo recomiendo especialmente a los que les chirríe el post que encabeza este hilo.

  40. Y, más allá del libro, pongo de nuevo el acento en el artículo que enlazo en el punto 8 del post. Lo copio a continuación porque es enormemente clarificador y me gustaría que alguno de los “no argumentadores” que tanto me han criticado en este hilo se lo leyese y opinase. Repito: una lectura FUN-DA-MEN-TAL para ponerse en situación sobre lo que sucede con el entorno de ETA:

    El macroproceso 18/98 y la peligrosa normalización de la excepción

    Jaume Asens · Gerardo Pisarello
    23/12/07

    Las reacciones mayoritarias ante la sentencia de la Audiencia Nacional en el Sumario 18/98 constituyen un preocupante síntoma de degradación cívica. Ni en los momentos de máxima violencia de ETA, en los años 70 y 80, se había consentido de manera tan laxa la restricción de libertades políticas como instrumento de “lucha contra el terrorismo”. Los intentos gubernamentales para disolver HB generaron un amplio rechazo ciudadano y no encontraron alguno en los tribunales de justicia. En una sentencia de 1995, Tribunal Constitucional dejó sentado que “la manifestación pública, en términos de elogio o exaltación, de un apoyo o solidaridad moral o ideológica con determinadas acciones delictivas, no puede ser confundida con tales actividades” (STC 42/95). Hasta el ínclito Pedro J. Ramírez llegó a publicar en 1998 un editorial en el que, a propósito del cierre de Egin, recordaba con tono solemne que “delinquen las personas, no las rotativas”.

    Pues bien, en los últimos años, este sentido común se ha alterado de manera significativa. Una parte considerable de la ciudadanía ha asumido con indiferencia, cuando no con entusiasmo, los estropicios legislativos, judiciales o policiales cometidos contra la izquierda abertzale en Euskadi y, de modo más general, contra todo lo que pueda oler a nacionalismo periférico o a independentismo.

    En este proceso de neutralización del sentido garantista colectivo, el impulso de la Ley de Partidos de 2002 ha desempeñado un papel central. Su objetivo, precisamente, era obtener por una vía política “sencilla” lo que las garantías jurisdiccionales no habían permitido conseguir a golpe de simples prejuicios o de deducciones apresuradas. Así, a pesar de la letanía formal según la cual “en un Estado democrático se pueden defender todas las ideas”, se aceptó sin escándalo que la resistencia a “condenar” un acto terrorista en los mismos términos exigidos por los partidos mayoritarios permitiera la ilegalización de formaciones políticas con significativa implantación social. A diferencia de lo ocurrido algunos años atrás, los medios de comunicación, los partidos mayoritarios y una parte considerable de los juristas e intelectuales “progresistas” mantuvieron un clamoroso silencio e incluso celebraron la “sensatez” de la medida.

    A partir de entonces, la pendiente resbaladiza del recorte de libertades civiles y políticos quedó expedita. Toda disidencia respecto de la manera “oficial” de entender la identidad nacional del Estado, sobre todo si se hacía desde premisas pluralistas o que pusieran en entredicho los lugares comunes del nacionalismo español, pasó a considerarse sospechosa de servir a los intereses del terrorismo y susceptible, por tanto, de ser ilegalizada. A partir de forzadas argumentaciones siempre ligadas a la “lucha contra el terrorismo”, se cerraron periódicos, se prohibieron agrupaciones electorales, se introdujeron delitos de opinión en el Código Penal y hasta se amenazó con encarcelar a un Lehendakari por convocar una consulta sobre el propio autogobierno.

    En un contexto así, el kafkiano laberinto del que forma parte el Sumario 18/98 se inscribe en una cultura de la excepción que ha ido imponiéndose de manera persistente a lo largo de la última década y que culmina el modus operandi anti-garantista utilizado por el juez Baltasar Garzón en sus ataques al llamado “entorno de ETA”.

    Documentos incompletos, pruebas perdidas, actuaciones abiertamente parciales por parte de la Audiencia Nacional y unas piezas de convicción consistentes en más de 200.000 folios facilitados a la defensa una semana antes del juicio, constituyen sólo algunos elementos de un proceso que no tenía como objetivo investigar un hecho criminal concreto sino desentrañar la fenomenología de una organización armada en todas sus dimensiones políticas y sociales.

    La tesis que avala la sentencia de la Audiencia Nacional es ya conocida: todos los grupos ligados a la denominada izquierda abertzale -el movimiento independentista vasco, en su más amplio sentido- son, o están destinados a ser, “apéndices” de la estructura de ETA. Han sido creados, “fagocitados” o “colonizados” por ella y responden a sus directrices.

    Para corroborar esa hipótesis resultó fundamental una nueva formulación tanto de los métodos de investigación como del valor de las pruebas que superara ciertas rigideces garantistas del marco procesal. En ese contexto, no resulta extraño que el proceso se transformara en un gigante en continua expansión destinado a ilegalizar y clausurar, bajo la acusación de pertenencia o colaboración con banda armada, todo aquello que se encontraba por delante.

    El macrosumario acabó engullendo tres medios de comunicación –Egin, Ardi Beltza y Euskaldunon Egunkaria–, algunas empresas –entre ellas Orai SA, editora de los medios clausurados–, y diversas organizaciones políticas, entre las que destacan las juveniles Jarrai-Haika-Segi, las Gestoras pro Amnistía, Udalbitza –una institución creada por los electos municipales– la red de escuelas de alfabetización y euskera para adultos –AEK y Galgakara– o la Fundación Josemi Zumalabe, una entidad con reconocidas credenciales pacifistas, antimilitaristas y de defensa de la no-violencia, que impulsaba el debate y coordinación entre los diferentes movimientos sociales vascos.

    A la mayoría de imputados en dichos sumarios no se les achaca haber cometido ningún atentado o delito concreto, sino tan solo su participación laboral, política o social en alguna de estas entidades. La investigación, de hecho, versó más sobre la biografía de los acusados que sobre un delito concreto. La prueba se sustenta básicamente en las valoraciones policiales que, elevadas de golpe a la categoría de “razonamiento jurídico”, se han convertido en el presupuesto de la actual condena de 46 personas.

    En el caso de la Fundación Zumalabe, nueve miembros de su Patronato, algunos de ellos ligados a una tradición libertaria situada en las antípodas del mundo abertzale, fueron detenidos y acusados de colaboración con banda armada. El único argumento esgrimido por la Fiscalía fue que su defensa de la desobediencia civil también aparecía en los boletines internos de ETA. De ese modo, ha tomado cuerpo lo que a los ojos de cualquier mortal parecería algo imposible: el terrorista que no sabe que lo es o el miembro de ETA que ni siquiera es abertzale.

    Hasta ahora, para ser considerado miembro o colaborador de ETA era necesario tener relación directa con la organización armada, de acuerdo con la doctrina asentada por la sentencia del Tribunal Constitucional 199/87. No obstante, la puesta al día de las tesis garzonianas hacen que resulte suficiente que una acción política o social se considere “ayuda” a los “fines” de ETA –comenzando por la independencia– para que pueda considerarse un delito de terrorismo.

    Tratar el “entorno de ETA” como si fueran “las entrañas de ETA” es adentrarse en un peligroso camino en el que las fronteras entre el disidente y el terrorista, el inocente y el culpable, se difuminan de modo inevitable. De ese modo, la “lucha contra el terrorismo” se convierte en un verdadero acto de guerra, regido por normas excepcionales, que tiende a consolidar un Derecho Penal de autor inspirado en una antigua y nunca apagada tentación totalitaria: la idea de que debe castigarse no por lo que se ha hecho sino por lo que se es.

    Un Estado de derecho digno de ese nombre no puede permitirse esta renuncia. La persecución de personas u organizaciones que, sin recurrir a la violencia, cuestionan aspectos esenciales del orden constitucional, constituye en realidad una derrota del Estado de derecho y una victoria del terrorismo. Contemplada con la gravedad que el caso merece, la Sentencia del Sumario 18/98 viene a desatar los fantasmas evocados por el viejo poema de Brecht: primero les tocó a unos, luego a los otros, y después a mi, pero ya era tarde. Ojalá que la advertencia alcance también a quienes hoy aplauden o simplemente miran hacia otro lado.

    Jaume Asens es miembro de la Comisión de Defensa del Colegio de Abogados de Barcelona. Gerardo Pisarello es profesor de Derecho Constitucional de la Universidad de Barcelona.

  41. Un refrito del artículo de Sin Permiso que he enlazado antes fue publicado en el diario Público:

    http://blogs.publico.es/dominiopublico/226/la-logica-de-guerra-y-el-macroproceso-1898/

    Una vez leído el artículo, analicemos los comentarios críticos o discrepantes con el mismo en la propia página de la rotativa de Mediapro. Presten atención a las consignas, a los lugares comunes, a la no argumentación de los que no toleran artículos de esta clase, artículos que dejan a nuestra “amada ” democracia como una broma de mal gusto:

    De un tal Paulino Guardilla:

    ¡Discrepo totalmente, no solamente del contenido del articulo, tambien de los cuatro partidistas comentarios redactados hasta ahora!. Se os llena la boca de derechos, democracia y falta de libertad de expresión. Que yo vea nadie os ha impedido escribir aquí y en cualquier otro foro,sin deteneros ni nada parecido.
    El contenido del articulo, para mi, justifica más que otra cosa lo que unos cuantos,bajo el paraguas de una defensa de unos sentimientos, vayan por libre y a su antojo,sin ninguna cortapisa ni nada por el estilo,tergiversando y malinterpretando todo.
    Un ejemplo paralelo: Los paises islamicos tienen prohibido la libertad de culto y cualquiera que allí vaya tiene que hacer lo que ellos dicen ¿no?.Vosotros creeis que eso es correcto: si o no. Pues de eso se trata,ni Garzon, ni el Gobierno, y menos este,se atreverian a ilegalizar a ninguna formación politica legal,ya autorizada, que cumpliera con todos los preceptos legales y el que diga lo contrario MIENTE COMO UN BELLACO.

    Vamos a ver, que hariais vosotros si en el portal de vuestra casa un vecino se empecina en no cumplir con las normas de convivencia y trata de imponer sus criterios, contra todos los demas ,y si eso no se cumple os pega un tiro. Y más,que diriais si otro vecino, el que vive pared por medio,le apoya desde el silencio y la sumisión (porque le tiene al lado o por otra razón más poderosa,que es como el) .

    A este Paulino se lo meriendan con patatas, tal es grado de demagogia y su desafortunada intervención.

  42. Continúo con las respuestas a ese artículo con un tal Javier, incapaz de comentar nada que aporte más que sus bemoles:

    Y por cierto, me parecen curiosos ciertos comentarios que hablan del miedo a que España se convierta en un estado totalitario, cuando esas mismas personas profesan ideologías profundamente totalitarias y antidemocráticas. Nada hay más totalitario que el nacionalismo, el comunismo o el fascismo (y si los combinamos, como sucede en ciertos partidos, apaga y vámonos). Por favor señores, esas ideologías están muertas, se ha demostrado su absoluto fracaso, y sólo han traído muerte y pobreza…

    El siguiente que se luce es, aunque parece más serio es un tal Oscar:

    Estaria bien, si no fuese porque obvias cosas elementales. Si nos leemos la sentencia (no digo entera, pero si sus partes mas importantes) tenemos ejemplos tales como que esta demostrado que la ex-directora de Egin se reunio con Txelis para fijar las directrices que tendria el periodico. Nos guste o no, en Egin (y demas organizaciones que se han juzgado) habia mucha mierda. Y cuando juegas al filo de la navaja, al final cometes algun error (como que te logren demostrar esa reunion) y te cortas.

    Decimos que delinquen las personas, no las rotativas (gran frase Pedro J), pero si se demuestra que esa organizacion esta creada exclusivamente para constituir actividades delictivas… la cosa cambia, no?

    Otro, todavía más confundido, un tal uno de aquí:

    Estoy frontalmente en desacuerdo con los articulistas. Lo que ocurre en Euskadi es que la izquierda NO se desmarca de la violencia, sino que la ve con (relativos) buenos ojos. Y se deja contaminar con alegría, desde la música rock a todas las manifestaciones que ellos transforman en política (asusta pensar que lo que es ocio y cultivo del alma en todo occidente es política en Euskadi, y que te juzgan por ella). Cuando, como en Cataluña, exista un entramado civil que repudie la violencoa, los articulistas tendrán razón. Un ejemplo de los muchos que hay: mientras los cocineros vascos paguen el chantaje y se quejen de que ellos ‘’sólo buscan la concordia” cuando son expuestos ¿hay que esperar que la sociedad se separe de la violencia, y no la apoye económicamente? No, hay que obrar de manera que no reciban dinero. Son una mafia con otra finalidad, y en Euskadi no lo ven (porque no quieren, como en Sicilia disculpan a la Mafia, y dicen que los de fuera ”no entienden”). Y España y los españoles tenemos derecho a luchar con mejores armas que ellos, pero con energía. Nada de eso pasa en Cataluña, y no por distinta finalidad, sino porque no favorecen la violencia.

    Pero yo me quedo con esta opinión, fantástica, hilarante, un canto a la boludez: de un tal Fidel Vela

    El verdadero peligro para las libertades no es la política antiterrorista del Gobierno tras el fracasado proceso de diálogo, sino escritos criptonacionalistas como éste.

    A gusto se quedó.

    En serio, si pueden lean el texto y los comentarios en Público.

  43. Imperialista dice:

    Por Dios, don Ricardo, haga algo con este pollo, por caridad. La de cosas tan raras que escribe. Especialmente esta:

    (1) Conviene apuntar que lo que el pueblo español quería entre 1975-78 no se corresponde con lo que consiguió. Otra cosa es que no se dé cuenta.

    Cielos.

    Última entrada en el blog de Imperialista: Lo peor es que es Garzón

  44. Indio dice:

    Algunas reflexiones ante su post y algunos comentarios de por aquí… Desordenadas y sin apuntar a nadie específicamente.

    España no es un estado de derecho (proceso 18/98) y por tanto no es una democracia.

    Para la mayoría de los españoles, ir a votar de vez en cuando y mentarle la madre en público al presidente del gobierno es sinónimo de democracia.

    Los cambios reales no se producen cuando por ley se legisla sobre la violencia contra las mujeres sino cuando dejamos de golpearlas y tratarlas com objetos y nos podemos ver de igual a igual, reconocer nuestras diferencias y construimos relaciones sanas, de reciprocidad y cariño.

    El Estado no hay quien lo arregle, pero la cotidianidad de cada uno es mejorable y mucho más transformadora de lo que los grandilocuentes teóricos de la política y la experimentación social nos quieren hacer creer.

    Cada vez que participo y debato en estos foros no tengo que justificar que mi quehacer cotidiano sea congruente con lo que digo o no. Allá cada cual con su cotidianidad y sus ideas.

    Mis actos no son exclusivamente producto de mi racionalidad. No puedo exigir que los de los demás sí lo sean.

    Puedo intentar entender procesos que condicionan el compotamiento de la gente (medios de comunicación, por ejemplo). Pero no juzgar a la gente por no actuar como yo desearía, tratarla como objetos y achacarlo a la manipulación.

    Creo que gobiernos, bancos, medios de comunicación y poderes económicos son responsables y culpables de la mayoría de los males actuales. Algunos, muchos, con las manos manchadas de sangre.

    Pero creo en la responsabilidad individual, para bien o para mal.

    Si la revolución es un proceso social, político y económico, será imperfecto por definición. Bienvenidas las revoluciones ante la imperfección y conservadurismo del estado inamovible.

    Desconfío de los que enarbolan la emancipación de los demás y no saben barrer en casa.

    Participar en un proceso transformador y creer que se pueden cambiar cosas es ya una revolución.

  45. @Imperialista: hombre, es una frase absolutamente coherente con mi post y la experiencia que hemos tenido. ¿Acaso no quierían democracia la mayoría de españoles? Yo creo que sí. Pues si la mayoría de españoles de hoy piensan que vivimos en democracia y yo digo que esto no es una democracia, la frase es absolutamente coherente y la vuelvo a copiar:

    Conviene apuntar que lo que el pueblo español quería entre 1975-78 no se corresponde con lo que consiguió. Otra cosa es que no se dé cuenta

    Así que, no se haga el listillo o el gracioso. USted puede dar más de sí: insulte, calumnie, siga su rancia naturaleza y no intente pasar por bufón, que no cuela.

  46. @Indio: Comparto sus palabras, incluso éstas, aunque con matizaciones:

    Mis actos no son exclusivamente producto de mi racionalidad. No puedo exigir que los de los demás sí lo sean.
    Puedo intentar entender procesos que condicionan el compotamiento de la gente (medios de comunicación, por ejemplo). Pero no juzgar a la gente por no actuar como yo desearía, tratarla como objetos y achacarlo a la manipulación.
    Creo que gobiernos, bancos, medios de comunicación y poderes económicos son responsables y culpables de la mayoría de los males actuales. Algunos, muchos, con las manos manchadas de sangre.
    Pero creo en la responsabilidad individual, para bien o para mal.

    La racionalidad, la razón: aceptemos que la exigencia no es la mejor solución, el mejor adjetivo. Me siento reflejado en esa crítica y probablemente es un defecto por mi parte la “exigencia” de racionalidad a los demás. No me cabe duda de que debo buscar un lugar intermedio y moderar la “exigencia”. Lo que bajo ningún concepto puedo aceptar es que alguien que opine sobre mi artículo eluda su responsabilidad para con la racionalidad. El que no quiera ser racional o no quiera actuar racionalmente está en su derecho, pero no puede adentrarse en los caminos de la razón y pretender salir de rositas. La dureza que emplearé con el irracional voluntario que pretenda usar la razón “a su manera” será inmisericorde. No tendré piedad, y creo que no la tengo. ¿En qué afecta esto a los ciudadanos que, como digo en el post, no se enteran? Que considero inaceptable que un ciudadano no se entere o no se quiera enterar de la realidad política y después se cabree con los representantes que, quizás, ha votado (si ha votado). Eso es absolutamente inaceptable, y si no le gusta, que se vaya a vivir al desierto o a la selva, lejos de la sociedad.

    La segunda frase, referente a los medios y a la manipulación, que no puede servir de coartada paara “tratar como objetos” a las personas que no “actúan como yo desearía”, es un arma de doble filo y entronca con lo que acabo de comentar en el párrafo precedente: parto de la convicción de que no hay seres humanos inferiores, seres humanos que no puedan entender por naturaleza ciertos razonamientos. Las capacidades están ahí y entiendo que no todo el mundo las desarrolle o no las quiera desarrollar, pero al final muchos ascetas de la política (mentalmente aislados de las coyunturas y vicisitudes de ese universo que tanto nos interesa en páginas como ésta) terminan por enfadarse con aquellos que les gobiernan. Esa incoherencia vital (no ya racional, ¡VITAL!) es profundamente inaceptable. ¿Están en su derecho? Por supuesto, faltaría más, y considero que sería poco menos que fascismo obligarles a actuar con coherencia. Aquí enlazo con su llamada a la libertad individual, pero se puede y se debe destacar esa incoherencia, su incongruencia y su falta de respeto por la razón y, en última instancia, su falta de respeto por la sociedad.

    Vaya, que no se puede pasar de una cosa y a continuación criticar las consecuencias de esa misma cosa. Por ahí no paso, y en esta sociedad hay muchas prsonas que responden a esa forma deactuar y/o pensar. Libertad para ellos para actuar así, pero libertad para mí para destacar su lamentable condición, su incioherencia masiva y su cara dura.

    Pero vaya, que me parecen muy bien sus palabras, faltaría más.

  47. En el punto #2 de mi comentario #37 hacía referencia al sometimiento del poder político al poder económico. Me gustaría aportar un artículo de Público de ayer mismo en el que queda patente ese sometimiento del que hablo. Dejando de lado la animosidad contra el PP (que es correcta pero que deja un poco de lado un mayor énfasis en la crítica a los demás, que no son mucho peores) queda claro lo que vengo defendiendo:

    http://www.publico.es/espana/politica/206600/feijoo/disfruta/tresanos/coche/gratis/total

    Unos políticos que aceptan este tipo de lujos por parte de las empresas, estos regalos, estos privilegios, hablan por sí solos.

  48. Indio dice:

    @Lucien de Peiro: Sí, .

    1. Hablaba de actos y de que no son “exclusivamente racionales”. El adverbio quiere dejar espacio a otras cosas que están por ahí, que las consideremos porque van a determinar estos actos, nuestro compromiso, etc.. Pero la cabecita está para pensar y tod@s tenemos capacidad para eso. Y matizar: aquí no se trata tanto de actos, es un foro de discusión, y se trata de argumentar y no salirse de la tangente.

    Me parece bien que usted sea todo lo altisonante y exigente con las personas que participan en este foro. Fuera de él, en la calle, sabe usted que si quieren que le escuchen hay que darle la vuelta a la tortilla de manera más sutil, porque la conforntación no sirve de nada.

    Yo entiendo y comparto en gran parte su crítica, que veo argumentada. Pero ¿por qué algunas personas sólo perciben de su parte un discurso exclusivamenta ideológico? ¿Qué falla cuando uno no puede arremeter contra palabras como democracia, capitalismo, etc. sin generar miedo, rechazo… por gran parte de las personas de la sociedad española?

    2. En algunas de mis afirmaciones me estoy situando más en el ¿qué hacer? que en la crítica. Pero bueno, totalmente de acuerdo que las incongruencias hay que ponerlas encima de la mesa, porque si no todo vale y eso sí que no. El relativismo absoluto en esto de la política me pone de los nervios.

  49. @Indio: Comprendo. Tiene razón en lo de la calle. En mi vida cotidiana no soy tan… cómo decirlo,… contundente o directo o, mejor dicho: en la vida cotidiana me ando con muchas más contemplaciones. Aquí escribo lo que me da la gana y carezco de un interlocutor directo que me frene o me advierta mientras argumento. Intento mantener cierta moderación en las formas pero no tengo piedad alguna con el fondo. En la calle, en la vida cotidiana, en el cara a cara, las cosas son más complicadas o deben ser menos viscerales. Hablando con la gente soy capaz de afirmar cosas que aquí me parecerían excesivamente moderadas, excesivamente “suaves”. Digo lo que pienso, pero lo endulzo. Además, me caracteriza algo que aquí apenas me planteo utilizar: diplomacia. Soy una persona con gran capacidad diplomática, algo sobre lo que sólo pueden opinar los que me conocen personalmente. De todas formas antes lo era mal, pero vaya, tengo la capacidad para no exaltar fácilmente. Además, cuando hablas de ciertas cosas con la gente debes andar con cuidado, porque aquellas ideas o argumentos que rompen sus esquemas mentales les hacen cerrarse en banda. Si alguien me dice que Chávez es un dictador, no puedo defenderlo sin contemplaciones, esperando utilizar los buenos argumentos que tengo, porque no conseguiré nada. A veces es mejor plantear preguntas sobre otras realidades equivalentes y peores que no pasan por entrar en el mismo mundo que esas personas han creado para Chávez.

    Poco a poco y con moderación. Muchas veces no se consigue nada, pero cuando tienes las cosas claras sobre un asunto, y las pruebas o argumentos oportunos, el interlocutor contrario termina por desaparecer o por incubar dudas hacia sus planteamientos previos. Eso es un éxito, porque luchar contra lo que los medios y el sistema inyectan en nuestro cerebro a diario es una tarea titánica. Por muy claro que sea un argumento, por muy fácil de demostrar, hay personas que se cierran en banda y no hay manera de que escuchen.

    Le voy a recordar un caso: cuando se denegó la renovación de la licencia a RCTV en Venezuela, los medios alzaron la voz con unanimidad para decir que Chávez cerraba un canal. Nunca se cerró el canal, porque siempre siguió emitiendo, aunque desde el día que expiraba la licencia para emitir en abierto, sólo pudo emitir por cable y satélite. Pues recuerdo estar discutiendo con un conocido sobre este asunto, y me decía eso, que Chávez había cerrado el canal, y yo le decía que no, y que podía ver las emisiones en internet, en directo o en diferido (en YouTube). Pues no había manera de que lo entendiese. Ya no era una cuestión de creerme o no, porque no quería entrar ni en eso: simplemente no quería saber nada del tema. Hubo un momento (cuando, a mi juicio, se vio acorralado) que no quiso seguir hablando. Yo le conminaba a entrar en la red y que lo comprobase por sí mismo. Le dije “vamos a casa y te lo enseño”. No me decía “es mentira”. Me decía: déjalo, no quiero seguir discutiendo. Y así se quedó. Tiempo después le he escuchado no sólo hablar más de Chávez, sino que aún sostiene que Chávez cerro el canal (y el canal, RCTV, sigue emitiendo, aunque no en abierto).

    Es una situación completamente absurda, sin sentido, pero es real. Y he psado por muchas situaciones parecidas. Estoy harto de discutir con la gente sobre Venezuela. Al final callan, porque carecen de argumentos, pero en el fondo no los aceptan (y no se molestan en contrastarlos) y tarde o temprano vuelven a soltar las estúpidas consignas (que leen en los medios) sobre Chávez, como si todo lo que les hubiese dicho no sirviese de nada.

    No quiero debatir ahora sobre ese tema. Tan sólo lo pongo como ejemplo de que muchísima gente no quiere escuchar. No es que no sepan o no puedan, es que estoy convencido de que no quieren. Todos tenemos cosas que llevamos muy adentro: creencias, convicciones, ideas, etc… y nos cuesta muchísimo aceptar que alguien intente destruirlas, ridiculizarlas o demostrar que son más débiles que una pluma. El tema de la falta de democracia en España es especialmente dramático: es un tema tabú, imposible de abordar con seriedad, con un mínimo de atención por parte de los que no aceptan que se toque a la patria. Del mismo modo he de decir que muchos antiespañolistas (nacionalistas de diverso signo menos españolistas e independentistas, actúan del mismo modo con mis argumentos: no los cuestionan. Está claro, dicen. Ante un artículo o post como el que encabeza este hilo asienten y no valoran críticamente lo que digo. Una vez me inventé una noticia. Dejaba a cierta institución por los suelos, y muchos me creían, porque esa noticia se ajustaba a sus esquemas ideológicos.

    Vaya, que falta mucha reflexión en esta sociedad. Yo soy el primero que se considera ideologizado, ¿Acaso no se nota? Pero intento ofrecer argumentos, sabiendo que estos posts o estos comentarios no son trabajos académicos y que como tal hay que tomarlos. No puedo bajar hasta las últimas esquinas de cada argumento o afirmación, porque con el primero ya cubriría el espacio previsto para el post.

    En fin, sea como sea, no desisto. Soy más terco que una mula, y sólo me frenan los argumentos mejores, cuando no mi falta de tiempo o, claro, el aburrimiento.

    No sé si con todo esto he respondido (en parte) a su pregunta:

    ¿Qué falla cuando uno no puede arremeter contra palabras como democracia, capitalismo, etc. sin generar miedo, rechazo… por gran parte de las personas de la sociedad española?

  50. Indio dice:

    @Lucien de Peiro: Sí, efectivamente, el no escuchar, el no querer entender, el inovilismo de las opiniones poruque se adaptan a nuestros esquemas mentales y punto pelota. Es muy dificl romper con todo eso. Y eso también se ve en muchos comentaristas, y caemos a veces todos un poco en eso.

    Pero me parece fundamental esta frase también:

    Del mismo modo he de decir que muchos antiespañolistas (nacionalistas de diverso signo menos españolistas e independentistas, actúan del mismo modo con mis argumentos: no los cuestionan. Está claro, dicen. Ante un artículo o post como el que encabeza este hilo asienten y no valoran críticamente lo que digo.

    Porque muchas veces la cosa no está en los argumentos sino en ese esquema mental que tenemos y si lo que se sostiene no es visto por su relevancia, sólo si sirve para nuestros fines últimos, intereses, modo de vida, etc.

    De ahí se deduce que, aunque aparentemente se pueda estar de acuerdo en algo, los matices y visiones en los sectores de la izquierda son amplios y no se da la unidad más que en casos puntuales. Y de la izquierda con el nacionalismo, pues todavía peor, eso no tiene mucha consistencia, y acabn siendo alianzas coyunturales.

    Me voy por las ramas, pero usted siga, siga igual de terco :-)

  51. Sí, unos más que otros, pero todos caemos en eso en un momento u otro. Lo importante, creo, es mostrar la voluntad por mejorar en ese aspecto, y por abrirse a nuevos conocimentos, ideas y convicciones, aunque entren en conflicto con los que ya tenemos. Modestamente creo que un servidor lo intenta.

  52. Indio dice:

    Por cierto, Don Lucien y tod@s: España y su entorno, no se yo si alguien había enlazado el caso Tarnac en Francia. Si me repito disculpas, pero no tiene desperdicio tampoco, en relación al 18/98 y otras perlas:

    http://www.sinpermiso.info/textos/index.php?id=2393

    Y en francés: http://www.soutien11novembre.org/

  53. Indio dice:

    Don Lucien, y tod@s: conoce usted el caso Tarnac, en Francia?
    http://www.sinpermiso.info/textos/index.php?id=2393

  54. @Indio: deconocía este caso. Me recuerda a la detención de Julien Coupat, miembro de Tiqqun, un coletivo que, como dicen en la editorial Melusina,

    Colectivo francés, es el órgano consciente del Partido Imaginario.

    Un agente del Partido Imaginario es aquel que, partiendo del lugar en el que se encuentra, de su posición, emplea o persigue el proceso de polarización ética, de asunción diferenciada de formas-de-vida. Este proceso no es otro que el Tiqqun.

    El Tiqqun es el devenir real, el devenir práctico del mundo; el proceso de revelación de toda cosa como práctica, es decir, ocupando su espacio en sus límites, en su significación inmanente. El Tiqqun es que cada acto, cada conducta, cada enunciado están dotados de sentido, en tanto que suceso, se inscribe a sí mismo en su metafísica propia, en su comunidad, en su partido. La guerra civil solamente quiere decir: el mundo es práctico; la vida, heroica, en todos sus detalles.

    De hecho, tuve conocimiento de este asunto gracias a Don Jorge F, y no tardé en comprarme sus dos libros publicados por Melusina: “Introducción a la guerra civil” y “Teoría del bloom”, difíciles pero apasionantes. Hace poco hubo un seminario sobre ambos en Madrid. Recomiendo la lectura de este artículo:

    http://www.rebelion.org/noticia.php?id=80870

    Básicamente, por ir rápido, estamos recibiendo en Europa el legado fascista de la administración Bush: control de personas, medidas antiterroristas dicrecionales, etc… El panorama es desolador, y esto enlaza con el post que encabeza este hilo.

  55. ¡Sí señor! A veces uno se siente un poco “solo” al redactar sus escritos. Afortunadamente hay personas que aún se cortan menos y escriben artículos que suscribo hasta su última coma, hasta su último punto. Uno de esos periodistas (yo no lo soy, que conste) es Carlos Tena, exiliado de esta dictadura española en Cuba, uno de los pocos (pero qué valiosos) que dicen lo que la izquierda de verdad debería decir. Copio su artículo en Kaosenlared porque es fantástico, y al que no le guste, que no mire:

    ¿Quo vadis, Patxi?

    Las malas costumbres ibéricas se centran en la envidia, la soberbia, el racismo, el clasismo, el españolismo imperialista, la violencia gratuita y el humor estúpido, entre otras muchas lacras heredadas de los sistemas monárquicos y dictatoriales que se han sucedido a lo largo de más de veinte siglos. Pero hay ocasiones en las que uno tiene que reconocer que, a pesar de los pesares, existen personajes, como Sancho Panza, que responden a un prototipo de ciudadano común, aunque se nos pueda tachar de utilizar esquemas simplistas.

    Es el caso del protagonista de la mayor parte de los chistes acerca de los vascos (bastante malos, por cierto), en los que casi siempre brota un tal Patxi, cuya inteligencia resulta bastante dudosa, aunque no así su constancia y simpleza. Parece que la excepción confirma la regla, y algo que me parecía una solemne memez, como los chascarrillos sobre la gente de esa villa tan hermosa como Lepe o los dedicados a polacos, irlandeses y belgas, sostiene algún viso de realidad cuando el héroe (dicho sea con toda la ironía) se llama Patxi López, que sin reconocer que el partido al que representa ha recibido muchos menos votos que el comandado por Ibarretxe, se emperra en superar las estupideces de su hermano gemelo (el de los chistes), para conducir a Euskadi por el camino de la sinrazón, la soberbia, el españolismo casposo y el desprecio a toda sensibilidad nacionalista o abertzale. Patxi, como el de las bromas, cuando repasa una guía telefónica, no sólo lee sino que razona.

    Es sabido que la soberbia suele ser mala consejera, y más aún si desde el exterior se anima al animal que cree haber llegado a la tierra prometida para conquistarla, eso sí, conculcando todas las leyes naturales. Como Cristóbal Colón cuando arribó al nuevo mundo, creyendo que estaba en las Indias, Patxi sabe que su ascenso electoral le podría legitimar para presentarse a lehendakari, si admite a priori tres incontestables verdades: la primera, que Ibarretxe y su PNV, como ya dije, ha sido el partido más votado; la segunda, que sólo con el apoyo del Partido Popular, es decir, de los neo franquistas que jamás condenaron el terrorismo, podría darse el desastre de que ocupara el cargo; y la tercera, que si se diera tamaña artimaña, sería producto de una enorme mentira: la que niega que más de 100.000 ciudadanos vascos votaron a la ilegalizada (que no ilegitimada) formación D3M, cuyos siete diputados (válidos en un verdadero estado de derecho), bastarían para impedirlo.

    Patxi, cuyo éxito electoral no es otro que haber conseguido que los votantes del PP, se pasaran a la piscina del PSOE (en Euskadi son casi los mismos), olvida que está muy claro que entre un partidario de aquellos y uno de los suyos, media la misma distancia ideológica que entre Fraga Iribarne y Rosa Díez. Conoce, pero le importa un comino (como a su correligionario aragonés Belloch), que sus hermanos del Popular aplaudan cuando ven en la pantalla el bombardeo de Guernika, cuando se enarbola la bandera del águila imperial, cuando se enaltece la memoria de un obispo pedófilo o cuando se tortura a un sospechoso.

    Con su soberbia decisión de no pactar con el PNV, Patxi va a provocar más dolor, más saña, más lágrimas, más injusticia, en unos tiempos en los que la recesión económica golpea a los ciudadanos vascos y españoles. Un marco ideal para un chiste lúgubre. Patxi se ríe así de las decenas de miles de muertes provocadas por el golpe militar del infame Caudillo, al que siguió una larga y cruenta represión, que golpeó a concejales/as, alcaldes/as y diputados/as, así como al conjunto de los republicanos y republicanas con la muerte, cárcel, depuración, humillación y exilio. El PP se negó en el parlamento europeo a condenar esos hechos. Patxi será lehendakari, pero con los votos de quienes apoyaron y aún no han condenado el terror franquista, la incultura, la venganza, el odio y la represión sistemática.

    Y es que Patxi López es, sin duda, un chasco, una cuchufleta negra, una burla a la democracia. Y el PP, su mejor aliado.

    http://www.kaosenlared.net/noticia/quo-vadis-patxi

  56. Indio dice:

    Dejo esto por aquí…

    P. ¿Por qué afirma que los medios no contribuyen a su investigación?

    – R. La tortura no se ve como un problema en España por nadie y tampoco por los medios de comunicación. Pongo algunos ejemplos de artículos que incluso se preguntan “¿Pero se tortura en España?”. Yo no conozco ningún país del mundo en el que no haya torturas y entiendo que el papel de los medios es investigarlas. Pareciera que el debate de la tortura está secuestrado por dos partes: una, el entorno abertzale que dice que siempre se tortura, lo cual no es verdad; y otro, el Gobierno y el resto, que dicen que nunca se tortura y hay suficientes garantías. Pareciera que no hay posibilidad de decir que los crímenes de ETA son terribles, hay que denunciarlos y sus responsables tienen que ir a la cárcel, y la tortura es otro crimen y hay que investigarlo.

    http://www.elpais.com/articulo/espana/dice/policia/acusado/torturas/puede/ser/mentira/elppgl/20090309elpepunac_2/Tes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.