Don Alberto Solana es un tipo muy maleducado que tiene un amigo que me dijo una vez en una conversación personal, pero ante varias decenas de personas, que en determinadas circunstancias, me consideraría reo de muerte. Está enlazado entre sus blogs favoritos. Comprenderán ustedes que la única razón por la que no me intranquiliza esta entrada que debemos a la pluma de don Alberto, o a su boli bic, es que hasta para fusilar hacen falta ciertas trazas de vida inteligente, y un poco de puntería. Como Helidoro, un fusilado por el franquismo que conocí en Valladolid, he salido vivo de la ejecución.

Venga... meta ruido por ahí



Tagged with →