Respondiendo a Sira

Posted · 72 Comments

Yo soy consciente de que hay saraos en los que es mejor no meterse, pero esos saraos son precisamente los que tengo cierta tendencia a frecuentar. Además, me siento directamente interpelado por Sira, que me hace una serie de preguntas concretas, y por eso -y porque soy una persona muy educada- no tengo más remedio que responder. Quizás las respuestas que voy a dar pongan de relieve mis propias carencias, que soy consciente de que no se trata de un tema sencillo, pero también creo sinceramente que la actitud que refleja la entrada que respondo deja traslucir un cierto victimismo que se esconde detrás de muchos ismos. Y además, trata de echar balones fuera achacando a “nuestros chicos” -uno de los cuales soy sin duda yo, y por eso respondo- responsabilidades que a estas alturas del asunto, pueden ser en buena parte nuestras, pero son también, sin duda alguna, compartidas.

Habla Sira en su entrada en Colorín Colorado “¿Qué pasa con nuestros chicos?” sobre Izquierda Unida:

Esta organización nuestra, tan verde, tan roja y tan violeta, está desteñida. Nuestra formación tiene estructuras que reproducen el sistema. Cuando hablamos de la perspectiva de género, debemos asumir que el principal reto debe ser no sólo equiparar los espacios a la participación de las mujeres, sino asumir qué clase de estructuras orgánicas tenemos y qué tipo de intereses subliminales reproducen. ¿Creemos realmente que una organización con estructuras que limitan la participación de las mujeres en la toma de decisiones puede ser transformadora y de izquierdas? Listas paritarias, lenguaje no sexista…

Y a partir de aquí, manifiesta su deseo de “preguntar a los chicos de IU cosas concretas“, deseo que voy a intentar satisfacer, al menos en lo que me toca. Por eso, voy a intentar responder desde un punto de vista absolutamente personal y no político, que entiendo que es lo que nos pide Sira.

¿Vais a cedernos la cuota de poder que nos corresponde?

A la gallega:  ¿Cuál es esa cuota y por qué os corresponde? ¿Qué es lo que limita ahora mismo a las mujeres para participar en IU, tomar parte en las decisiones, integrarse en los órganos de dirección? Que yo sepa, nada, salvo quizás la pereza política que nos invade últimamente a todos y a todas. Es cierto que hay tendencias y estructuras del pasado que tienden a reproducirse en el presente, es cierto que hay una generación -mayoritariamente masculina- que tapona la entrada de aire fresco y de personas nuevas -algunas de ellas, mujeres que traen mucho que aportar y se encuentran ante un auténtico muro-, pero no es menos cierto que esa nueva generación que empuja es mucho más “paritaria” y tiene este tema perfectamente interiorizado. Y es que quizás el problema no sea la participación de las mujeres en la toma de decisiones, sino la simple participación en la toma de decisiones, que es nula. Quizás el problema sea que el rito asambleario, el rito estatutario, se repite regularmente, como se repite la bendición del pan y el vino cada domingo, sin que haya detrás voluntad alguna de que las decisiones sean colegiadas, debatidas y participadas… Y quizás sea eso lo que haya que corregir, porque corregido eso, se corrija lo demás casi de manera automática.

¿Vais a dejar de acusarnos de ser “mujeres florero” por formar parte de listas paritarias?

A la gallega también: ¿Podrías citar algún caso concreto, con nombre y apellidos, de esa acusación? Lo digo porque es posible que sean casos tan aislados que puedas preguntárselo directamente a las personas que han realizado tales acusaciones. Las listas paritarias en IU son un hecho en las normas, y si las normas no se cumplen en este terreno, no es por ninguna conjura machista, sino por la misma razón por la que no se cumplen otras normas en nuestra organización: el sectarismo propio de los grupos y corrientes -algunas mucho más sectarias que otras, por cierto- que nos dividen, que, ante la coyuntura de garantizar su representatividad, la presencia de sus “popes” o la paridad, sacrifican la paridad. Esto lo hemos visto muy recientemente, en la formación de los órganos de dirección federales. Y ahí, tan responsables son las compañeras como los compañeros, sobre todo los “popes” y las “popesas” -que las hay-, si se me permite la licencia.

¿Vais a entender de una vez que no vamos a pegar un puñetazo encima de la mesa para argumentar nuestras posiciones políticas?

La pregunta es claramente personal, así que la respuesta será personal también: yo nunca he recurrido a tal cosa. De hecho, no suelo hablar en las reuniones, y me expreso habitualmente por escrito. En cualquier caso, no entiendo muy bien la razón de esta pregunta, salvo que se quiera apelar al mito ese del carácter necesariamente violento del varón para colocarnos a todos, al margen de cualquier consideración individual, en situación de culpabilidad potencial, lo cual, sin duda, es muy útil si se quiere evitar la respuesta.

¿Vais a asumir que hay que cambiar las reglas del juego para que quepamos todos y todas en esta organización?

Yo sí, vamos, lo tengo asumido hace mucho. Estoy dispuesto a cambiar lo que haga falta no para que quepamos todos y todas, sino para que IU vuelva a ser lo que nunca debía haber dejado de ser: un lugar de acogida y no un lugar del que huir a galope. Estaría muy bien, por otra parte, que dijeras a qué te refieres en concreto, e incluso que presentaras enmiendas a los estatutos y a los documentos de la VIII Asamblea de IU-CM en el sentido que planteas. Lo mismo, incluso, te pueden valer algunas de las que han presentado ya otros compañeros y compañeras que van en la línea que tú dices. Si quieres leerlas, las tienes  disponibles en www.iucmadebate.net. Sinceramente, no creo que IU sea precisamente un lugar en el que las mujeres tengan especiales dificultades para participar por el hecho de ser mujeres, aunque sí es posible que aquellas normas que buscan avanzar en este sentido, no se cumplan. En parte, por lo que he dicho antes, y en parte por una falta de implicación por parte de muchas compañeras, por cuyos motivos habrá que preguntarles a ellas.

¿Vais a comprender que nuestro silencio es humildad, que no necesitamos escucharnos permanentemente para reforzar nuestro ego?

Muy bonito eso de la humildad, Sira. Yo, si me dices que tu silencio responde a la humildad, pues me lo creo, pero como te conozco, y además, no me pareces especialmente silenciosa  (y me parece bien, que no tienes por qué ser silenciosa), pues también tengo que manifestar mi sorpresa por tu afirmación. En cualquier caso, te he de decir que me siento muy identificado con la segunda parte de tu pregunta, y que mi silencio -porque yo sí soy silencioso-  responde más bien a una cierta timidez, a un cierto miedo a hablar ante la gente que aún no he conseguido superar, y a que me da mucha vergüenza hacer eso que es tan común en nuestra organización, tanto entre los compañeros como entre las compañeras, que es empezar las intervenciones diciendo: “yo estoy muy de acuerdo con lo que acaba de decir el compañero (o la compañera) que me ha precedido en el uso de la palabra, pero quiero matizar que…“, y aquí empieza una perorata que viene a decir, efectivamente, lo mismo que dijo el anterior, y el otro y el otro, y que le deja muy contento -o contenta- porque recibe los aplausos de sus correligionarios, que, lamentablemente, no suelen ser todos los que están, ni han aplaudido al anterior, ni al otro, ni al otro, a pesar de que ha dicho exactamente lo mismo.

No sé si estas respuestas te sirven de algo, Sira, pero me has preguntado y te he respondido todo lo sinceramente que he podido. Quizás demasiado.

72 Responses to "Respondiendo a Sira"
  1. Jéssica dice:

    Ricardo, al leerte sobre la pereza y la participación femenina, me pregunto una cosa (porque lo he vivido, en algunas agrupaciones nuestras ocurre y no sé si servirá para aportar algo en positivo y ayudar a clarificar) si las asambleas y reuniones de IU tienen en cuenta la conciliación de la vida laboral y familiar.

    Me explico: he dejado de ir a gran parte de las reuniones de mi ejecutiva porque se hacen entre semana, un jueves, al día siguiente hay que ir a trabajar, empiezan a las 9 de la noche, se alargan hasta la 1 o las 2 de la madrugada, y en muchas ocasiones se convierten más en reuniones sociales que en asambleas donde se debata y se alcancen acuerdos.

    Este sistema organizativo, a muchas mujeres nos resulta un freno para participar en la vida política al nivel más básico, en el ámbito local. No sé si en IU ocurre algo parecido, este es un ejemplo concreto pero quizá, aplicado a vuestro caso, ocurra que aunque estaturiamente no haya nada que impida la participación femenina, o que incluso no exista voluntad manifiesta de impedir esta participación sino todo lo contrario, de fomentarla, pero los mecanismos resulten un freno para las mujeres.

    No sé si me explico o si es algo parecido a esto a lo que Sira se refería.

    Última entrada en el blog de Jéssica: Investigar la trayectoria entera… de Garzón, de Fraga y de Aguirre

  2. últimamente encuentro que usted clava algunos post. Felicidades.

    Última entrada en el blog de rafa hortaleza: La derechona contra Izquierda Unida

  3. @Jéssica: eso que describes nos ocurre igual igual a muchos militantes de IU que somos padres. Lo mismo. Hace la hueva que no voy a reuniones por ese motivo. Así que el problema, que existe, no es de genero. Es de paternidad-maternidad.

    Última entrada en el blog de rafa hortaleza: La derechona contra Izquierda Unida

  4. andres dice:

    a mí me gustaría saber mucho de la “concialiación de la vida laboral y familiar”, por eso pregunto: una asamblea los viernes o los sábados a las seis de la tarde y que duren unas dos horas y media son favorecedoras de dicha conciliación??? es q no lo sé…

    gracias

  5. ostap dice:

    No entiendo a esta chica. Se queja que no les dan “cuota de poder”, que les acusan de ser “mujeres florero” peeeerooo no parece dispuesta a “dar un puñetazo encima de la mesa” para reclamar eso que según ella le corresponde, y encima se jacta que esa pasividad es una “prueba de humildad”. Así van la chicas IU, les mangonean quitándoles la tal cuota de poder, sea lo que sea eso, y hala, nos callamos porque somos humildes. Ahí es nada, camarada.

    Y ahora remato y me luzco diciendo que al ser de IU hay muchas posibilidades que la chica esté riquísima. Hala.

  6. ceronegativo dice:

    Gran entrada, igual yo también contesto. Por cierto, pásese por mi blog don Ricardo, que le ha caido otro premio Limanda.

    Última entrada en el blog de ceronegativo: Séxtuple premio limonada

  7. Berlin Smith dice:

    Pues que quiere que le diga, amigo Royo: que parece usted un liberal de tomo y lomo.

    No deja de sorprenderme el hecho de que pongan ustedes dos en evidencia las dificultades y problemas para que una organización como IU se parezca al sueño, generalmente incosistente y de algodón, de los de la fe izquierdista.

    Se lo digo porque si el lado feministazo encuentra que los hombres rojos son igual de machos que los azules, algo falla en la teoría: en la de las feministazas y en las izquierdistas acerca de cambiar el mundo.

    Es sorprendente – no por usted, sino por su organización – verle esa defensa del mérito sobre la cuota y es menos sorprendente comprobar la confusión entre sociología, antropología y política de la feministaza.

    Pero yendo al grano: si ustedes mismos no consiguen esas organizaciones ejemplares, utópicas, salvadoras que nos prometen a la hora de votarles, ¿cómo quiere que me lo crea para organizar la vida de todos?

    El día que se me despierte comprobando que el paraíso es una experiencia personal y no colectiva y que, por tanto, es inalcanzable, se vendrá al lado oscuro. Lo que no significa ser facha, que tiene mucho que ver con el bolchevismo, una cosa que a usted y a mí no nos gustan nada.

  8. Independiente dice:

    ¿Podrías citar algún caso concreto, con nombre y apellidos de esa acusación?

    Uyyyyyyyyy

    ¡Que pregunta mas chunga!

    Está usted a la defensiva, ¿Verdad?

    Preguntese a usted mismo porqué.

    saludotes.

    freebatasuna.

  9. Don Ricardo dice:

    @Jéssica y @rafa hortaleza: No soy padre, estoy casado y mi mujer no milita en IU. No sé si eso tiene importancia o no en este asunto. Pero creo que el tema de la conciliación se tiene que resolver en casa, en este ámbito de la militancia, quiero decir, porque es evidente que el estado puede hacer muchas cosas pra favorecerla en el ámbito laboral y social en general.

    Es evidente que los estatutos y las normas internas pueden decir muchas cosas para favorecerla, pero si no está claramente interiorizado y asumido por las personas concretas que militamos, al final es probable -y en esto Sira puede tener razón- que se sacrifique la militancia de la mujer.

    Sin embargo, estoy convencido de que esa nueva generación política -la de los veinte y treintaañeros- que presiona a los cincuentones para entrar en los ámbitos de decisión con el peso que les corresponde, tienen esto perfectamente asumido. Por eso creo que los problemas que plantea Sira no son tanto una cuestión de género, como una cuestión generacional.

  10. Reven dice:

    Hay un problema, donde usted dice:

    “Quizás el problema sea que el rito asambleario, el rito estatutario, se repite regularmente, como se repite la bendición del pan y el vino cada domingo, sin que haya detrás voluntad alguna de que las decisiones sean colegiadas, debatidas y participadas… Y quizás sea eso lo que haya que corregir, porque corregido eso, se corrija lo demás casi de manera automática.”

    Usted sabe que esto se arregla expulsando a la directiva, que esta asentada en el poder desde mucho atrás, solo cambió Llamazares. No avanza una organización donde se expulsa a miembros, donde la comisión de garantía esta formada por personas a dedo…..

    Última entrada en el blog de Reven: Yoani Sánchez, una disidencia errónea.

  11. surco dice:

    @Don Ricardo:

    oiga, Don, está bien eso de verle hablar de generaciones. Le felicito por su post. No tengo ni puñetera idea si es fiel a lo que pasa en IU o no y francamente me la refanfinfla,pero muchas cosas van en línea con lo que pasa fuera de IU, y eso es más interesante ( aunque les parezca mentira).

    A veces está muy bien eso de leerle.

    Última entrada en el blog de surco: Telefraudes

  12. Berlin Smith dice:

    ¿Me quiere decir, entonces, Don Ricardo, que el que los estatutos o el estado faovrezcan una situación que define como injusta se haga creando injusticias para otros el día en que una persona de más mérito es desplazada por otra porque porta un rasgo genético diferente poniendo como excusa que todos (¡!) los del rasgo genético diferente han padecido injusticias anteriores a pesar de que sea una injusticia en el presente? Esas son las leyes españolas, y eso es lo que me insinúa para los estatutos.

    Yo pensaba que trabajar por la igualdad es que, por ejemplo, cualquier militante de IU pueda presentarse para ser o quitar a Cayo Lara. Y así con todos sus cargos. Y si las señoras – la señora – concreta se calla en las reuniones ante el alarde de atributos masculinos de sus compañeros (se dice compañeros, ¿no?, así de fraterno) pues me temo que será su problema si no prosperan sus propuestas porque, no tengo dudas, cuando no hay acuerdo en su partido/coalición ¿se deciden las cosas por número de votos o los que tienen gen diferente votan por dos? ¿le quitan a alguien el voto o el derecho al pataleo porque no puede con su ego masculino?

    Comprenderá que, como dirían ustedes, me sienta solidario con su señoría, pero comprenda también que me lo paso en grande al ver como estas cosas del izquierdismo en la práctica se tropiezan, precisamente, con la práctica.

  13. Berlin Smith dice:

    Ah, se me olvidaba: Sra. Jessica. ¿tiene, y perdón por meterme en su vida privada, un compañero/a en su vida, probablemente progenitor en igualdad como usted, un compañero/a que pueda cuidar del niño?

    Verá por qué lo digo: si resulta que usted en su vida privada no es capaz de alcanzar la famosa igualdad de género, ni repartir la carga del hogar, ni conciliar como le parece oportuno, como bien le dice Don Ricardo, es un asunto privado, no público. Ergo, no concierne con toda seguridad al Gobierno. Lo siento D. Ricardo: pero la gente es mayor para organizar su vida solitos.

    Simultáneamente, me pregunto por qué, señora Jessica, no se presenta una moción y que se vote para cambiar los horarios y la duracion de asambleas y reuniones, o que se presente alguien para presidirlas con otro estilo menos de club social para dirigirlas. Y, si los estatutos no permiten reclamar estas cosas, pues cámbienlos como buenos demócratas, pero no con imposiciones sobre la vida particular de cada uno. A lo mejor, para otros, conciliar es hacerlo a esa hora, porque tienen turno de tarde en un asilo de ancianos.

    A la vista del contenido social de sus reuniones, su dificultad para hacerlas eficientes, yo vuelvo a la moraleja de todo esto. Si tan incapaces son en sus organizaciones de tratar de cumplir los sueños que promete su política enunciada, si tanto les cuesta tener reuniones eficaces, no sé si deben esperar que la ciudadanía les de la confianza de llevar todo eso a la práctica para todos (y todas, perdón).

  14. Don Ricardo dice:

    @Berlin Smith: Don berlin, no tiene usted razón. O mejor, la tendría en un mundo perfecto, que es en el que se creen ustedes los liberales que viven.

    El tema de la conciliación es especialmente sangrante y es, probablemente. uno de los temas relativos a la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres donde más mecesaria es la intervención de la administración, y usted perdone por el susto. Usted sabe como yo que, cuando una pareja -y esto pasa con frecuencia, en muchos matrimonios muy modernos- se encuentra en la situación de que hace falta alguien en casa con más frecuencia o en determinados momentos concretos, y eso choca con el trabajo de los mismbros de la pareja, es la mujer la que tiene más papeletas para que sea su trabajo, o sus condiciones de vida, las que se sacrifiquen. Es cierto que la solición a eso no es sólo la intervención normativa o directa de la administración, sino que hay un importante trabajo que realizar en la esfera privada de la tal pareja, pero si la administración no interviene poniendo recursos públicos a disposición de las parejas que se encuentran en dicha situación, es muy difícil que las mujeres -hablo en general- puedan conciliar su vida familiar y laboral. Los hombres, en cambio, no han tenido problemas a lo largo de la historia para conciliar ambas cosas.

    @Reven: No me he debido de hacer entender bien, Reven: Creo que decimos lo mismo.

    @surco: Gracias, Don, me alegro de tenerle entretenido… En cualquier caso, el muro de los cincuentones que llevan una media de diez años dirigiendo esta organización y que paran los cambios, desde todas las corrientes, es tema para otra entrada que no sé si me atreveré a escribir. Ya veremos…

  15. Reyes montiel dice:

    Felicidades, Don ricardo. Estoy completamente de acuerdo con usted. No comparto para nada el tono victimista delfeminismo imperante porque creo que nos fragiliza. Lo que hay que preguntarse es por qué después de un siglo muy importante de lucha feminista todavía avanzamos tan despacio. Y quizás sea porque nos hemos instalado en quejarnos y asumir que son espacios que nos tenéis que ceder. En cualquier caso, yo dejaría otra pregunta ¿por qué esto no lo discutimos nunca en IU?

  16. af dice:

    @Jéssica: Doña Jessi: Ni IU ni el PSOE son, que yo sepa, empresas que paguen a sus afiliados y que les obliguen a cambio a cumplir un horario leonino que, a la hora de conciliar la vida laboral con la privada, requiera de medidas extraordinarias en lo tocante a horas de reunión y demás. Para discutir cosas relativamente sencillas, cotidianas, que no requieran mucho debate, es posible que puedan ponerse reuniones a horas más fáciles para todos y todas; pero no sé si ocurre lo mismo para debatir otras.

    Creo que la militancia política es algo en sí mismo difícil, que exige sacrificios personales de muy alto nivel, y aunque evidentemente esas pequeñas sociedades que son también los partidos puedan y deban facilitar en la medida de lo posible las tareas a realizar, lo cierto es que a partir de cierto nivel de implicación militante para arriba, hay que hacerse a la idea de que es cada cual quien tendrá que renunciar a cosas para llevar a cabo esa militancia.

    No obstante, precisamente me quejaba yo hace poco de ver cómo el Banco del Tiempo organizado en una localidad que conozco bastante bien sacaba una nota pública anunciando que iba a facilitar ayuda a LAS MUJERES que tuvieran problemas de compaginación de horarios por tener hijos a su cargo. Yo no vivo en esa localidad, pero tengo hijo a mi cargo exclusivo, al menos dos días por semana, y si viviese allí me parecería impresentable que se me discriminase de un Banco del Tiempo porque no soy mujer. ¿Qué carajo tiene que ver el género para comer trigo?

    Un saludo.

    Última entrada en el blog de af: Una dolida crítica a Maripuchi

  17. af dice:

    Casualmente leo en Público esta nota sobre una mujer joven de un pequeño pueblo andaluz y de su ritmo de vida y actividad política:

    http://www.publico.es/espana/207521/alcaldesa/dia/estudiante/tarde/activista/noche

    No digo que las cosas deban ser así ni al contrario, simplemente me parece que puede ayudar a centrar la pólémica.

    Un saludo

    Última entrada en el blog de af: Una dolida crítica a Maripuchi

  18. siudadano tarsán dice:

    Varios apuntes (subjetivos, faltaría plus):

    1) – La conciliación laboral – familiar, al menos en el entorno en que yo me muevo (parejas de entre treintaytantos y cuarentaybastantes), conlleva una existencia de tipo “gincana” (o “pista de pruebas”) ininterrumpida y altamente estresante para AMBOS miembros de la pareja.

    En mi caso concreto, 1 ó 2 hijos menores, (creo, según el último censo demográfico, que tengo 2, es que no se están quietos y puedo errar en el recuento!, jajaja!). Si ella es asalariada y yo autónomo, cada dos por tres soy yo quien tiene que anteponer los temas domésticos a los laborales. O en algunos casos de amistades en que, ambos asalariados, ella tiene un sueldo sustancialmente superior al de él y es él quien tiene que renunciar al trabajo. Ya no entro en temas anecdóticos (por superados, al menos en esa porción de realidad que yo conozco de primera mano) de qué tareas domésticas son más “propias” de cada género (tod@s planchamos, tod@s cocinamos, tod@s damos biberones y cambiamos pañales…)

    Esto, si se intentara “objetivizar”, no sé, estadísticamente qué grado de correspondencia tendría. De todos modos, la estadística no es la realidad. Recordemos a aquel explorador que no sabía nadar pero creía a piejuntillas en la Estadística y murió ahogado al cruzar un río que “le constaba que tenía una profundidad promedio de 30 cm.

    2) Me chirría y de qué manera tanto énfasis en la dichosa “igualdad” y en la dichosa “paridad”, con Monasterio (o ministerio) del asunto incluído y con infinidad de recursos humanos y materiales en todos los grados de la administración pública.

    A ver, “igualdad”, tendría que ser, desde una óptica verdaderamente progresista (que no “progre”), IGUALDAD DE OPORTUNIDADES, que todo nacido, ciudadan@, súbdit@ de un estado verdaderamente democrático y de derecho, tenga las mismas oportunidades desde que nace con independencia del hecho anecdótico de su sexo o del color del iris de sus ojos. A partir de ahí, debería ser 100% intrascendente y anecdótico si en un momento determinado un 75% del cuadro directivo de una empresa o de la cúpula directiva de un partido es más culino, femenino o menos culino: tod@s habrían tenido las mismas oportunidades.

    Como no hay lucha real contra la verdadera y fundamental fuente de discriminación, contra la existencia de Clases Sociales 8incluso se niega su existencia!), se explayan, dando un barniz pijo-progre de “igualdad” a las políticas neoliberales y neocones.

    Hoy en día, en síntesis, tiene “casi” (1) los mismos problemas una adolescente hija de familia proletaria precaria que tenga capacidad e ilusión para estudiar medicina, p.e., que un hijo de familia proletaria precaria: probablemente (y desgraciadamente) ambos acaben repartiendo pizzas en moto o cualquier otro “chollo” similar.

    E, igualmente, tienen “casi” los mismos privilegios una hija o un hijo de familia pudiente – acomodada en cuanto a poder sacarse varios másters hasta los 30 o pasados los 30, incluso sin la más mínima vocación y me atrevo a decir que sin capacidad (2).

    (1) nótese que digo “Casi”, entre comillas, porque acepto que todavía existe, a pesar de los mecanismos para actuar en su contra, un nivel de discriminación por motivo de género.

    (2)ejemplo más reciente. niñato hijo de la alta burguesía. licenciatura en empresariales y no sé cuántos másters. empezó de empleado de banca hace unos años. Le digo: “quería sacar 200 euros, 50 de los cuales en billetes de 20 y 10, por favor”. Me responde: “o sea, 250 en total, no?” – Le replico: “no, no, en total 200. De ellos, 50 en billetes 2 de 20 y uno de 10 o 1 de 20 oy 3 de 10” . Erre que erre (el burro, quien no sabía expresarse, era yo. Al final, me tuve que ir con 250 euros en efectivo, cuando sólo necesitaba 200. Eso sí, el tío ahora está de director de sucursal. Esa es la “igualdad de oportunidades”.

  19. Berlin Smith dice:

    ¿Mundo perfecto? No, Don Ricardo, los que creen que haya un mundo perfecto y alcanzable son los utopistas generalmente de izquierda.

    La cuestión normativa es muy simple: si hay permiso de maternidad o paternidad, pues es una elección para cada uno. ¿Que luego la realidad decepciona y son las madres las que prefieren quedarse en casa? Pues hay muchas razones, incluidas las culturales, pero ¿no dejará de ser asunto suyo y los demás no podemos hacer más aunque no nos guste? Suele decepcionar el que la gente haga un uso de su libertad que no coincide con nuestras expectativas, qué le vamos hacer, recuerde la oposición al voto de las mujeres durante la república por miedo a que votaran… católico.

    Lo que sucede es que,, normalmente, cuando no sale lo que esperan desde la izquierda, pues quieren forzarlo. Y es que, en el fondo, no aspiran a respetar la libertad de opción, sino que esperan un modelo ideal de sociedad que debe cumplirse sí o sí. En eso se parecen mucho a los curas: ellos empeñados en que no se llame matrimonio a lo que no les gusta y ustedes empeñados en que si las mujeres no se van de casa es que no se dan cuenta de lo que hacen y deben despertar al mundo, y si no se despiertan ellas, las despertaré yo.

    Lamentablemente y aunque yo me sienta mejor con mujeres independientes, muchas no quieren, no saben o no están dispuestas. Peor para ellas. Pero no es asunto de los demás.

  20. Don Ricardo dice:

    @Berlin Smith: Sigue usted hablando del mundo perfecto, don berlin. ¿por qué está usted tan seguro de que esas mujeres de las que habla prefieren quedarse en casa? Si lo prefirieran de verdad, no habría problema.

    Me recuerda usted a un conocido que tuve yo, un auténtico miserable moral y espiritual, no porque fuera malvado, sino por su absoluta ausencia de planteamientos, que no se consideraba víctima de su situación laboralprecaria e hiperexplotada, y un día me dijo que él no creía que su situación fuera mala, sino que tenía libertad para cambiar de trabajo cuando le pareciese oportuno, porque ninguno le ataba los suficiente.

    Pues eso. El chaval era libre.

  21. Don Ricardo dice:

    @siudadano tarsán: Su seguridad me abruma. Yo no tengo las cosas tan claras: guiso y limpio, pero no plancho, ni pongo la lavadora. Lo primero, lo hace alguien a quien pago -una señora, por cierto- lo segundo lo hace mi señora…

  22. siudadano tarsán dice:

    @Don Ricardo: No pretendía abrumarle a usted ni a nadie, Don Ricardo. Y en cuanto a lo de tener “las cosas claras”, el grado en que las circunstancias pasan de ser adversas a ser pura y llanamente “heavy metals”, se encarga de “clarificarlas”. La gente trabajadora va (vamos) de (perdón por la expresión) de puto culo al cuadrado y, a temporadas, de puto culo al cubo, sin comodines de ninguna clase (excepto cosas como dejar el niño en el comedor escolar de vez en cuando, no sistemáticamente, porque es una pasta…).

  23. Jéssica dice:

    @Berlin Smith: En primer lugar, ni siquiera tengo hijos.

    En segundo lugar, no hay ningún punto en los estatutos que obliguen a que las asambleas o ejecutivas tengan que programarse a un día y una hora determinadas, ni tengan una duración mínima. Nada que reformar, por tanto.

    Y, en tercer lugar, lo que ocurre es que en política demográficamente está copada mayoritariamente por hombres de una cierta edad, por lo que a ellos ya les está bien cuándo se reúnen, las horas que dura y los temas que se tratan. Ellos no tienen problemas de conciliación, como sí los tenemos los jóvenes y _las jóvenas_, espcialmente las mujeres.

    Estoy de acuerdo con Ricardo, vives en un mundo ideal y desconoces el funcionamiento interno que criticas.

    Última entrada en el blog de Jéssica: La sabiduría de mi madre

  24. surco dice:

    @Don Ricardo:

    Pues debería usted hacerlo. Aunque solo fuese por higiene y por deporte.

    y atrevase, hombrededios, que en esta vida el recuerdo más jodido es el de todo lo que no has tenido el valor de hacer. Si sale mal, bueno, mañana siempre amanece….que no es poco.

    Última entrada en el blog de surco: Telefraudes

  25. Berlin Smith dice:

    Querida amiga: creo que siguen sin entender nada. La verdad, es que no suelto lágrimas de cocodrilo por la tragedia concialiadora que viven los jovenes y las jovenas, de verdad que es de coña. Si hay un grupo que según ustedes no les funciona, gánenle las elecciones internas, convenzánlos o hagan lo que sea, pero como bien me dice, no hay obligaciones: ¿qué puede hacer usted para cambiarlo? Aparte de quejarse, digo. Busquen la manera de provocar un cambio ejerciciendo su condición de militantes y votantes internos. Y, si no se puede, pues así es la vida: de natural, casi todo es escaso o con pocas opciones, magia pinturera no hay. Como siempre va a haber alguien a quien no le venga bien el horario.

    Ah, ¿no sé cómo funciona? Pues qué raro, ¿no era democrático? Algún mecanismo habrá, digo yo, para que los jovenes y las jovenas manifiesten su opinión, soliciten cambios… pero ¿por ser jovenes y jovenas son mejores como para que haya que cambiar solo por ustedes las normas? ¿O el cambio se produce porque una mayoría lo prefiere de otra forma, sensible o no a sus argumentos? Pueden hacerse modernos y permitir el acceso por internet a las reuniones, que hay herramientas de sobra.

    Yo sostengo que demuestran una incapacidad manifiesta para practicar internamente lo que exigen al resto del mundo. La culpa el empedrao, no a nosotros mismos.

  26. Usted don Ricardo como siempre tan políticamente incorrecto. Así nunca va a llegar a ser Rey ni Reina.

  27. Don Ricardo dice:

    @surco: Usted lo que quiere es que me echen.

    @Berlin Smith: Intentar cambiar la cosa como usted dice también lo hacemos, don Berlin, lo que ocurre es que muchas veces nos encontramos con el choque entre nuestra conciencia individual y nuestra partenencia a un grupo. Este conflicto no siempre se resuelve de la misma manera, no todos lo vemos igual y no siempre se resuelve bien. Ala, ya puede llamarme otra vez liberalazo.

  28. Don Ricardo dice:

    @Paco Piniella: ¿Yo? ¿Pero yo qué he dicho?

  29. Berlin Smith dice:

    Yo insisto en que no vivo en un mundo perfecto: es que el mundo es imperfecto. Es esa doctrina supersticiosa tan de ustedes que piensa que como el mundo no es perfecto hay soluciones mágicas que pueden cambiarlo que, generalmente, pasan por conculcar la libertad de los demás. Siempre en nombre de la justicia, claro.

    Esencialmente, el mundo es un sitio donde no todas las opciones son posibles. Casi siempre, es un mundo repleto de escasez. Es decir, el óptimo no es el óptimo deseado, sino el alcanzable. Sin querer, usted mismo me refuerza la idea: que como no le gusta lo que la gente hace con su libertad, pues es tonto o el mundo es imperfecto y hay que enseñarle a ser libre.

    Yo no lo entiendo: las leyes españolas permiten elegir quien se queda con el permiso de paternidad/maternidad, permite que se lo repartan los padres. Permite que se tome uno libremente la jornada partida (que ya tiene). Permite cambiar de trabajo con la gentileza de avisarlo con quince días cuyo único sentido es que a uno le paguen esos quince días. En cambio, si yo quiero prescindir de mi relación con un trabajador que no me gusta tengo que pagarle 45 días por año trabajado o 20 si logro demostrar que hay causas objetivas (que no es lo mismo que procedentes, como sabe): si no tengo dinero para pagarlo no puedo aplazarlo aunque mi empresa tenga problemas, y si el tío me engaña, es molesto o desleal raramente puedo demostrarlo, así que apoquino 45. Está claro que el mundo no es perfecto.

    Si las señoras se quedan en su casa, pregúnteles a ellas, pero no creen más injusticias y nuevas desigualdades porque el mundo no es perfecto. Ni lo va a ser.: cada uno de nosotros tenemos una idea del mundo perfecto, está claro que para nuestra amiga el problema de los jovenes y las jovenas que no pueden conciliar la asamblea de su partido pasa por su forma de perfección, en caso de arreglarlo. Parece ser que los demás no lo ven así., porque su sentido de la perfección es seguramente otro. Y tendrásn motivos perfectamente legítimos.

    Ante la diferencia, pues hay que encontrar mecanismos de decisión u optar por otras alternativas en la vida cuando los costes se me vuelven insoportables. Por ejemplo, tenemos la alternativa de buscar trabajo (no que nos lo den). O tenemos la alternativa de no militar en un partido si no tengo tiempo y otras de mis ocupaciones son más importantes para mí: el día tiene 24 horas.

    De la misma forma de que puede que las clases de piano de mi academia favorita no tenga el horario que me conviene: qué putada hombre, pero no puede ser, el grueso de la gente sí puede y, el dueño/a, que no es tonto, lo pone en aquél que más público atrae. El mundo no es perfecto, señores y señoras, ¿le van a obligar a hacer una hora extra para que vayan los que no pueden conciliar? Hugo Chavez se lo está pensando.

    Lo que no podemos hacer todos los demás es ocuparnos de las decisiones individuales de cada uno: si su amigo miserable moral lo es, allá él. A usted no le hace ningún daño. Ya cumplió como amigo dando el consejo, pero ni usted ni yo tenemos nada que decir si prefiere quedarse en una empresa que según usted le explotan pero que él puede soportar o, simplemente, prefiere. Porque tiene aversión al riesgo o lo que le dé la gana. No podemos meternos en sus decisiones.

    Así que la receta es simple: ¿les parece que es necesario cambiar los horarios porque es más conveniente para la vida privada de los asistentes? Pues nada, monten su campaña, defiéndanlo y, si ganan, pues ya está . Que no: pues hasta la siguiente elección o uno se va a casa. ¿Que no es para tanto? Pues será soportable. Como ve, es superimperfecto, tiene costes. Lo malo es que siempre hay costes.

  30. Berlin Smith dice:

    Ala, pues se lo digo.

    (rompan con la conciencia de pertenencia a un grupo, que eso es como ser boy-scout o nacionalista, un coñazo)

  31. Berlin Smith dice:

    (Creo que hala es con hache, pero me han entendido)

  32. àngels dice:

    @Reyes montiel: Pues lamento no coincidir contigo, Reyes. El “feminismo imperante” no es para nada victimista, como tampoco creo que lo sea la entrada de Sira. Seguramente podría obviarse la pregunta sobre “ceder cuotas de poder” para exigir que las mujeres compartamos tanto militancia como dirección… pero negar que en la dirección de las organizaciones políticas –también en las de izquierda– hay sesgo de género, o intentar envolver con palabras y argumentos pseudo-justificativos una herencia patriarcal que margina objetivamente a las mujeres me parece, como mínimo, una ingenuidad.

    Última entrada en el blog de àngels: Lo mejor de IloveIU en el día internacional de la mujer

  33. Guido Westerwelle dice:

    El PCE acabará de hundir a Izquierda Unida, aunque ideológicamente no encajo dentro de IU, sinceramente, creo que hace un falta a la izquierda de la socialdemocracia en cualquier parlamento occidental. IU ganarías más si se aproximara al ecosocialismo y abandonara la caspa del PCE (que para votar a copias de buroracia y nomenklatura ya tenemos el PSOE).

    Eso sí, me da miedo que un partido con una lider abiertamente nacionalsocialista como Rosa Díez, UPyD, tenga representación en los diferentes parlamentos… :( parece que los europeos no aprendemos que el fascismo nos arrasó gran parte del continente.

  34. Don Ricardo dice:

    @àngels: Ya he dicho, Angels, que el hecho de responder a las preguntas de Sira puede poner de manifiesto mis propias carencias. Pero una cosa es tratar de identificar problemas y buscar las soluciones a dichos problemas, y otra muy diferente es intentar callar la boca al discrepante con la repetición de tópicos como que

    que en la dirección de las organizaciones políticas –también en las de izquierda– hay sesgo de género, o intentar envolver con palabras y argumentos pseudo-justificativos una herencia patriarcal que margina objetivamente a las mujeres me parece, como mínimo, una ingenuidad

    Sinceramente, me ofende, y me ofende mucho, esa incapacidad que tenemos en la izquierda de distinguir al individuo sobre el colectivo y de meternos a todos en el mismo saco. En lo que a mi respecta, y la frase entiendo que va dirigida a mí y no a Reyes, aunque no hayas querido explicitarlo, no acepto de ninguna de las maneras eso de envuelvo “con palabras y argumentos pseudo-justificativos una herencia patriarcal que margina objetivamente a las mujeres“, y por supuesto, no acepto la acusación de ingenuo -que creo que por lo poco que me conoces, no has querido hacer-, así que supongo que lo que piensas -aunque no quieras decirlo- es que tras esta entrada, lo que hay es simple y llana resistencia de un macho cafre a aceptar tanto la presencia de las mujeres en los ámbitos de decisión como la asunción del papel que les corresponde en Izquierda Unida y en la sociedad.

    Lo lamento mucho, especialmente porque creo que algunas de mis actitudes en loq ue a mi militancia política se refiere son más cercanas a lo que el tópico considera precisamente como “femeninas”.

  35. àngels dice:

    @Don Ricardo: Calma, Don Ricardo, no se me suba a la parra, que para hablar de estas cosas hay que gastar más talante que ZP!!!! Sobre tópicos: lo lamento, pueden parecerlo… pero porque la realidad que aburre se convierte en topicazo. Lo que he escrito antes iba a contestar íntegramente a Reyes Montiel, y lo que me parece una ingenuidad, para hacerlo más explícito, es la pregunta que creo retórica de “por qué no se discute nunca en IU” con la que Reyes concluye su comentario. Y conste que deseo que Reyes entienda lo que digo de “buen rollo”.

    Nada de lo que he escrito le iba conscientemente dirigido, D. Ricardo, porque hay temas (Cuba, feminismo) que después de leer sus entradas desearía desgranar con mucha cordialidad y humor (como le he escrito también a ceronegativo) y cara a cara, y no por escrito y en la distancia.

    Pero no quiero escapar a su comentario-embestida que me interpela directamente, aunque sea una temeridad que reconozco . Mi impresión sobre lo que ha escrito a la entrada de Sira es que usted mucho más léido y hábil que otros elefantes entrando en una cacharrería, pero aunque más sofisticado, sigue siendo un poco paquidermo de todos modos! Y ahora ya se me puede enfadar, D. Ricardo, porque ahora sí va por usted. ¿Cómo se puede pedir que las mujeres participen, hablen, militen, opinen, si a las primeras de cambio lanzamos una “mascletá” que sacude la blogosfera? ( Y conste que lo de la “mascletá” va principalmente por la pólvora y el ruido…) Sinceramente, creo que si pretendía dialogar debía utilizar otro tono… Las preguntas “a la gallega” tienen eso: que uno no sabe si van de ida o están de vuelta… Un abrazo!

    Última entrada en el blog de àngels: Lo mejor de IloveIU en el día internacional de la mujer

  36. Don Ricardo dice:

    @àngels:

    Si su comentario iba dirigido enteramente a Reyes, le pido disculpas. Entendí mal.

    Sn cuando a lo que a mí respecta:

    Pregunta usted: ¿Cómo se puede pedir que las mujeres participen, hablen, militen, opinen, si a las primeras de cambio lanzamos una «mascletá» que sacude la blogosfera?

    Es que esa pregunta vale para todo: No puedo hablar de Cuba, porque mis posiciones son las de un reaccionario incansable a sueldo de Miami; tampoco puedo hablar del comunismo, porque entonces quien me paga es la Faes. No puedo hablar tampoco del papel de las mujeres en IU, porque entonces estoy liando una mascletá de las que sacuden la blogosfera (que por cierto, no la veo yo tan sacudida por esta entrada mía): ¿De qué hablo?

    Insisto: me he limitado a contestar -sacando a relucir con ello mis propias carencias, no lo niego- unas preguntas que Sira me ha hecho a mí directamente, porque entiendo que soy uno de “los chicos de IU”, y lo he hecho sinceramente y más desde un punto de vista personal y no político.

  37. àngels dice:

    Don Ricardo, usted sabe que puede hablar de lo que quiera, y además hacerlo muy digna y provocadoramente (o sea, haciendo pensar, que es lo que importa!) Pero yo me reservo el derecho de comentarle por escrito lo que me parece contribuirá a un buen diálogo, y a esperar y desear que algún dia pueda comentar personalmente otros temas… Y no coquetee usted con eso de las carencias ni devalúe su capacidad de impactar. Creo que este comentario –si no se me adelanta nadie– sumará 37. Ya los quisiera yo para mi blog en un par o tres de semanas… Por cierto, D. Ricardo, que para cuando quiera y le apeteciera, está invitado a “punts de vista”.

    Última entrada en el blog de àngels: Lo mejor de IloveIU en el día internacional de la mujer

  38. Don Ricardo dice:

    @àngels:

    yo me reservo el derecho de comentarle por escrito lo que me parece contribuirá a un buen diálogo

    Usted se lo reserva y yo se lo garantizo, doña Angels. Es siempre bien recibida en Moscú.

  39. surco dice:

    @Don Ricardo:

    Oiga, no, ¿como voy a querer que le echen? en absoluto. Entiendo que una organización no puede hacer todo lo que sus miembros quieran, pero sí debería escucharlos y si no lo hace, mal asunto. Vamos que si le echan por hablar, malo. Otra cosa es intrigar, cospirar y crispar, pero dudo que sea su caso.

    Última entrada en el blog de surco: Telefraudes

  40. Don Ricardo dice:

    @surco: Es que lo que tengo que decir sobre el tema que nos ocupa puede hacerle mucho daño a muchos… de todas las corrientes. Lo de echarme es una forma de hablar…

  41. sira dice:

    Estimado Don Ricardo ¡qué gran honor…! Lógicamente no comparto su punto de vista aunque sea sólo porque usted parte de una premisa según la cual parece opcional eso de emanciparnos y yo creo que hay elemntos sociales, culturales que condicionan esa participación, vease Patriarcado.
    Es una carrera y nosotras partimos de muchos metros atrás, así que no podemos llegar a meta en igualdad de conciones por mucho que corramos y muchos compañeros y compañeras prefieren mirar hacia un lado cuando se mencionan estos detallitos.
    lo de victimismo…por favor!! a estas alturas…hay que profundizar un poquito más y entender que el feminismo en su inmensidad teórica elabora mucho estas posiciones. De hecho en nuestra organización hay muy buenos trabajos sobre la necesidad de feminizar la política y tienen mucho que ver con la preguntas que hago.
    Claro que hay responsabilidad compartida, pero estarán de acuerdo en que esta situación beneficia claramente a los señores, no?
    Por lo demás permítame decirle que a pesar del contenido de su post, su tono provocador me resulta extraordinariamente conmovedor.

    Un saludo

  42. surco dice:

    @Don Ricardo:

    Piénselo de la siguiente manera. Si no es verdad, a la larga solo se hará daño a sí mismo. Y si hace daño a mucha gente de diferentes familias es porque es verdad. ( si no, no haría daño)

    y oiga, eso de que empiecen a hacer ustedes cositas ” interfamiliares” no está mal del todo. Siempre que ahora no se use la interfamiliaridad, para hacer ganar terreno a nivel familiar, claro.

    Eso sí, es cuentión de ustedes.

    Última entrada en el blog de surco: Telefraudes

  43. Don Ricardo dice:

    @sira:

    ¡qué gran honor…!

    Oiga, no exagere.

    usted parte de una premisa según la cual parece opcional eso de emanciparnos y yo creo que hay elementos sociales, culturales que condicionan esa participación, véase Patriarcado

    Me he debido hacer entender mal. No creo que sea opcional la emancipación. Lo que creo es que a veces no se quiere ver el camino recorrido y se rechazan ciertos aliados desde el prejuicio. No quiero hablar en nombre de nadie, pro eso empleo la primera persona del singular, pero me ofende un poco que no se distinga entre yo y mi abuelo, por ejemplo.

    Es una carrera y nosotras partimos de muchos metros atrás, así que no podemos llegar a meta en igualdad de conciónes por mucho que corramos y muchos compañeros y compañeras prefieren mirar hacia un lado cuando se mencionan estos detallitos.

    Si, estoy de acuerdo, pero le ruego que lea la segunda parte del párrafo anterior, desde “no quiero…

    lo de victimismo…por favor!! a estas alturas…

    Quizás, pero en su posición concreta -no digo en el corpus doctrinal del feminismo, que conoce sin duda usted mejor que yo- hay victimismo, desde la primera pregunta, ya que parece que se sienta usted a esperar a que alguien le dé lo que es suyo, y parece que renuncia a tomarlo, directamente.

    Claro que hay responsabilidad compartida, pero estarán de acuerdo en que esta situación beneficia claramente a los señores, no?

    Bueno, en principio, sí, pero al final, se ha terminado aplicándonos a todos unos estereotipos que son en muchos casos falsos y sobre todo injustos. Insisto: acepten que a estas alturas, y si dejan de mirarnos a todos con el mismo prejuicio, puede haber aliados en su lucha.

    Por lo demás permítame decirle que a pesar del contenido de su post, su tono provocador me resulta extraordinariamente conmovedor.

    Oiga, me está llamando idiota.

    Y mire, últimamente me han enseñado a despedir mis correos con un beso, y no con un saludo, que es mucho más masculino y distante, así que ahí le dejo un beso, para que haga con él lo que le parezca.

  44. Don Ricardo dice:

    @surco: Es increíble lo bien que nos entiende usted desde fuera. Oiga, ¿no estará dentro?

  45. sira dice:

    De hecho Don Ricardo no sólo no soy silenciosa, sino que soy bastante beligerante el lo referente a las reivindicaciones feministas. Trataba tan solo de emular esas situaciones que se suelen reproducir hasta el infinito en los espacios de toma de decisión de nuestra organización. quería hacerlo desde la reflexión, señalando el hecho concreto: en aras del entendimiento, los compañeros deben hacer un ejercicio de retirada y compartir el poder.
    ahora bien, no se confunda esa reflexión con el hecho vistimista de estar esperando a que generosamente me concedan mis derechos. Le aseguro que no tengo nisgún inconveniente en tomármelos, incluso si hace falta por la vía de los hechos.
    y por supuesto claro que no todos los compañeros son como sus abuelos y claro que cada vez hay actitudes más permeables al empoderamiento de las mujeres, pero también arrastramos reglas del juego que hacen muy difícil que tengamos las mismas oportunidades.
    Por lo demás claro que no pienso que sea usted idiota y mire con ese beso me acaba de dar una alegría.
    yo le mando unos cuantos, equivalentes a las entradas que he dejado en su blog

  46. mitxel dice:

    A mí lo que me gustaría es que no aprovecehen mis viajes a españa para discutir de cosas con sentido.
    Es más, a mí me gustaría que cuando yo no hablo no hable nadie.
    Exijo un poco de respeto para mi ego.
    Y oiga Don Ricardo, que sea la última vez que afirma que don surco entiende algo, aunque sea bien.

    Y, sobre lo de las chicas, pues… ¿cómo opinar sin que a uno le llamen machista o marica? ¿me lo explican?

  47. Don Ricardo dice:

    @mitxel:

    Y, sobre lo de las chicas, pues… ¿cómo opinar sin que a uno le llamen machista o marica? ¿me lo explican?

    Eso ha sido muy machista, don mitxel.

  48. mitxel dice:

    @Don Ricardo: no lo creo. Fíjese que el machismo también es cuestión de mujeres (con todo el derecho, pos supuesto).

  49. mitxel dice:

    @Don Ricardo: mire, se lo explicaría mejor, pero no me apetece.
    Es una especia de pereza moral ante debates que uno tiene afortunadamente superados. ¿Tiene alguien que tener menos derechos por tene la piel más morena?
    ¿tiene alguien que ser discriminado por su opción sexual?
    ¿las mujeres deben de tener los mismos derechos y oporuntidades que los hombres?

    Oigan, de verdad, ¿estamos en IU o e en el concilio fundacional de la iglesia romana donde los obispos, venidos de todas las partes del mundo conociddo, exhibían sus mutilaciones para llevarse mayor cacho o tener más razón teológica?

  50. surco dice:

    @Don Ricardo:

    No Don, ni estoy dentro, ni tengo relación con ninguno de ustedes ( salvo la que tengo en este blog y la poca que tengo algún otro), es que – y ya se lo he dicho más de una vez – no son tan especiales; aunque les joda. Lo que pasa en su organización es bastante típico de un cuadro concreto.

    Además, como usted sabe, nunca ingresaría en un partido que admitiera gente como yo. Bendito Groucho.

    Última entrada en el blog de surco: Telefraudes

  51. Reyes montiel dice:

    Perdonad, pero he estado todo el día fuera y me he perdido esta interesantísima discusión. Sigo estando en absoluto acuerdo con Don Ricardo.

    “pero negar que en la dirección de las organizaciones políticas –también en las de izquierda– hay sesgo de género, o intentar envolver con palabras y argumentos pseudo-justificativos una herencia patriarcal que margina objetivamente a las mujeres me parece, como mínimo, una ingenuidad.”

    Quizás no he estado muy afortunada a la hora de calificar el feminismo imperante, pero sí es verdad que si no tenemos en cuenta los avances conseguimos y que tenemos muchas más herramientas que antes, nos quedamos sólo en la queja. Digo que estoy de acuerdo con Don Ricardo porque una de las cosas en las que creo que hemos avanzado (por lo menos con los compañeros de la izquierda) es que estamos mucho más acompañadas por ellos. El tema es que algunas de las preguntas que aparecen en el post de Sira no tienen en cuenta esta situación.

    Yo creo, Angels, que no me expliqué bien. Yo no niego que hay sesgo de género (no hay más que mirar la nuestra) y no creo estar enmascarando nada. Simplemente creo que la herencia patriarcal que margina objetivamente a las mujeres no explica toda nuestra situación.

    Y claro que me gustaría discutirlo en IU

  52. tania dice:

    Que debate más interesante. En mi opinión hay una parte de razón en el post de Sira, creo que lo podría llamar la intención, creo que la intención de llamar la atención a los compañeros y llevarlos a la reflexión es lo bueno de ese post, es cierto que al igual que para la renovacion hace face falta un ejercicio de generosidad política de las generaciones mayores, en el tema de la igualdad, hace falta un ejercicio de autocritica de los compañeros en cuanto a su incosciente y no siempre bien gestionado machismo.

    Ahora bien, el ámbito en el que ubica las preguntas las compañeras creo que desvía el debate y lo hace falso.

    Yo soy mujer, orgullosa de ello, y hago bandera del feminismo porque en demasiadas ocasiones las luchas políticas y sociales, y los avances del mundo se hacen sobre nuestras espaldas, casi siempre a nuestra costa, ahora no soy sensible en mis expresiones, no me han educado bajo premisas patriarcales (suerte para mi) ni permito que me etiqueten de una u otra manera y para siempre en función de mi sexo, porque mi utopía es la emancipación del género humano en su conjunto, y en esa utopía ya no importará el género, ahora no acepto trampas en esto, no permito más que se avance hacia ella sobre nuestras espaldas, sobre nuestro sacrificio, sobre nuestra invisibilidad, y para ello es cierto que hay que cambiar las estructuras, los modelos de relación, las prioridades políticas, y sobre todo la mentalidad masculina, es decir erradicar el patriarcado. Para ello, imprescindible la unión de las mujeres, desde el respeto a todas por cierto, que tampoco siempre se da.

    Espero que se me haya entendido.

  53. mitxel dice:

    Con el único fin de enmarrullar más el debate, quiero recordarles que duante la II República fueron precisamente las organizaciones de izquierda las que más “peros” pusieron al suragio femenino, por aquello de que las mujeres dependían en mayor medida del confesinario-
    Es decir, que los izquierdistas pensaron que lo de reconocer el derecho al voto de las mujereres acabaría en machistada.

  54. Jorge F. dice:

    @Berlin Smith: Pues la última utopía ha sido la neoliberal… ¿no le parece?

  55. Jorge F. dice:

    @Guido Westerwelle: ¿Ecosocialismo? ¿Puede explicarme qué es eso y cuáles son sus objetivos?

  56. Jorge F. dice:

    @Berlin Smith:

    Lo que es un coñazo es el individualismo y los egocéntricos.

  57. Indio dice:

    @tania: creo que sí.

    Añadiría que lo que falta es imaginación, conjuntamente, para definir nuevas formas de organización política.

    Creo que Don Ricardo, sin estar de acuerdo en general con su post, apunta cosas interesantes, como el cambio generacional que de por sí está intrduciendo nuevas formas de relacionarse. Esto apunta sobretodo a los ámbitos privados pero también públicos, aunque con más dificultad.

    Pero en cuanto a que esto se lleve a una organización como un partido político, pues me parece más complicado, porque los mismos partidos son formas de organización orientadas a la toma del poder dentro de las formas democarticas [sic] vigentes.

    Entonces, se me hace dificil que las transformaciones internas de un partido como IU, aunque se planteen de manera diferente e incluso opuesta a lo que sería un PP o un PSOE (más abierto, asambleario, lineas políticas más trabajadas en cuanto a la equidad (que no igualdad) de género, etc.), pues no dejan de ser dentro de esa estructura partidista, y dentro del mismo estado. En una competencia constante con los otros partidos, algunos de los cuales ya han dado muestras de su autoritarismo y patriarcado en diferentes ocasiones.

    Entiendo desde dónde quiere escribir Sira. Entiendo que Don Ricardo pueda argumentar algunas cosas, pero no entiendo que lo haga en un tono de defensa, como si no fuese posible plantear esta situación, aunque está claro que hay que llevar el debate a cosas concretas para poder avanzar. Porque no todo está bien y queda mucho por hacer, no para compensar una deuda histórica, ni tener los hombres ahora que cargar en sus espaldas una culpa de género, sino porque queremos que las relaciones humanas (y por lo tanto políticas) sean diferentes.

  58. Don Ricardo dice:

    @Jorge F.: ¡No joda que ahora le parezco un coñazo!

  59. Jorge F. dice:

    ¿Qué opinan ustedes sobre qué significa para el feminismo y las feministas en España la posibilidad de que pronto haya mujeres generales en el ejército?

  60. Jorge F. dice:

    No utilicemos lenguaje machista. Rectifico:
    Lo que es un cojonazo es el individualismo y los egocéntricos.

    @Don Ricardo:

    “…muchas veces nos encontramos con el choque entre nuestra conciencia individual y nuestra partenencia a un grupo…”

    No está usted desahuciado todavía, Don Ricardo.

  61. Jorge F. dice:

    No utilicemos lenguaje sexista. Rectifico:
    Lo que es una lata es el individualismo y los egocéntricos.

  62. Indio dice:

    @sira: yo creo Sira que ustedes se equivocan si lo plantean como una carrera, ese es el punto. Esto no debería ser ninguna carrera. Y la lucha por la igualdad con el hombre, para competir en el mismo mundo de puñaladas y lucha de poder, creo que está desenfocada. sin que eso no signifique la necesidad de luchar por la equidad y transformar las relaciones en los ámbitos familiares y públicos, pero no visito como una carrera.

  63. sira dice:

    Estoy de acuerdo con Reyes en que la herencia patriarcal no explica toda nuestra situación, nos falta la otra parte, al capitalismo. Ambos capital más patriarcado con han condenado históricamente a ser invisibles y a ocupar las tareas domésticas y del ámbito del hogar, trabajo reproductivo. El debate es extensísimo y da para mucho.
    sin embargo me preocupa que no percibamos lo sutil, aquello que nos estructura y que determina las relaciones de poder y que aparentemente es aseptico. Por eso mis preguntas.
    Admito, por supuesto, que dentro de nuestras filas hay compañeros que tienen absolutamente asumida la cuestión feminista y que cada vez avanzamos más, pero no creo que falsee en absoluto el debete porque lo que cuestiono de fondo es que no hay equidad de género en los espacios de toma de decisiones ni tampoco en la distribución del poder dentro de iu. Y no la hay porque no podemos llegar en igualdad de condiciones a esos espacios, porque estamos fuertemente condicionadas (no por la educación personal, sino por la construcción social del rol de género) y porque jugamos en un espacio y con unas reglas planteadas inicialmente por varones.
    Las situaciones excepcionales no pueden ser referentes para establecer una norma. Así que toca hacer una reflexión colectiva al respecto.

  64. Indio dice:

    @sira: es una cuestión de estructuras, el capitalismo es patriarcal además. De acuerdo.

  65. sira dice:

    @Indio: por supuesto que no es una carrera. Era sólo lenguaje metafórico y por no extenderme aún más. Pero ya que insiste le diré que yo como feminista marxista no compito con los varones, aspiro a la emancipación de la humanidad al completo, por eso no quiero sólo equipararme a un varón alienado por el sistema y explotado.
    Aspiro a que seamos iguales en un mundo con justicia social y con un ejercicio colectivo del poder. Y me niego a dar pábulo a ese feminismo institucionalista, que no niego que nos ha traido mejoras sustanciales, pero que sin duda no plantea ningún proceso de transformación. Por eso no me interesa la competición.

  66. Julián dice:

    Bueno, yo creo que este debate toca uno de los problemas gordos que tenemos en IU (y no sólo). Un problema que tiene mucho que ver con la falta de coherencia y con las vías de implicación y lucha de la mujer, o mejor de las mujeres que el genérico siempre es simplificador.

    Es decir: pedimos partidad a diestro y siniestro, luego no se cumple dentro. Ojo, que no digo que la paridad sea la vía, a mí siempre me ha parecido erróneo. Las cuotas eran entendibles en un marco muy hostil a la presencia de las mujeres en órganos y listas, donde ésta era aún muy minoritaria. La paridad o las listas cremallera suponen valorar la valía de las personas en función de su sexo y es un factor que a veces se vuelve contra las mujeres. Recuerdo cuando en mi federación se votó una enmienda, hace años, contra las cuotas, y votaron a favor la coordinadora y la secretaria general del partido, entre muchas otras. Apenas teníamos mujeres en la organización, pero las que teníamos eran de gran valía -o al menos lo entendíamos entonces- y cuando hubo que votar en las primarias para elegir la lista autonómica fuimos muchos los que votamos a tres mujeres en los tres primeros puestos.

    Esto me lleva a una segunda cuestión ¿por qué tenemos muchos más militantes hombres que mujeres? No conozco las estadísticas, pero al menos eso es lo que me parece desde mi experiencia de militante. Eso no se soluciona buscando “a lazo” mujeres para meter en las listas, lo cual por desgracia no es infrecuente.

    Creo que eso nos debería llevar a una reflexión a fondo sobre la participación de la mujer en el debate político y sobre el por qué tantas mujeres no se sienten atraídas a trabajar en IU, aunque en muchos casos sí se impliquen en otros movimientos sociales. Supongo que, en ese sentido, replicamos ciertos aspectos de una sociedad machista, en la que el peso de los estereotipos sexuales es todavía muy fuerte y entre ellos el de esa supuesta “mujer moderna” que asegura ser “femenina” y “no feminista”…

    Bueno, creo que he conseguido transmitir mi confusión sobre el tema…

  67. Indio dice:

    @sira: claro, sólo que hay que tener cuidado con el lenguaje metafórico ese, porque representa lo que no queremos, no?: que continúe un sistema que pugna por la competición contínua. Por lo demás, de acuerdo con usted.

  68. Indio dice:

    @Julián: la paridad es una mamada si no se cambian las estructuras, y decidimos nuevas estructuras entre tod@s.

  69. Julián dice:

    @sira: De acuerdo en lo que comentas en la entrada 63, aunque un matiz. Cuando dices “estamos fuertemente condicionadas (no por la educación personal, sino por la construcción social del rol de género) y porque jugamos en un espacio y con unas reglas planteadas inicialmente por varones”. No estaría de más añadir que la educación personal con mucha frecuencia también está determinada, o influenciada, por la construcción social de los roles sexuales (¿qué educación es independiente de las construcciones sociales dominantes, siquiera sea como reacción a las mismas?). En cuanto al espacio y las reglas ¿hasta qué punto las reglas planteadas son masculinas? Lo que quiero decir es que las mujeres también operan muchas veces en favor de determinados roles, antitéticos con la igualdad y el feminismo.
    Al 100% de acuerdo con tu muy acertado comentario 65.

    @Indio: Indio, no es sólo cuestión de capitalismo, no tengo tan claro que el capitalismo sea necesariamente patriarcal (es decir, el que conocemos sí, pero ¿el capitalismo es intrínsecamente patriarcal?). A la inversa, el patriarcalismo como es obvio es mucho más viejo que el capitalismo y es evidente que en los países socialistas y en el movimiento obrero, retóricas aparte, ha subsistido por mucho tiempo una cultura fuertemente patriarcal y machista.

  70. FELICIDAD dice:

    Vaya…así que IU en lo referente a las mujeres tiene el mismo comportamiento que El Corte Inglés

    Última entrada en el blog de FELICIDAD:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.