Reproduzco aquí porque me da la gana, como no podía ser de otra manera, la carta que el candidato de la izquierda al Parlamento Europeo, Willy Meyer les envió el pasado martes a dos reputados demagogos que andan estos días por ahí estos simulando enfrentamientos políticos que en la realidad no lo son tanto. Se trata del dirigente franquista y amigo de los curas abusadores Jaime Mayor Oreja, y del dirigente ñoño -lo siento, no se me ocurre otro calificativo- Juan Fernando López Aguilar.  Tras el debate falsario del pasado lunes en la televisión pública, ésa que oculta a la ciudadanía la existencia de numerosas candidaturas al Parlamento Europeo además de las de PP y PSOE, Willy Meyer propuso a los candidatos de ambos partidos un compromiso cívico que por supuesto no van a asumir, no han asumido, que consiste en dedicar la campaña a hablar de Europa y a hacer propuestas concretas para salir de la crisis. Un compromiso que, en cualquier cso, Meyer ha asumido como propio. Así que lo dicho: aquí les dejo la carta, porque me da la gana:

Me dirijo a ti, a pocas horas de haber seguido el debate que realizaste con el candidato del PP / PSOE en Televisión Española ayer noche.

Lo hago desde la estupefacción, desde el desencanto democrático, pero aún más desde la honda preocupación que ya me embargaba, acerca de si, como responsables políticos de nuestras respectivas organizaciones, estamos conectando con la ciudadanía en esta campaña de las europeas 2009. Creo sinceramente que si los ciudadanos han de ir votar a partir de debates como el que ayer protagonizasteis asistiremos a la más alta abstención de la Unión Europea.

Europa estuvo ausente del debate, pero España también. ¿En qué sentido? No pusisteis sobre la mesa propuestas concretas para sacar a Europa de la recesión, ni propuestas específicas para la presidencia española de la Unión Europea en Enero 2010. No habéis dado respuesta a las demandas de los ciudadanos de nuestro país en sus preocupaciones más fundamentales: el empleo, las políticas sociales, la vivienda y el pago de las hipotecas, entre otras.

Es por eso que te propongo un compromiso cívico y democrático ante los votantes: que firmemos (si queréis solemnemente) nuestro individual compromiso como candidatos con que, de aquí al final de la campaña, sólo hagamos propuestas concretas y diarias a los votantes, y que huyamos de debates artificiales y vacíos, como el que creo, ayer escenificaste. Sé que pensaréis que es una opinión más, pero os aseguro que es un profundo convencimiento. En todo caso va a ser mi compromiso. Ni siquiera quiero esperar al debate a cinco del próximo día 3 de Junio en el que, legítimamente, podría pensar que rectificaríamos ese sesgo de la campaña. Sería demasiado tarde. Y nuestra obligación es evitar la vergüenza europea, de situarnos en la cola (en una cosa más) de la participación en las próximas elecciones europeas.

Espero una respuesta positiva, por el bien del más elemental sentido democrático.

Recibe un cordial saludo,

Willy Meyer
Cabeza de lista de Izquierda Unida.

Venga... meta ruido por ahí



Tagged with →