mitxeleneaPor don Mitxel

No es cierto como les cuentan a ustedes hasta mis propios compañeros de IU que en las elecciones europeas nos vaya poco menos que la vida. Ni siquiera están cerca de decirles la verdad. Si así fuera Europa existiría al margen de la PAC y los fondos de cohesión, tendría conciencia de serlo,  reivindicaríamos la cultura greco-romana (quien la tenga, claro, que yo sólo estuve un año romanizado en Cerro Muriano) y ahora mismo no nos entraría una paja por el culo ante la perspectiva de una nueva noche electoral.

Para facilitarles la labor, me he tomado la molestia de hacerles una guía electoral lo más objetiva que me ha sido posible.

Empecemos:

Tenemos por un lado a esa coalición que se presenta por separado, es decir, el PP y sus socios también corruptos del PSOE. Entre trajes y vuelos anda la cosa. Usted decide -si opta por la coalición de Mayor Aguilar- entre los ladrones de toda la vida, o los que comenzaron su andadura en plan humilde, con el cafelito de Juan Guerra, que son más nuevos, pero que le han puesto tantas ganas que yo tampoco les descartaría así como así.

También están los nacionalistas de derechas -incluido mi bien amado PNV-, que como ustedes saben van en coalición con otras derechas periféricas, no se sabe bien para qué porque dinero no les falta, pero van, que es lo importante.

Dejando de lado a esas siglas que le hacen la competencia a Rajoy porque matan homosexuales, negros, rojos y gentes de mal vivir en general, entramos de lleno en la parte izquierda de la cosa, donde hay un sinfín de posibilidades. Así, en mi propio espacio electoral, como para joder la marrana.

Tenemos en primer lugar a los nacionalistas de izquierdas (bueno, hay una coalición de izquierdas con la derecha de Eusko Alkartasuna, pero tampoco me voy a enrrollar contándoles a ustedes cómo uno de sus exconsejeros del gobierno vasco acaba de fichar como consejero delegado de una Constructora, porque además ahí está Aralar, es decir, la izquierda a la moda que durará lo que dura un top mal comprado en Zara chicas), ya saben, esos que ven muy mal ceder poderes a la bota de Madrid, cuyo gobierno sale de un parlamento que al fin y al cabo vota la gente -gente como don Ricardo,  don Cero y don Rafa Hortaliza, tampoco soñemos- pero que encuentran en la dictadura europea -cuyo gobierno no representa más que a los comisarios que tienen la folla de ocupar el cargo- la panacea de sus aspiraciones democráticas.

Hablando en román paladino, que quienes no están dispuestos a ceder a la bota de Madrid, se retuercen en espasmos orgásmiscos cuando es el tacón de Bruselas quien les aplasta salva sea la parte. Ellos mismos. No les voten, o háganlo si son gilipollas, pero sepan que el masoquismo no se cura con la facilidad con que el PP y el PSOE se ponen de acuerdo para joder al proletariado, que son ustedes, no yo.

Tenemos a los ilegalizados-legalizados, que no sabemos bien si no son terroristas aunque lo parezcan o son terroristas aunque lleven sesenta años ejerciendo de dramaturgos, de maestras y ex divas de IU, o de hermana díscola del Benegas, ya saben, el number zrí del motorola a doscientos por hora que hablaba de dios y del number uan, pero que como todavía no había carnet por puntos, pues sigue de diputado por las provincias traidoras.

Arnaldo Otegi, que es hombre de mi confianza que siempre contará con mi afecto, apoya a estos últimos, pero hay que decir que la cárcel, y sobre todo la cárcel por el morro, envejece mucho. Y, como en mi organización, pues a la fuerza ahorcan.

Tenemos también a los Verdes, que aunque lo parezca no han hecho coalición con un partido de países bajos que defiende la pederastia, sino que se alían con otros verdes y verde que te quiero verde, pues el voto verde se queda en casa, es decir, en IU.

Tenemos humanistas, defensores de la marihuana (menos hablar y más fumar, señores políticos) y un sinfín de posibilidades entre las que usted podría perderse si yo no estuviera aquí.

Porque yo no miento y apenas engaño. Y aunque en algún comentario haya reprobado las formas en las que en mi organización se hacen las cosas entre familias a la hora de repartir prebendas entre personas que llevan tanto tiempo bajo palio como el propio Generalísimo, pues me quedo con mi IU, que es muy chapucera, pero es que es muy de izquierdas, al menos en su Coordinación General y en su base, ya ven, extremistas que somos.

Y me quedo, no por la lista de listos o no, sino porque ahora mi jefe es un campesino, es decir, un comunista de hoz (que no de coz) que ha empezado a ponerle las peras al cuarto al sistema, es decir, a la Oreja de Aguilar. Un comunista que todavía no me ha purgado, y miren que he hecho esfuerzos.

Y quiero, deseo, imploro que las cosas le salgan cojonudamente bien al paisano de Argamasilla de Alba, que a esta democracia de chichinabo le salga un buen Cayo. Y, de paso,  que hocique bien en sus propias heces el diario independiente, global y marrano de la mañana.

Y no sólo voy a votar a IU, sino que pienso repartir propaganda en la misma jornada de reflexión. Y votaré silbando la canción futbolera por la que tenemos que pagar quince mil euros a la esgae a no ser que lleguemos a un acuerdo para que los apoquine don Roberto Cacho, Músico, Poeta, Loco, y santo de mi devoción.

Ustedes me dirán: pues diga lo que diga el pavo éste, vamos a votar lo que nos salga de ahí.

Pues claro.

En eso consiste el problema.


Venga... meta ruido por ahí



Tagged with →