Hoy ha ocurrido una cosa que no deja de ser rara. Los tres grupos políticos de la Asamblea de Madrid se han puesto de acuerdo en algo positivo: pedir a Unicaja que no cierre el Colegio Mayor San Juan Evangelista, conocido popularmente como el Johnny.  El Johnny ha sido una referencia cultural y política en los últimos años, además de símbolo de la lucha por la libertad y por la democracia en la España de los años 60 y 70. Unicaja, su propietario, ha mandado una carta hace unos días a todos los residentes anunciándoles que el curso próximo el colegio permanecerá cerrado porque necesita hacer obras de reforma. Ante el anuncio, colegiales y ex-colegiales del Jonny se han organizado y han preparado un amnifiesto que ya ha sido firmado por 350 personas vinculadas a  la educación, la universidad y el arte.

EL CMU San Juan Evangelista ha sido y es un foco de difusión cultural insustituible hacia la Universidad, la ciudad de Madrid y, a través de los medios de comunicación, también hacia el resto del país. Cuenta con el más antiguo y activo club de jazz de España; se ha convertido en un templo del flamenco en Madrid, ayudando a lanzar a muchos jóvenes valores de este arte secular; ha puesto escenario y proyector a cuantas manifestaciones teatrales y cinematográficas intentan abrirse paso en el panorama cultural, siempre al lado de la innovación y la vanguardia, y ha colocado atril y altavoz a quienes han querido compartir reflexiones y propuestas.

El edificio del CMU San Juan Evangelista fue una referencia arquitectónica desde su fundación y si ha perdido parte de su interés, ha sido precisamente por las reformas posteriores, que han ido alejando el concepto arquitectónico de la pieza de su frescura inicial. El edificio debe y va a volver a ser referencia y actualidad como propuesta arquitectónica de calidad.

El CMU ha sido y es un símbolo de la lucha por la libertad y la democracia en España. El compromiso de buena parte de sus colegiales, especialmente en la década de los 60 y los 70, hizo que su contribución fuera importante en las conquista de las libertades y convirtió al colegio en un elemento agitador de primer orden en el mundo universitario. Ahí nació el “espíritu del Johnny” que ha marcado para siempre el día a día del Centro.

Pueden leer y firmar el manifiesto completo, aquí,  y aquí tienen más información sobre la intención de Unicaja de cerrar el Johnny. Inés Sabanés y Reyes Montiel también hablan hoy del Johnny.

Venga... meta ruido por ahí



Tagged with →