mitxeleneaPor don Mitxel

Les reconozco a ustedes que había enviado a Don Ricardo una Mitxelanea que, finalmente, le he pedido no publique. Don Ricardo, que para esto es un lince, pues me ha dicho que con mucho gusto me censura.No era nada del otro mundo. Unas sencillitas y contundentes  reflexiones electorales que, en lo que a Ezker Batua concierne, llevaban demasiada mala baba contra una miembro de la Presidencia que de todas formas tampoco merecía demasiado mi atención, aunque sigue rebotándome su pasmosa frivolidad.

Nuestra situación es la siguiente: tenemos dos mil militantes y trece mil votos en los  tres territorios históricos (que no provincias, como dicen ustedes los españoles), lo que representa un 1,8 porcentual del escrutinio de la CAPV.

Ante esto, lo lógico es que alguien se hubiera descolgado con un esta boca es mía. Pues nada. Ya sabemos que don Mikel Arana, nuevo coordinador general de EB elegido en conciliábulo del Consejo Político, ha declarado que la cosa del resultado es “satisfactoria”, nos imaginamos que pensando en España, pero a mí no me vale ser español para lo que me conviene y ponerme la txapela cuando se tercia. Mucho menos cuando en el conjunto del Estado tomamos como referencia unos resultados que en su día fueron desastrosos. Virgencita, virgencita…

Pero en cualquier caso, nada tiene que ver lo ocurrido en las tierras peninsulares que no tienen la suerte de ser vascas, con el derrumbe total y absoluto acontecido en Euskadi. Un comentario reciente en una entrada de don Ricardo señalaba el hecho de que la cabeza de Madrazo, ofrecida en el altar de Falsimedia, no había solucionado nada. Coincido con ello, por mucho que alguno de sus más “fieles” colaboradores mientras ha estado ahí, haya mostrado un gran desapego hacia al que ayer no dejaban ni mear en paz. Cosas de mantenerse en el palmito mientras van fardando por esas asambleas de dios de haber sido los principales padrinos del nuevo líder (al que no culpo de nada, conste en la causa general que me abrirán algún día, o de nada más de lo que puedo culpar a esa eterna ejecutiva).

Y ahí estamos. Madrazo tiene la cabeza cortada, al menos oficialmente (otra cosa sería lo que piense la militancia), y esto se  hunde irremediablemente mientras nadie se rebaja a dar unas mínimas explicaciones a los tontos de base.

Pues digo yo que el EPK (PCE) al menos debiera decir algo.

No. No pido golpes de mano, ni rebeliones a lo idiota como la de ésos que van a refundar la izquierda en torno a su ombligo y desde el más puro y duro transfuguismo. No, en esas no me encontrarán. Es más, si alguien tuviera la mala idea de postularme para un puesto en la asonada, le inflo a ostias. Directamente.

Digo que reclamo un hecho excepcional. Y se me ocurre que el mismo pase por una nueva asamblea (pervertida la anterior por la mala idea de dimitir del señor Madrazo), y por un protagonismo de ése EPK al que habrá que empezar a reconocer sus “razones”, aunque tengamos que vestirnos de saco.

En plan zorrokotroko, sí. Pero digo yo.

Venga... meta ruido por ahí