Hace mucho tiempo que una noticia política no me hacía feliz. El desalojo de Ibaretxe de la lehendakaritza no cuenta, porque fue un acontecimiento agridulce por varios motivos, sobre todo, por lo que afectó a EBB, cuyas ejemplares políticas sociales y de vivienda en Euskadi han empezado ya a ser desmontadas por el PSE de Patxi López hipotecado a la derecha más reaccionaria de toda España. Sin embargo, hoy una noticia política me ha hecho feliz: mis representantes en el Parlamento Europeo se han integrado en sus correspondientes grupos parlamentarios y han comenzado a trabajar para resistir a las políticas reaccionarias, neoliberales y antisociales que se dispone a poner en marcha la derecha triunfante ante la pasividad de los socialistas europeos. Willy Meyer, cabeza de lista de la candidatura que yo apoyé se ha integrado en el Grupo Izquierda Unitaria Europea-Izquierda Verde Nórdica, mientras que Raúl Romeva, que le seguía en la candidatura que apoyé, se integrará en el Grupo de los Verdes Europeos. Me llena especialmente de felicidad, por cierto, que mi representante y compañero Raúl Romeva haya sido elegido vicepresidente de su grupo parlamentario.