Leyendo -igual que viendo Los Simpson– se aprende mucho. Hoy, en el nunca bien poderado blog Aquí muere hasta el apuntador, de mi amigo don Victor Iriarte, he leído una interesante entrada sonre MaríaLuisa Olío Bernal, la pamplonesa a la que está dedicada Cien Años de Soledad, que murió hace unos días en Méjico. Lean su interesante historia, y si les gusta, meneenla.

Los comentarios, pro supuesto, allí.