Por muchas veces que lo hayamos repetido, nunca sobra el recuerdo a ese ejemplo de dignidad democrática que fue Salvador Allende.

Venga... meta ruido por ahí



Tagged with →