Jaime Moragas y Angela Merkel en una imagen de 2008Permítanme ustedes que interrumpa por unos breves instantes mi estimado colapso. Es que quiero decirles algo que ya les he dicho en alguna ocasión, pero que nunca está de más recordar. Y es que esta mañana he escuchado en Radio Nacional -no es que haga boicot a PRISA, es que no me da la gana escuchar la SER- al lider del sector estupendo pijoguays del PP, don Jorge Moragas, congratularse  por la victoria en de la CDU/CSU -porque Baviera también existe, y mucho, que han puesto Papa- en las elecciones alemanas. Y se ha ido don Jorge a Berlín y todo, a arrimarse a otros dirigentes de la derecha europea, a hacerse fotos con ellos, a celebrar la victoria electoral “y a analizar los resultados“, que ya hace falta ser cretino, pero bueno, dejemos eso pasar…. Hasta dice que le ha trasladado un mensaje de Mariano Rajoy a la candidata victoriosa, que seguro que la señora Merkel habrá pensado al escuchar a su zalamero interlocutor: “”¿Y quién será el Rajoy del que me habla el pelos este, el caso es que me suena?“.

Dejo los rodeos, que tengo prisa por volver a mi estimado colapso, para ir al grano. En un rato de entrevista, Moragas ha dicho varias veces lo mucho que ha alternado con otros representantes de partidos de derechas europeos, como si fueran todos ellos la misma cosa. Y yo lo que quiero es recordar que no son la misma cosa, que hay muchas diferencias entre los partidos de derecha europeos y el PP. La principal de ellas es que todos esos partidos -o sus antecesores- no sólo renegaron, sino que en casi todos los casos combatieron al fascismo, y fueron víctimas de la represión. El PP español, sin embargo, ni sus antecesores, no combatieron nada, sino que colaboraron activamente con el fascismo, hasta hace apenas tres décadas, y aún no han renegado de ello, ni se han arrepentido, ni han pedido disculpas, porque con Franco “vivíamos en paz“, según han manifestado algunos liberales españoles.

Es natural que no renieguen, porque la derecha española representa intereses económicos que fueron extremadamente favorecidos durante el franquismo, y en la derecha española están integradas fortunas personales, familiares y empresariales que se formaron y consolidaron mediante la rapiña que caracterizó a la dictadura franquista , entre otras, la propia familia Franco, que aún no ha devuelto el Pazo de Meirás que robaron en la provincia de La Coruña, donde los joyermos más viejos aún recuerdan las desagradables visitas de “la collares”, una ricachona estirada y beata, también conocida como Doña Carmen Polo de Franco. Volviendo al tema: la actual derecha  social, política y económica le debe mucho al fascismo. Le debe, de hecho, su popio ser, y por eso no han renegado aún de él. Y eso es para el PP una mancha de la que no se avergüenzan, sino que se enorgullecen, y por eso mandan a Bruselas como representante a un franquista declarado -“yo no entiendo por qué hay que condenar el franquismo“- como don Jaime Mayor Oreja.Y es que ni Silvio Berlusconi debería juntarse con ellos…

Lo dijo muy clarito un dirigente de la extrema derecha austriaca, no sé si el propio Jorg Haider, cuando afirmó que el único partido auténticamente de derechas que hay en Europa es el PP.

Pues eso. Y dicho lo cual, vuelvo a mi colapso.

Mañana don Mitxel…

Tagged with →