El momento es especialmente grave en Madrid y tenemos que recuperar la capacidad de leer la realidad y actuar en consecuencia. Si sabemos proponer el proyecto de cambio, estaremos ejerciendo las respuestas más adecuadas, recuperando nuestros mejores principios, valores e identidad. Debemos ser nosotros con nuestros militantes los impulsores de estos cambios y apertura  porque si ahora no somos arriegados, dejaremos pasar la responsabilidad a la que el momento nos convoca.

Estas reflexiones pueden constituir, si nos esforzamos , una propuesta de método, nada nos obliga a atropellarnos. Establecer una hoja de ruta que combine claramente el trabajo para sentar las bases de un proyecto renovado con la participación real en todo el proceso de aquellos que convocamos a refundarlo.

Lean la reflexión completa en El Blog de Inés Sabanés.Los comentarios, allí.

Venga... meta ruido por ahí